Logo del sitio

Cruze, la nueva berlina de Chevrolet "buena, bonita y barata"

  • Un nuevo modelo que viene para sustituir al Chevrolet Nubira.
  • Puede adquirirse desde 13.900 euros.
Chevrolet Cruze.
Chevrolet Cruze.
CHEVROLET
El Chevrolet Cruze aterriza de lleno en el mercado de las berlinas compactas con argumentos y cualidades más que suficientes y sin complejos,
haciendo honor al típico dicho popular "bueno, bonito, barato" sin engaños o falsas apariencias. Sin duda
su precio de partida, 13.900 €, es una de sus armas más competitivas, si bien las versiones más interesantes arrancan en 15.300 € y la más potente, completa y equipada, ya asciende a 19.550...

Todo el mundo coincide en que la firma americana se ha volcado con el Cruze; tras haber recorrido muchos kilómetros a sus mandos, no podemos estar más de acuerdo con esta afirmación. Es evidente que Chevrolet ha realizado una gran apuesta con este vehículo, no en vano se fabrica hasta en tres continentes (Asia, América y Europa) y su comercialización está prevista en más de 100 países.

Revolución

Nuestro protagonista es el primer exponente de una nueva generación de automóviles de General Motors. Esta nueva ola de aire fresco se percibe a primera vista en un modelo que, tanto por dentro como por fuera, poco o mejor dicho nada conserva del vehículo al que reemplaza (el Chevrolet Nubira).

Exteriormente, el Cruze es el fiel reflejo de la línea de diseño que presentarán los futuros coches de la marca, dominado por una parrilla tipo ‘nido de abeja' divida en dos por el logotipo situado en la zona central. El diseño del conjunto está muy conseguido, con un morro imponente, una silueta en la que destaca el techo en forma de arco, y una zaga en la que llama la atención sobremanera la cortísima tapa del maletero, la cual le confiere un aspecto más propio de un coupé que de un sedán clásico.

Mejora evidente

Respecto a su antecesor, este Chevrolet se encuentra varios escalones por encima en lo que a calidad y acabados se refiere. Aunque no se emplean materiales especialmente vistosos o refinados (abundan los plásticos duros demasiado sensibles a los arañazos), el ajuste de las piezas es correcto y se percibe sensación de solidez. Del cuadro de instrumentos destacan las esferas rodeadas por tres círculos de plástico cromado y, por encima de todo, la peculiar iluminación en tonos azulados en contraste con el rojo de las agujas indicadoras, que sin duda le dan un plus de modernidad al interior.

Otro toque muy original viene de la mano de parte del salpicadero, que opcionalmente puede ir recubierto en la misma tela que la tapicería de los asientos. Por contra, debemos decir que la consola central es prácticamente idéntica a la del Opel Insignia (más...). El puesto de conducción es satisfactorio, gracias a las amplias regulaciones que permiten tanto el volante como los asientos, los cuales destacan por su comodidad y su buena capacidad de sujeción. La mayor pega es que lamentablemente las versiones más básicas carecen de algunos de estos reglajes.

Bien aprovechado

Dentro del habitáculo 4 adultos de más de 1,80 pueden viajar sin problemas. Las plazas delanteras son amplias y confortables y lo mismo sucede en las traseras, donde no echaremos en falta mayor altura o sitio para nuestras piernas. Como es habitual, la plaza central se queda justa para acoger a un quinto ocupante principalmente por la anchura y, sobre todo, por la comodidad, aunque no cabe duda de que el espacio interior está mejor aprovechado que en otros vehículos de su tamaño (su carrocería mide 4,6 metros de longitud). El maletero resulta acorde con un coche de sus características; tiene un volumen de carga de 450 litros. Los asientos posteriores se pueden abatir, aumentando de forma notable esta cifra.

Motor y sensaciones al volante

El Cruze posee una gama de propulsores moderna y competitiva, con unos motores de gasolina que cuentan con apertura variable de válvulas (tanto de escape como de admisión) y unos propulsores diésel turboalimentados con conducto común, turbo de geometría variable ("VGT") y filtro de partículas. En el primer apartado encontramos un 1.6 de 113 CV y un 1.8 de 141 CV; en lo referido al gasóleo encontramos un mismo bloque con dos litros de cilindrada en potencias de 125 ó 150 CV. Nosotros hemos probado la versión más potente, el 2.0 D de 150 CV. Es una mecánica que destaca especialmente por su bajo consumo.

Según datos los datos que homologa el gasto medio de combustible es de tan sólo 5,6 litros a los 100 kilómetros. En nuestra prueba hemos conseguido registros cercanos a los 6 litros, datos que siguen siendo brillantes. En cuanto a su respuesta, por debajo de las 1.800 vueltas apenas empuja; superado ese régimen la aceleración es notable y pocas pegas se le puede poner a su funcionamiento. Estamos ante una motorización eficaz, prestacional y solvente, algo ensombrecida por una caja de cambios que le condena a relaciones demasiado largas, al contar tan sólo con 5 velocidades. Una pena porque en este caso, una marcha más, daría muchísimo más juego sin lugar a dudas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento