Los Mossos de Girona detectan un aumento "preocupante" de conductores sin carné o drogados

  • Lo relacionan con las restricciones por la pandemia y afirman que muchos infractores se crispan cuando se les multa.
Una patrulla de los Mossos haciendo un control de alcoholemia en la autopista AP-7 en Girona.
Una patrulla de los Mossos haciendo un control de alcoholemia en la AP-7 en Girona.
ACN

Los Mossos d'Esquadra de Tráfico de Girona han detectado un aumento "preocupante" de conductores que circulan sin carné, con los puntos a cero o que cogen el volante drogados. Para poner cifras, en comparación con 2019 –es decir, antes de la pandemia- los agentes han denunciado a un 30% más de infractores que no tienen permiso. Pero en el caso de las drogas, el incremento llega hasta el 68%. 

En paralelo, los Mossos también ven como las tasas de alcoholemia van al alza (porque cada vez hay más positivos penales) o como la gente cada vez corre más. 

En parte, la policía atribuye esta "efervescencia" a todo el periodo de restricciones acumuladas por la Covid-19, porque ahora también hay muchos más infractores que se crispan cuando se les multa.

La progresiva reanudación de la movilidad y el levantamiento de los confinamientos comarcales y municipales se ha traducido en un aumento de infracciones en las carreteras gerundenses. Desde principios de año los Mossos de Tráfico ven como las conductas de riesgo al volante han ido a más.

"Cada vez hay más desinhibición respecto a la normativa; por ejemplo, nos encontramos con muchos adelantos en continua, cambios bruscos de sentido o maniobras peligrosas", explica el jefe del área Regional de Tráfico (ART), el inspector Joan Costa. En paralelo, los Mossos también han visto cómo aquellos que sobrepasan el límite de velocidad, cada vez pulsan más el acelerador.

"Antes en vías rápidas o autopistas nos encontrábamos con velocidades de entre 130 ó 145 km/h; ahora ha habido un salto notorio, porque esta horquilla ya se sitúa entre los 170 ó 180", dice el inspector. "E incluso, nos hemos encontrado con casos flagrantes en que ya se superan los 200", añade.

De todas aquellas infracciones que han ido al alza, el inspector hace hincapié en los conductores que circulan sin permiso o con irregularidades en el carné. Bien sea porque se lo han retirado, bien sea porque han agotado todos los puntos, bien sea porque no se lo han llegado a sacar nunca.

Este 2021, hasta junio, los Mossos han puesto 267 denuncias por alguno de estos supuestos. Son un 30% más de las que se interpusieron durante el mismo periodo del 2019 (aquí, la comparativa no tiene en cuenta 2020, porque la pandemia la distorsionaría). "Es un volumen muy notorio", subraya el inspector de Tráfico.

377 denuncias por drogas

En paralelo, los agentes de Tráfico también han incrementado las denuncias por drogas. Se ha pasado de las 225 a las 377; es decir, un 68% más. Y esto, precisa el jefe del ART, teniendo en cuenta que la Covid-19 comporta que no se hagan tantas lecturas como antes, porque las medidas de seguridad retardan la toma de muestras.

Las alcoholemias han ido a la baja. Pero aquellos que dan positivo ahora marcan tasas mucho más elevadas. Si hace dos años la media se movía entre los 0,36 y los 0,42 mg/l, ahora se sitúa entre los 0,50 mg/l y los 0,70 (ya por encima del límite penal). "Además, cada semana nos encontramos con casos que superan el 1, cosa que no era nada habitual; prácticamente hablamos de comas etílicos", explica Costa.

Sant Joan, el ejemplo

Más allá de estos datos, el jefe de Tráfico a Girona también pone como ejemplo la verbena de Sant Joan para subrayar este incremento de infracciones. Durante aquella madrugada, en los dos macrocontroles que habían montado en la demarcación, los Mossos hicieron 817 pruebas (de las cuales, 794 de alcoholemia y 23 de drogas).

De las lecturas de alcoholemia, 90 fueron positivas administrativas. Y en doce casos más, los agentes instruyeron diligencias penales (por haber superado el límite de 0,60 mg/l). Con los drogotest, todas las pruebas que se hicieron acabaron en denuncia. Además, las patrullas también atraparon a siete conductores que circulaban sin permiso.

"No todo vale"

El jefe de Tráfico atribuye esta "efervescencia" de infracciones a las limitaciones que han comportado todos los meses de pandemia. "Parece que la gente haya estado un año reprimida y ahora piense que todo vale", concreta el inspector.

Joan Costa explica, además, que también hay infractores que se les medio encaran y les llegan a reprochar que les multen. Pone el caso flagrante de un repartidor, a quien un vehículo pilló conduciendo sin cinturón y mirando albaranes, que se crispó diciendo que no se le dejaba trabajar. O el de conductores que dieron positivo en los macrocontroles de Sant Joan, que dijeron a las patrullas que encontraban "mal" que no se les dejara salir de fiesta.

"Nuestro objetivo es la seguridad vial", subraya el inspector Joan Costa. "Y todo aquello que va en contra nos preocupa, porque puede acabar en accidente. A la hora de conducir, hay que aplicar la cordura y tener en cuenta qué dice la normativa,", concluye el jefe del ART de Girona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento