Despiden a una española de su trabajo en Reino Unido tras 44 años en el país por las normas tras el 'brexit'

  • Ha perdido su empleo por no poder demostrar que tiene derecho a trabajar en el país.
Mujer en una oficina, en una imagen de archivo
Mujer en una oficina, en una imagen de archivo.
JUNTA - Archivo

Una española residente en Reino Unido desde hace 44 años ha sido despedida de su trabajo en una residencia de ancianos por no poder demostrar su derecho a trabajar en el país, en un caso que ilustra las dificultades de los ciudadanos de la Unión Europea (UE) cuando los empleadores se enfrentan a la normativa sobre el derecho al empleo tras el 'brexit'.

La afectada, que tiene 45 años y llegó a Reino Unido cuando era un bebé de apenas 11 meses y no ha abandonado nunca el país, afirma que ha intentado ponerse en contacto con la oficina encargada de regularizar su situación en más de 100 ocasiones en las últimas tres semanas, pero no ha logrado hablar con nadie, según recoge el diario británico The Guardian.

La mujer solicitó su estatus de ciudadana de la UE residente en Reino Unido a finales de junio, pero su solicitud se encuentra atascada entre las más de 500.000 que las oficinas deben tramitar. Esta española es el principal sostén de su familia, con dos niños a los que mantener, y asegura que su despido les ha supuesto problemas para adquirir comida. 

Diferentes organizaciones benéficas que ayudan a ciudadanos de la UE explican que no es un caso aislado. La española fue convocada a una reunión con sus empleadores, una gran organización de residencias, el 28 de junio, cuando los gerentes descubrieron que no tenía documentación que acreditase su derecho a trabajar en Reino Unido.

La afectada explica que le pidieron que demostrara que había veniddo al país de forma legal: "Era como si me estuvieran acusando de llegar aquí en la parte trasera de un camión, pero llegué de bebé. Me preguntaron si podía probar que tenía derecho a trabajar en Reino Unido, he estado pagando impuestos y la Seguridad Social aquí durante casi 30 años".

Tras esta primera reunión con la empresa, la mujer solicitó su estatus de residente, pero, tras un complicado papeleo, nunca llegó a obtener el certificado. Todo ello redundó en que la compañía la despidió el 2 de julio con el argumento de que se arriesgaban a recibir una sanción si continuaba trabajando ahí. No obstante, la española confía en poder recuperar su empleo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento