Los fondos de 'alimentación sostenible' también nutren el bolsillo: presentan este año rentabilidades de más del 10%

La previsión es que las aerolíneas también se pongan las pilas en lo que se refiere a la alimentación en el avión. Así, van a ganar espacio alimentos más sanos y beneficiosos para el cuerpo humano.
Ganan espacio alimentos más sanos para el cuerpo humano.
Pixabay/congerdesign

¿Hay que comer menos carne? El ministro de Consumo, Alberto Garzón, defendió la semana pasada la necesidad de reducir el consumo de carne para mejorar la salud y luchar contra el cambio climático. Sus palabras desataron una enorme polémica en las redes sociales, en la que se enzarzaron desde el sector ganadero hasta muchos responsables políticos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) defiende desde hace años la necesidad de reducir el consumo de carne e introducir una alimentación más sostenible. España es el país de la Unión Europea que más kilogramos de carne consume per cápita al año, una media de 98,79 kilos al año, según los datos de la FAO correspondientes a 2018.

Esta preocupación por la alimentación sostenible no afecta solo a España, sino que traspasa las fronteras. Los colegios de Lyon (Francia) han empezado a servir menús sin carne. Varios partidos en Alemania han defendido elevar el IVA de la carne del 7% (reducido) al 19% (genérico). Al igual que ha ocurrido en España, estas iniciativas también han desatado grandes polémicas.

A pesar del ruido generado, muchos ciudadanos están cada vez más preocupados por su salud y, con ella, por su alimentación. Un consumo excesivo de carne aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. La mala nutrición ha provocado un aumento de la obesidad, especialmente entre los más jóvenes. El 40% de los niños españoles entre 3 y 8 años tienen obesidad o sobrepeso.

"Cada vez más compañías del sector de la alimentación apuestan por mejorar sus procesos productivos para hacerlos más respetuosos con el medio ambiente"

Además de esa preocupación por la salud, los ciudadanos también tienen ahora un mayor conciencia ecológica. La ganadería genera un importante impacto ambiental. El sector agrícola representa el 12% de las emisiones de gases de efecto invernadero que se producen en España. Dentro de ese capítulo, las actividades ganaderas son responsables del 67%, según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Ante esta mayor preocupación, los españoles habían reducido poco a poco el consumo de carne. Sin embargo, el confinamiento modificó este comportamiento. El consumo de carne subió en España en 2020, tras ocho años de descensos. "Los hogares españoles incrementaron el consumo de carne en un 10,5% en 2020, alcanzando los 2.305,25 millones de kilos", según el Informe del consumo alimentario en España, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

¿Quieres sacarle rentabilidad a tu dinero?

El mundo empresarial no podía quedarse al margen de este cambio de hábitos en los ciudadanos. Cada vez más compañías del sector de la alimentación apuestan por mejorar sus procesos productivos para hacerlos más respetuosos con el medio ambiente.

En el ámbito financiero, han empezado a surgir fondos de inversión que apuestan por compañías que contribuyen a mejorar la sostenibilidad de la producción alimentaria. Este es el caso de BNP Paribas Smart Food, que ha logrado una rentabilidad del 18% en 2021 y, a más largo plazo, una media anual del 11,29% en los últimos tres años.

Otra opción es el fondo de inversión Pictet Nutrition, que ha conseguido una rentabilidad del 13,32% en lo que va de año. Si se echa la vista atrás, ha obtenido una ganancia del 11,22% anual en los últimos tres años

Mostrar comentarios

Códigos Descuento