Las inundaciones arrasan Europa Central: cortes de luz, más de 125 muertos y 1.300 desaparecidos en Alemania, Bélgica y Países Bajos

Daños por las inundaciones en Schuld, Alemania.
Daños por las inundaciones en Schuld, Alemania.
SASCHA STEINBACH / EPA / EFE
Daños por las inundaciones en Schuld, Alemania.
EFE / Atlas

Más de 125 muertos y 1.300 desaparecidos es de momento en trágico saldo que dejan las tormentas e inundaciones que están arrasando Europa central. Zonas enteras han sido devastadas por la fuerza de las aguas en Alemania, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo, causando muertes y grandes daños que aún no han sido cuantificados, mientras los equipos de emergencia siguen en alerta pese a que las lluvias han amainado en las últimas horas.

Alemania es el país más afectado por el meteoro. Al menos 103 personas han muerto a consecuencia de las inundaciones en los estados de Renania del Norte-Westfalia y Renania-Palatinado, los más afectados del país con más de 60 y 43 fallecidos, respectivamente. Además, 1.300 personas continúan desaparecidas, según el último balance de las autoridades.

"El temor es que la cifra tenga que ser corregida al alza", dijo un portavoz de la policía de Coblenza, ciudad ubicada en la desembocadura del río Mosela, cuyas aguas van al Rin, una de las zonas afectadas.

Las lluvias han amainado pero la situación en las regiones afectadas sigue siendo tensa. Las devastadoras inundaciones han provocado cortes de carreteras, vías férreas y en algunas zonas en el servicio eléctrico.

Líneas colapsadas

El número de desaparecidos es difícil de estimar con precisión ya que, según una portavoz del distrito de Ahrweiler, se ha producido un colapso de las líneas de telefonía móvil, lo que dificulta la búsqueda de desaparecidos.

El ejército ha destinado 900 soldados a colaborar en los trabajos de rescate y de búsqueda de personas desaparecidas en los estados federados de Renania-Palatinado y Renania del Norte-Westfalia.

En total, según el Ministerio de Interior, hay 15.000 personas trabajando en las labores de rescate.

Los daños económicos del temporal no han sido todavía estimados pero teniendo en cuenta que ha afectado carreteras, líneas de ferrocarril y puentes así como casas y empresas privadas se espera un monto bastante elevado.

El estado federado de Renania-Palatinado ha destinado una primera partida de urgencia de 50 millones de euros para paliar los daños. 

Bélgica y Países Bajos

En Bélgica, al menos 23 personas han muerto en las inundaciones, en especial en las provincias del sur y el este del país.

La provincia belga de Lieja sigue muy afectada por las inundaciones y las lluvias torrenciales que han azotado especialmente esa zona del país, donde se han contabilizado la mayor parte de las víctimas mortales.

En la ciudad de Chaudfontaine se encontraron dos cuerpos sin vida la noche de este jueves, según informó la prensa local y el alcalde, Daniel Bacquelaine.

En el municipio de Aywaille, donde se encontró anteriormente el cuerpo de un hombre de unos cincuenta años, el alcalde Thierry Carpentier informó de que se habían evacuado varios campings.

En la zona del Hemeco, los bomberos contabilizaron más de 400 intervenciones desde el miércoles en varias localidades, entre ellas Wanze, donde trataron de socorrer a una anciana que finalmente fue arrastrada por la corriente y no pudo ser rescatada, según medios locales.

En Pepinster, también en la provincia de Lieja, se encontró un fallecido debajo de un puente parcialmente derrumbado, según fuentes municipales, que informaron ademas del vuelco de una embarcación de salvamento con cinco bomberos y tres vecinos que acaban de ser rescatados de sus casas. Los primeros lograron ponerse a salvo, pero los segundos están desaparecidos.

En la localidad de Verviers, otra de las más afectadas por la lluvia y las crecidas de los ríos, se encontraron cuatro cadáveres, que se sumaron a otros dos confirmados anteriormente en las localidades de Eupen y Aywaille, todas ellas en las proximidades de Lieja.

De hecho, a lo largo de la tarde del jueves, el nivel del Mosa subió en el centro de la ciudad de Lieja y el agua se desbordó en varios lugares, informó el jueves por la noche la portavoz de la zona policial de la ciudad.

Debido a las fuertes lluvias de los últimos días, la crecida del Mosa alcanzó niveles inusualmente altos y las previsiones indican que la situación no hará más que empeorar, ya que se prevé un caudal de hasta 3.750 metros cúbicos por segundo, algo que no ocurría desde hace 100 años.

"Esta situación es una calamidad nacional", ha declarado a la emisora local el jefe del Gobierno de la región de Valonia, Elio di Rupo, sobre las lluvias torrenciales, que han provocado graves perturbaciones en algunas provincias, incluido el cierre de carreteras, la interrupción del transporte ferroviario y el descarrilamiento de un tren.

Estado de desastre en Países Bajos y Luxemburgo

En el vecino Luxemburgo, donde en algunas zonas se llegaron a registrar hasta 100 litros de lluvia por metro cúbico, el gobierno de Xavier Bettel declaró este jueves estado de desastre natural por la "dramática situación" que vive el país, en el que por ahora no hay que deplorar víctimas mortales.

También el gobierno neerlandés de Mark Rutte declaró en la noche del jueves el estado de catástrofe natural en la provincia de Limburgo, limítrofe con Alemania, donde se registran los mayores daños y víctimas mortales de las tormentas que afectan al norte de Europa.

A Limburgo viajó este jueves la secretaria de Estado Stientje Van Veldhoven, quien trasladó al resto del gabinete de Rutte los incalculables daños causados por la fuerza del agua en casas, empresas, carreteras y puentes. "Esto solo pasa cada 200 años", dijo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento