The Stoning of Soraya M.
Mozhan Marnò, protagonista de 'The Stoning of Soraya M.' MPower Pictures

"Para transmitir la ira, la rabia, la frustración y la injusticia de esta historia, tienes que meter a la audiencia dentro de ese agujero en el suelo con ella", justifica Cyrus Nowrasteh, director de The Stoning of Soraya M. (La lapidación de Soraya M.).

Una película que se estrenó el pasado viernes en Estados Unidos y que ya ha sido comparada con La pasión de Cristo , de Mel Gibson , por su fuerte carga de imágenes impactantes y violentas, y de fanatismos religiosos como telón de fondo.

Narra los hechos ocurridos en una remota aldea de Irán, cuando en 1986 una mujer fue acusada por su marido de adulterio, considerado como un crimen por la Sharia, el severo código de las leyes del integrismo islámico,  y castigado con la pena de muerte.

El caso conmocionó al periodista franco-iraní Freidoune Sahebjam cuando tuvo conocimiento de ello, por medio de una tía de la víctima que se lo contó en secreto. Su reacción fue escribir la novela en la que se basa el filme.

Opiniones divididas

SorayaSegún el libro de Sahebjam, en realidad la presunta esposa adúltera, y madre de 9 hijos, fue acusada falsamente por su marido al interponerse en sus planes de casarse con una adolescente de 14 años, y temiendo que un divorcio le sumiera en la ruina.

Con el apoyo del Mullah local (la autoridad religiosa), en pocas horas se celebró el juicio y la consiguiente ejecución de la pena, contando incluso con la colaboración de familiares de la víctima.

La película ha sido objeto de duras críticas como las de Elise Auerbach, de Amnistía Internacional y que en declaraciones a The Wall Street Journal lamentaba que mostrara a todos los iraníes "como bárbaros sedientos de sangre". Un filme demasiado efectista y maniqueo que no refleja, por ejemplo, la protesta de muchos iraníes a la lapidación.

La crítica también se ha dividido. Entre los defensores está, por ejemplo, la reseña de Peter Brunette para The Hollywood Reporter: "Es una poderosa, impactancte pieza, y la denuncia de un sistema en el que cualquier mujer tiene que probar su propia inocencia". O Cliff Doerksen del Chicago Reader: "(...) un híbrido entre la denuncia social y un filme de horror ejecutado con una cruda pero incuestionable fuerza".

Y entre las críticas más negativas hay quiénes ya la han calificado como otro exponente de "porno-tortura", con comentarios tan demoledores como el de Jan Stuart para Washington Post: "(...) ha amplificado los elementos básicos de la historia de Soraya dentro del peor tipo de melodrama de explotación de Hollywood".

Por su parte, el director Cyrus Nowrasteh (nacido en Colorado, pero de padres iraníes) argumenta que para su película-denuncia no valía quedarse a medias tintas.

Por ejemplo, desde 2002 aún se tiene constancia de al menos media docena de lapidaciones, por adulterio o homosexualidad.

De una crudeza insoportable 

StoningLa película, rodada casi íntegramente en farsi, muestra con la máxima crudeza y todo tipo de detalles, incluso a cámara lenta, la larga agonía a golpe de piedra y muerte de Soraya M.

Una secuencia que requirió seis días de rodaje y en los que su protagonista, Mozhan Marnò , tuvo que pasar la mayor parte del tiempo de filmación enterrada hasta la cintura.

Poco a poco se va escenificando todo el bárbaro ritual. Las piedras son cuidadosamente escogidas, no demasiado grandes para alargar así el dolor mientras la víctima aún esté consciente.

Antes de la lapidación, se lava a la víctima y se la envuelve en una túnica blanca. Su transporte hasta el lugar de la lapidación se realiza mediante una camilla y con las manos atadas a su espalda. Se la entierra hasta las axilas y empieza la ejecución.  Incluso sus dos hijos varones son obligados a renegar de ella y unirse al grupo de lapidación.

Y las comparaciones con La pasión de Cristo no acaban en el terreno del contenido o la temática. En la película también ha participado la misma productora, MPower Pictures, el actor Jim Caviezel (que interpretó a Jesús en el polémico filme de Mel Gibson) o el músico John Debney.

Estreno en salas limitadas

The Stoning of  Soraya M. se presentó en el Festival de Toronto, en septiembre del pasado año. Pero no ha sido hasta el viernes cuando se estrenó en Estados Unidos, de momento con una exhibición limitada a 27 salas.

Durante el fin de semana recaudó 115,053 dólares (81,472 euros) y obteniendo un notable promedio por sala de 4,261 dólares.