La Guardia Civil ha desarticulado tres grupos organizados y conexionados dedicados al tráfico de drogas y al blanqueo de capitales y ha detenido a 31 personas en el marco de una operación antidroga, uno de los cuales es el ex futbolista del Atlético de Madrid y Real Valladolid José Luis Pérez Caminero, según informó este lunes  la Comandancia de Madrid.

Caminero fue detenido y puesto en libertad horas despúes, aunque figura como imputado
Pérez Caminero, que fue director deportivo del Real Valladolid hasta 2008, fue detenido el pasado martes por la Guardia Civil por estos hechos y tras leerle sus derechos fue puesto en libertad aunque figura como imputado, según confirmaron fuentes del caso.


La operación, desarrollada en Madrid, Valladolid, Sevilla y Barcelona, ha permitido desmantelar totalmente la estructura de la red, detener a 31 personas, incautarse de 570 kilos de cocaína e intervenir más de 2 millones de euros procedentes del narcotráfico.

La posible vinculación de Caminero en la trama sería menor y estaría relacionada con el blanqueo de dinero, concretamente con el cambio de unos billetes por otros para hacer perder la pista de las cantidades obtenidas del tráfico de drogas.

Caminero fue detenido y puesto en libertad horas despúes, aunque figura como imputado
Pérez Caminero, que fue director deportivo del Real Valladolid hasta 2008, fue detenido el pasado martes por la Guardia Civil por estos hechos y tras leerle sus derechos fue puesto en libertad aunque figura como imputado, según confirmaron fuentes del caso.

La operación, desarrollada en Madrid, Valladolid, Sevilla y Barcelona, ha permitido desmantelar totalmente la estructura de la red, detener a 31 personas, incautarse de 570 kilos de cocaína e intervenir más de 2 millones de euros procedentes del narcotráfico, entre los que también estaría implicado un jugador del Getafe.

Las investigaciones se iniciaron cuando se tuvo conocimiento de la existencia de una red organizada que se dedicaba a introducir en el territorio nacional importantes cantidades de cocaína procedente de México y Colombia. Asimismo, se comprobó la existencia de un tercer grupo liderado por ciudadanos españoles, que utilizaban como tapadera empresas y negocios legales, a través de los cuales blanqueaban los beneficios obtenidos con el tráfico de drogas.