La variante delta rebaja tres décimas las previsiones de crecimiento de Funcas: la economía rebotará un 6,3% en 2021

Billetes de euro.
Imagen de recurso de diferentes billetes de euro.

La fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) ha revisado al alza sus proyecciones económicas para los próximos dos años en un clima de avance de la recuperación, pero pone coto al optimismo debido al impacto de la variante delta del coronavirus, que según estiman los economistas de la fundación frenará tres décimas el rebote esperado para 2021.

Así, desde Funcas confían en que el PIB crecerá un 6,3% este 2021, tres décimas más de lo que vaticinaron en mayo, pero también tres décimas menos de lo que podría haber repuntado antes de final de año si no se hubiera producido un auge de contagios por la variante delta.  

La revisión al alza viene impulsada por tres factores, todos ellos ligados al proceso de vacunación. Los expertos de este think tank sostienen que el desembalse de la demanda constreñida durante la crisis ha sido más intenso de lo esperado en mayo, que los niveles de ahorro también se han reducido más de lo previsto y que el incremento de la movilidad -con efectos positivos sobre el turismo- y el contexto de recuperación mundial han terminado de hacer el resto.

Los cambios en la proyección para 2021 vienen de la mano de una rebaja en el tamaño de la recuperación prevista para el año que viene, que será del 5,8%  -cuatro décimas menos de lo vaticinado en mayo- por el menor impacto del consumo privado y de la inversión en construcción.  

Sin embargo, el avance de la variante delta del virus y unos niveles de inflación algo mayores de lo esperado en mayo han frenado en otras tres décimas el rebote esperado para 2021. "La expansión de la variante delta está afectando al turismo. Nuestra estimación es que detraerá tres décimas de PIB. El crecimiento hubiera sido del 6,6% de no ser por la variante delta del virus", ha explicado Raymond Torres, director de Coyuntura y Análisis Internacional de Funcas en una rueda de prensa celebrada esta mañana.

El efecto de la cepa delta ya se deja ver en el sector hotelero. "Durante la última semana de junio se habían producido el 55% de reservas de un año normal, sin embargo, durante la primera semana de julio el porcentaje de reservas hoteleras está en el 47%", ha añadido Torres. 

Así las cosas, desde Funcas no prevén que el turismo llegue a recuperar más del 50% del nivel prepandemia este año y sitúan la recuperación completa más allá de 2022, todo ello en un escenario de incertidumbre por la variante delta. "Nuestra hipótesis es de un turismo en torno al 40% de un año normal en el tercer trimestre, el 50% en el cuarto y así llegaríamos al 85% en el tercer trimestre de 2022. Esto está sujeto a la evolución de la variante delta", ha explicado Torres. "Si la variante delta paralizará ese turismo internacional el crecimiento podría ser la mitad, esto detrae algo de crecimiento económico", ha añadido.

El segundo elemento negativo es la inflación más alta de lo previsto en mayo. Desde Funcas estiman que la inflación se situará en el 2,5% en 2021, aunque consideran que "el efecto es transitorio en la medida en que el proceso de escasez de suministros se va soliviantando". Según el director de Coyuntura y Análisis Internacional de Funcas, el aumento de la inflación trae consigo un "incremento de los costes de producción y encarecimiento de la factura eléctrica que detrae automáticamente poder adquisitivo en el bolsillo de consumidores y empresas". 

Los peligros de la crisis: paro y déficit crónicos 

Los expertos de Funcas alertan sobre dos desafíos a medio plazo: la cronificación del alto paro que ha provocado la pandemia y de los elevados niveles de déficit público, que han elevado la deuda por encima del 120% del PIB. 

Raymond Torres advierte de que a finales de 2022 los niveles de paro todavía se situarán en el 14,3%, medio punto más que antes de la crisis, y proyecta una bajada progresiva del desempleo hasta alcanzar el 9,8% en 2027. "Faltan 1.400.000 puestos de trabajo para cerrar el déficit con Europa", recuerda. 

Además, Funcas estima que el déficit de las cuentas públicas se estancará en el 4,5% del PIB hasta 2027 lo que dejará una deuda pública en torno al 120% en ese periodo, todo ello sin tener en cuenta los posibles efectos positivos de las reformas previstas en el plan de recuperación. 

Para Carlos Ocaña, director general de la fundación, estos números dejan a España en "una situación de vulnerabilidad ante un posible endurecimiento de la política monetaria o una reactivación de las reglas fiscales europeas". "Para evitar ajustes más adelante es importante adoptar medidas para reconducir la deuda a niveles más llevaderos", advierte. 

Con todo, para Ocaña "la economía española ha iniciado una recuperación vigorosa con crecimientos cercanos al 6% anual tanto este año como el que viene", algo que provocará que "a finales del año que viene estaremos más o menos donde estábamos al inicio de la pandemia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento