Sanidad y comunidades descartan un plan común para afrontar la quinta ola y cambios en la vacunación de los jóvenes

  • Navarra, Cantabria, Cataluña, Aragón y Castilla y León restringen el ocio nocturno, pero Madrid, Euskadi o Extremadura no piensan hacerlo.
  • Castilla y León pide un toque de queda nocturno y Murcia lamenta que vaya a haber "diecisiete veranos diferentes".
  • El Gobierno rechaza imponer de nuevo las mascarillas al aire libre y ofrece test de antígenos y rastreadores a las comunidades.
  • Directo | Minuto a minuto de la emergencia sanitaria por el coronavirus.
Terraza de bar en Sevilla
Terraza de bar en Sevilla
EUROPA PRESS - Archivo

Las comunidades afrontan de forma muy dispar la quinta ola del coronavirus, que de manera súbita ha llevado los contagios a máximos históricos arrastrados por la incidencia del virus entre los menores de 29 años pero que, a diferencia de otras ocasiones, de momento no afecta a los hospitales. Ante esta nueva ola, "juvenil" y muy distinta a las anteriores, no habrá un plan único que este miércoles solo ha pedido Murcia en el Consejo Interterritorial. Tampoco habrá cambios con respecto al plan para vacunar a la población más joven. Seguirán por franjas de edad de forma descendente y a partir del grupo de 30 a 39 años, las comunidades ya podrán "intercalarlos" con grupos más jóvenes, hasta 12 años. El "objetivo" es que los grupos de 30 a 39 años y de 20 a 29 puedan estar vacunados con al menos una dosis al 90% "a principios de agosto", ha dicho la ministra de Sanidad, Carolina Darias,

"No se ha planteado por nadie porque existe un amplio elenco de documentos, de planes y medidas acordadas por todos para que en cada situación cada comunidad pueda adoptarlas en razón a su situación", ha dicho la ministra, Carolina Darias, al final de una reunión en la que el consejero de Murcia, Juan José Pedreño, sí ha dicho "sería aconsejable que se adoptaran medidas comunes de contención consensuadas, ahora que, además, se multiplican los desplazamientos". Ha considerado un "error" plantear "17 veranos diferentes".

Ministros y consejeros han hablado este miércoles del cierre de bares, de botellones e incluso de cribados en estaciones a la llegada de autobuses desde lugares con grandes incidencias en un Consejo Interterritorial en el que, como se esperaba, no se ha fraguado ninguna respuesta coordinada que vaya más allá del catálogo de acciones voluntarias del "semáforo". Murcia, que había exigido lo contrario, anunciará previsiblemente este jueves su propias medidas, tal y como también hará la Comunidad Valenciana -"contundentes", según ha adelantado su presidente, Ximo Puig- y como otras autonomías llevan haciendo días.

Todo, para tratar de controlar la evolución de la pandemia, que este miércoles ha vuelto a dar un salto de 27 puntos de incidencia amulada en 24 horas, hasta los 252. Los datos más preocupantes siguen estando entre los más jóvenes. La IA media entre comunidades para la población de 20 a 29 años se sitúa ya en 814, con picos de más de 2.000 en Cataluña. Entre 12 y 19, la media nacional es de 729, pero Navarra registra 2.323 casos por cada 100.000 personas en esta franja de edad.

"Hay que cortar, que parar la propagación del virus, con medidas que sabemos de su efectividad y con la detección precoz, que siempre ha sido muy importante pero más ahora que la mayoría de los jóvenes son asintomáticos", ha dicho Darias, que ha puesto a disposición de las comunidades cinco millones de test de antígenos para que hagan cribados y rastreadores del Ejército. Según ha dicho, Baleares, Canarias, Castilla y León y la Comunidad Valencina ya han cursado petición para los rastreadores y se les ha respondido de forma positiva.

El Gobierno se inhibe

Esta es la aportación que por ahora va a hacer el Gobierno central, después de descartar instaurar de nuevo el toque de queda nocturno de una a seis de la madrugada que este martes pidió Castilla y León y en el que ha insistido su consejera de Salud, Verónica Casado, en el Interterritorial. También ha reiterado que las mascarillas deberían volver a ser obligatorias en el exterior, como también han apuntado País Vasco o Cataluña a largo de la jornada. Pero la respuesta del Gobierno ha sido también negativa y Darias ha defendido la decisión de que dejaran de serlo. "No nos precipitamos", ha asegurado sobre una medida "tremendamente prudente". Sí ha recordado, no obstante, que la mascarilla sigue siendo obligatoria al aire libre cuando no se pueda guardar una distancia mínima de 1,5 metros.

Su renuncia a dirigir en este caso la acción de los gobiernos autonómicos es tal que este martes el Ministerio salió al paso de las informaciones que apuntaban a que había propuesto el cierre del ocio nocturno. "El Ministerio de Sanidad no ha propuesto ninguna medida relacionada con el cierre de los locales de ocio nocturno ni la valoración del toque de queda", dijo en un comunicado oficial. Este miércoles, Darias ha apuntado que el "apoyo" de su Ministerio a las autonomías es "con los antígenos, con rastreadores y cuantas otras medidas que puedan ser de utilizada en esta tarea de coordinación que nos corresponde".

En el Consejo se ha constatado que cada comunidad afrontará esta quinta ola con las medidas y restricciones que considere convenientes y que no habrá una hoja de ruta común, en la que por otra parte nadie ha insistido. Las diferencias entre unas y otras no solo están en cómo afrontar la escalada de contagios, sino en cómo interpretar lo que está sucediendo: positivos desbordados entre los menores de 29 años que de momento no se traducen prácticamente en la ocupación de hospitales, UCIS o en fallecimientos. Como muestra de ello, la Comunidad de Madrid no registró este martes ninguna muerte por Covid, algo que no sucedía desde hace un año, julio de 2020. "A pesar de este incremento importante de la incidencia, al estar asociado a personas más jóvenes, tiene un impacto más reducido en el sistema hospitalario y en la ocupación de las UCI, que es mantienen estables", aunque con "variabilidad" entre comunidades, ha dicho Darias.

Aforos y horarios

Así las cosas, Castilla y León se ha convertido en la comunidad que quería medidas más contundentes -mascarillas en el exterior y toque de queda- que contrastan con la decisión que ya ha adoptado: la restricción del horario de apertura de bares y discotecas, que se limita de las tres a las dos de la madrugada.

Otras lo hicieron antes o de forma un poco más acentuada, apuntando también al ocio nocturno que reabrió hace tres semanas y que volverá a restringir su actividad debido a la escalada de contagios entre los más jóvenes. Este miércoles, San Fermín, ha entrado en vigor en Navarra el periodo de 15 días en los que bares y discotecas cerrarán a la una de la madrugada. Antes lo hicieron Cantabria y Baleares redujo los aforos en el interior y en el exterior. Cataluña cerrará los locales interiores a partir de este fin de semana y Aragón también reducirá aforos y cerrará a las 23 horas, y Galicia exigirá una PCR negativa para entrar en locales de municipios con situaciones más complicadas. 

Sin medidas adicionales

En el otro extremo están las comunidades que, aun con incrementos muy importantes de contagios, descartan actuar mientras que no haya casos graves o no aumenten los ingresos en hospitales y UCIs. También, para intentar salvaguardar al máximo la actividad económica que empezaba a recuperarse. Entre ellas están Andalucía y la Comunidad de Madrid, que consideran que la situación no justifica tomar medidas que perjudiquen el regreso de la actividad económica casi normal. "Pensamos que en estos momentos con estos límites a la actividad es suficiente y no nos planteamos incrementarlos", ha dicho el portavoz del Gobierno madrileño, Enrique Ossorio. En Andalucía, el alcalde de una de las localidades en peor situación, la turística Conil (Cádiz) que tiene 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, ha advertido a la Junta de que decretar el confinamiento perimetral pondría en peligro los empleos que empiezan a recuperarse. El Gobierno andaluz ha decidido mantenerse en la fase 0 de su plan de desescalada -del que debería haber pasado a fase 1 el 31 de mayo- pero se amplía en una hora -de doce a una- el horario de las terrazas.

Extremadura, País Vasco y Castilla-La Mancha también descartan de momento tomar medidas, puesto o no tienen un incremento tan elevado de contagios o consideran que no es preciso mientras que no tenga traducción en los hospitales.

Ceuta, donde la incidencia acumulada es de 27 casos por cada 100.000 habitantes y solo sube a 91 entre los 20 y 29 años, amplia desde esta medianoche el horario de la hostería hasta las 1.30 horas y el del ocio nocturno, el de las 2.30, debido a la buena evolución de la pandemia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento