Los ecologistas entregan a Industria la llave que "cierra" la central nuclear de Garoña

Un momento de la concentración de los ecologistas frente al Ministerio de Industria.
Un momento de la concentración de los ecologistas frente al Ministerio de Industria.
KOTE RODRIGO / EFE

Una treintena de representantes de Ecologistas en Acción y Greenpeace han acudido este miércoles al Ministerio de Industria para entregar de forma simbólica "la llave que cierra Garoña", la central nuclear de Burgos cuyo permiso de explotación acaba el 5 de julio.

Los ecologistas, vestidos con monos blancos y portando una pancarta en la que se leía "Garoña, cierre ya", se concentraron frente a las puertas del Departamento que dirige Miguel Sebastián para pedir el cierre de la central de Garoña, una instalación "insegura", "sobradamente amortizada" y "totalmente prescindible", como afirmó el coordinador de Ecologistas en Acción, Luis González Reyes.

Este martes, además, los activistas presentaron un manifiesto, al que se han adherido más de 200 personalidades de distintos ámbitos, en el que piden el cierre de la instalación.

Problemas de seguridad

González Reyes denunció que la central tiene problemas de seguridad provocados por la corrosión y recordó que es innecesario mantener esta planta cuando "un tercio de la energía eléctrica que generan las centrales españolas es exportado a Francia".

El responsable de nucleares de Greenpeace, Carlos Bravo, subrayó que el cierre de la central no perjudicará ni al empleo ni a la comarca donde se encuentra. "El cierre de Garoña sólo perjudica a sus empresas propietarias, Iberdrola y Endesa, que quieren seguir lucrándose", reiteró, puesto que el manifiesto ya señalaba estas cuestiones.

Bravo y González depositaron una gran llave de cartón en las puertas del Ministerio para "animar" a Miguel Sebastián a que cierre la central. Las dos organizaciones ecologistas han habilitado una web en la que los ciudadanos pueden apoyar la clausura.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento