Una pieza de sílex, un posible telar árabe y huesos, nuevos descubrimientos en la Cueva de los Toriles de Carrizosa

El equipo de arqueólogos, paleontólogos y geólogos que descubrió el tejón prehistórico ha concluido los trabajos actuales en el yacimiento geológico de la Cueva de los Toriles de Carrizosa (Ciudad Real), datada en el Pleistoceno Inferior-Medio, que en un primer balance aportan hallazgos como una pieza de sílex, un posible telar árabe y restos de huesos humanos y de animales.
Una pieza de sílex, un posible telar árabe y huesos, nuevos descubrimientos en la Cueva de los Toriles de Carrizosa
Una pieza de sílex, un posible telar árabe y huesos, nuevos descubrimientos en la Cueva de los Toriles de Carrizosa
20M EP

Así lo ha explicado el paleoantropólogo campomontieleño Daniel García, quien ha señalado que "entre lo hallado figuran evidencias de un telar árabe, así como de cronologías recientes, bastantes huesos de animales -que aún hay que analizar- y algo de hueso humano", aunque aún se desconoce su cronología, según ha explicado el Consistorio en nota de prensa.

García también ha asegurado que se sienten "en general muy contentos" de estos hallazgos, ya que este mismo martes descubrieron "una pieza de sílex", que podría proceder "de un Paleolítico Superior".

En este proceso, que se ha estado llevando a cabo desde el 24 de junio hasta este miércoles, han participado una decena de expertos en Paleontología, Geología y Arqueología de Castilla-La Mancha, Madrid y Castilla y León. Han trabajado en Carrizosa, localidad a caballo de las comarcas del Alto Guadiana Mancha y el Campo de Montiel, para continuar con lo que se dejó pendiente en 2019, aunque en el 2020 hicieran un pequeño sondeo geológico, ya que no se pudo hacer más debido a la pandemia.

Como ha explicado Daniel García, el grupo ha estado trabajando "para conectar los dos momentos de la ocupación: por un lado, en el periodo más antiguo -de unos 300.000 años- en el que predominaban las lagunas y donde se podría tener un paisaje similar al de las actuales Lagunas de Ruidera (muy próximas a Los Toriles)".

En este momento del pasado, ha continuado, "no habría una cueva como tal en los Toriles sino ambientes muy húmedos, periodo del que descubrimos herramientas líticas, del Paleolítico Medio, como hachas de piedra principalmente".

Por otro lado, han estado "avanzado en el momento más reciente, cuando las lagunas se retiran, se secan y se forman y aparecen las cuevas. Estamos hablando de hace 170.000 a 200.000 años, cuando esta Cueva de los Toriles era mucho más grande".

En estos descubrimientos han trabajado dos grupos, uno que ha estudiado el interior de la cueva, buscando evidencias y restos humanos, y otro fuera de la cueva, para avanzar en este periodo más actual. También han hecho "una cata a 10 metros de la cueva", según ha especificado García.

EVIDENCIAS DE CUEVA HABITADA

En este sentido, durante los trabajos en la Cueva de los Toriles se ha sacado sedimento, cerniendo el mismo, para ganar acceso a la cueva, lo que ha ocupado gran parte de los trabajos. Además, han tratado de "avanzar en los descubrimientos de restos de un pequeño félido, que no se sabe si es un lince, ya que estos félidos vivieron en el Alto Guadiana", ha señalado García.

Ha explicado que también se ha descubierto "un hacha de piedra y de cerámica de la edad de hierro y de la edad del bronce, lo que indica que hay restos de distintos periodos en esta cueva, que ha estado habitada en diferentes periodos, desde la prehistoria a la edad moderna".

La Cueva de los Toriles "se encuentra en un sitio privilegiado desde el que el homínido, si lo halláramos, podía tener acceso al río Cañamares, donde los animales y los diferentes habitantes de la cueva iban a beber", ha dicho García.

Para el equipo de investigadores, "encontrar neardentales en este yacimiento sería un paso importante en la mitad sur. Porque hay pocos yacimientos neardentales ahí". El tejón indica que hay fauna del Pleistoceno, fauna grande. Además, indica que puede haber fauna de gran tamaño y cabría la posibilidad de que los humanos lo hayan traído y cazado.

Desde el grupo de investigación están "esperanzados de encontrar más fauna y potenciales evidencias de homínidos y neardentales de la región, lo que pondría a Carrizosa en el mapa de la arqueología y palentología de la Meseta Sur", ha comentado Daniel.

COLABORACIÓN CON EL AYUNTAMIENTO

Para estos trabajos se ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Carrizosa en su hospedaje e intendencia. "El equipo de Gobierno municipal llevamos varios años ilusionados con este tema" ha comentado el alcalde, Pedro Antonio Palomo, quien ha visitado los trabajos con la concejal de Cultura, Ángela del Campo.

El alcalde ha señalado que "lo que descubran será importante de cara al futuro para el patrimonio arqueológico y geológico, no sólo de Carrizosa, sino de las comarcas de Alto Guadiana Mancha y Campo de Montiel, y su cercanía de las Lagunas de Ruidera".

El equipo de investigación, liderado por Daniel García Martínez y Pedro R. Moya Maleno, cuenta con el apoyo de diferentes instituciones científicas de ámbito local y nacional, como el Centro de Estudios del Campo de Montiel o el Laboratorio de Poblaciones del Pasado (UAM, Madrid). Adicionalmente, se están empezando a sumar al proyecto otras empresas de la comarca como las Bodegas J.A. Megía e Hijos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento