Más intensa, pero menos letal: la quinta oleada de la Covid provoca la menor cifra de muertos gracias a la vacunación

Gráfico: Muertes por coronavirus en los arranques de las diferentes olas en España.
Gráfico: Muertes por coronavirus en los arranques de las diferentes olas en España.
Carlos Gámez

La quinta ola de contagios por coronavirus sigue evolucionando en España, y ha hecho saltar las alarmas por su virulencia: ha tenido el arranque más pronunciado de todas las escaladas anteriores en cuanto a incidencia. Sin embargo, la vacunación y el hecho de que afecte sobre todo a jóvenes ha hecho que su mortalidad sea menor.

En un análisis publicado este martes en 20minutos se puede apreciar cómo los primeros 13 días de la quinta ola han batido el récord de crecimiento en la incidencia, que ha subido en un 121%. 

El dato que más se le acerca es el de la tercera ola, la más grave de todas las que ha vivido España, en cuyos primeros 13 días la incidencia subió poco más de un 38%.

Sin embargo, esta quinta ola se caracteriza por ser mucho menos mortal, y darse en un contexto en el que los hospitales están más liberados. Sin embargo, las cifras de hospitalización han tenido un repunte por primera vez desde la segunda ola, en el otoño del año pasado.

Gráfico: Muertes por coronavirus en los arranques de las diferentes olas en España.
Gráfico: Muertes por coronavirus en los arranques de las diferentes olas en España.
Carlos Gámez

Muertes en las olas de Covid

El crecimiento en el número de muertes en esta quinta ola es menor que el de sus predecesoras. Las cifras de la primera ola, en marzo de 2020, acaso no dan una foto real de la pandemia, que en esos primeros días pilló a casi todos con el pie cambiado y los registros tardaron algunas semanas en regularizarse.

Más fiables son los datos del arranque de la segunda ola, entre el 5 y el 19 de octubre de 2020, cuando el número de muertes creció en 1.767 fallecimientos (pasaron de 32.225 a 33.992 muertes), un 5,48% más.

La tercera ola se inició el 11 de diciembre con 47.624 muertes registradas. Trece días después la cifra era de 49.824: 2.200 muertes más, un crecimiento del 4,16%. 

Los primeros 13 días de la cuarta ola registraron un aumento de 2.634 muertos para terminar con un registro total de 75.199 fallecimientos el 29 de marzo pasado; un aumento del 3,62%. o lo que es lo mismo, 2.634 fallecimientos más.

Así, la quinta ola ha sido la que menos aumento de muertes ha tenido: solo 215. Desde el 22 de junio, cuando había registrados 80.719 muertes, hasta el lunes pasado, con 80.934, se registró un aumento del 2,66%.

Hospitalizaciones y UCI

Las hospitalizaciones y los ingresos en UCI también son muy diferentes en esta nueva ola. Las primeras, el año pasado, registraban cifras de hospitalizados superiores a los 11.000 pacientes. Esta escalada ha arrancado con menos de 3.000 pacientes en los hospitales, aunque preocupa la evolución que está mostrando.

De hecho, este lunes en su rueda de prensa para presentar la actualización de datos, Fernando Simón admitió que los datos de incidencia no eran "nada buenos", pero calificó de "aceptable" la ocupación hospitalaria. "Nos pone en una situación en la que todavía podemos responder ante un incremento", agregó.

Al comenzar la segunda ola, el 5 de octubre de 2020, había 10.949 pacientes hospitalizados por Covid. Para el 19 de ese mes había 12.945 ingresados, y el porcentaje de camas ocupadas por estos pacientes había crecido un punto, del 9,36% al 10,36%. Los pacientes en la UCI pasaron en ese periodo de 1.580 a 1.852, y el porcentaje de camas en cuidados intensivos aumentó casi dos puntos, del 18,3% al 21%. 

Bajón en la tercera ola

La tercera ola partió de números absolutos mayores, pero ya registrando descensos. El 11 de diciembre había registrados 11.648 pacientes Covid, pero el día de Nochebuena esa cifra era de 10.744. El porcentaje de camas ocupadas por ellos bajó unas décimas, pasando del 9,2% al 8,8%.

Pero donde se notó un descenso drástico fue en las UCI: los ingresados en esas secciones pasaron en ese periodo de 2.100 a 1.207 pacientes, y el porcentaje de camas ocupadas en cuidados intensivos cayó diez puntos, del 29,98% al 19,98%.

Al llegar la cuarta ola, el número de pacientes hospitalizados siguió a la baja, aunque con una tendencia más lenta. El 16 de marzo había 8.348 pacientes ingresados. Trece días más tarde, el día 29, los hospitalizados habían bajado a 8.076. Un descenso que en términos de camas ocupadas pasó del 6,67% al 6,52%.  En las UCI, ese porcentaje bajó en dos puntos, del 20,2% al 18,7% (de 2.037 a 1.861 pacientes ingresados).

Esta quinta ola parte de una cifra menor de hospitalizados, pero es la primera vez desde la segunda ola en la que hay aumento en ese rubro. El 22 de junio eran 2.691 los hospitalizados por Covid, y este lunes pasado esa cifra creció a los 2.723. El porcentaje de camas ocupadas ha pasado de 2,19% al 2,26%.

Sin embargo, esa tendencia al alza no se registra en las UCI. En el mismo periodo, los pacientes en cuidados intensivos han pasado de 728 a 616, una bajada en las camas ocupadas de casi un punto, del 7,8% al 6,7%.

Sin embargo, varias comunidades han alertado de que se registran cada vez más ingresos de jóvenes menores de 25 años en las Unidades de Cuidados Intensivos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento