La "supervivencia del plátano" canario, en peligro: denuncian el "abandono" del Gobierno en favor de la banana

Recogida del Plátano de Canarias.
Recogida del Plátano de Canarias.
CEDIDO POR ASPROCAN/ROBERTO ROS

La Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan) ha asegurado que el Gobierno de España "ha abandonado" a la fruta isleña en favor de la banana y ha presentado vía telemática una denuncia ante la Comisión Europea (CE), en Bruselas, para obtener una solución a su situación generada por la modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria.

Así lo ha informado la entidad que aglutina al 100% del sector en un comunicado en el que reconoce que este procedimiento ha sido una decisión "muy delicada", siendo la "última salida" que les queda para conseguir la "supervivencia del plátano" frente a la aplicación de los artículos 9.1 c), 9.1 j) y 12 ter, que establece la modificación de la Ley de la Cadena.

En este sentido, Asprocan ha recordado que el plátano de Canarias es una actividad que representa una contribución económica directa anual de alrededor de 430 millones de euros para las islas y que supone un mercado cercano a los 1.000 millones de euros al año en España.

Un obstáculo para la competitividad

La denuncia ha tenido lugar tras más de un año en el que Asprocan ha venido reclamando al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que el plátano se exceptuara de ciertos preceptos de esta ley.

Unos artículos, añaden desde la Asociación, "que impiden que los productores puedan negociar libremente el precio de venta de su fruta para poder competir con la banana de terceros países, cuyos precios en el mercado español son los más bajos de toda Europa debido a la política comercial de las multinacionales bananeras, así como a una normativa laboral, medioambiental, social y de seguridad alimentaria con menores garantías que las europeas".

Para Asprocan, se trata de una competencia dominada por un pequeño grupo de multinacionales que controlan el mercado mundial y a las que, además, no se les exige cumplir con esta misma Ley de la Cadena. "Una discriminación positiva para la banana inexplicable que convierte a esta ley en 'La Ley de la banana'", insistió.

De igual modo, ha hecho especial hincapié en que la Ley, a pesar de su nombre, "no se aplica al conjunto completo de la cadena alimentaria", desde el campo hasta la distribución y venta al consumidor.

Sin enmiendas sobre el plátano

Los puntos de venta quedan fuera de la Ley, por lo que los productores piden "reequilibrar" los márgenes que se aplican y que se traducen en precios al consumidor muy elevados -en ocasiones con 'sobremárgenes' que pueden llegar hasta el 300% sobre el precio del plátano de Canarias en origen, mientras que la banana se vende en muchos momentos a precio de coste-.

Por su parte, tras la visita el 14 de mayo del ministro Luis Planas a la isla de La Palma, éste se comprometió personalmente ante los productores a trabajar de forma conjunta con Asprocan para dar respuesta a las necesidades de los productores de plátano.

No obstante, tras semanas de intercambios de propuestas entre el sector y el Ministerio de Agricultura, y cuando apenas quedaba afinar detalles, el Ministerio comunicó "por sorpresa" su renuncia a cualquier acuerdo, de tal forma que a día de hoy el proponente -el Gobierno de España- no ha presentado ninguna enmienda relativa al plátano.

De igual modo, la Asociación ha indicado que este 1 de julio, el Congreso de los Diputados ha dado luz verde al comienzo del proceso de tramitación de la modificación de la Ley de Cadena, por lo que apenas quedan unos días para una posible solución a ser negociada.

"Incumplimiento del ministerio"

Ante esta situación, el presidente de Asprocan, Domingo Martín, ha resaltado que Planas se comprometió el pasado mes de mayo a buscar una solución para el sector, pero a día de hoy no ha cumplido su palabra. "15.000 familias que viven del cultivo de plátano confiábamos en que cumpliera".

Además, agregó que "mientras no haya igualdad de condiciones sociales, medioambientales y de seguridad alimentaria" para la producción de banana importada igual que para el plátano, el sector debe disponer de "seguridad jurídica para poder competir con todas las garantías y evitar la destrucción de entre el 30% y hasta, incluso, del 80% de la producción anual que nos llevaría a la ruina. La aplicación de la ley nos llevará a perder un mínimo de 100 millones de euros en ventas cada año".

A la espera de la decisión de Bruselas

Finalmente, Martín expuso que será la CE la que deba pronunciarse y decidir sobre los siguientes pasos en un procedimiento destinado a investigar la posible existencia de una violación del derecho de la Unión Europea por parte del Reino de España.

Uno de los escenarios que se abre es que la institución europea inste a que España busque una solución coordinada para corregir la situación del sector específico del plátano. Además, observó que otra posibilidad podría pasar porque la Comisión Europea eleve el caso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJE) de Luxemburgo.

Según Asprocan, al sector del plátano no le queda más remedio que "utilizar el mecanismo comercial de vender a pérdidas en determinadas circunstancias y segmentos de mercado", para "poder seguir compitiendo" contra una banana que cuenta con unos "costes de producción muy bajos, con unos salarios propios de semi-esclavitud, y a la que no se le exigen las garantías de seguridad medioambiental, laboral y fitosanitaria que se exige al plátano de Canarias"

En este sentido, ha visto irresponsable "ofrecer a los agricultores un mensaje prometedor de supuestos ingresos que sin duda merecen y necesitan, pero que están fuera de la realidad del mercado libre en el que compiten". "No es popular decirlo, pero no seremos nosotros quienes mintamos a los productores con promesas imposibles", concluyó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento