Avistadas 222 ballenas en el litoral catalán, el doble que en años anteriores

  • La asociación Edmaktub ha puesto en marcha una técnica pionera para identificar ballenas mediante imágenes de dron.
El avistamiento ayer de cinco rorcuales en la costa del Garraf (Barcelona) ha confirmado la presencia anual de ballenas en la costa catalana, adonde acuden cada año para alimentarse, aunque este se han adelantado respecto a otros años, según la asociación Edmaktub, que investiga estos grandes mamíferos marinos. La asociación inició ayer su octava temporada del Proyecto Rorcual, que ha confirmado, tras ocho años de trabajos, la presencia anual de ballenas en las costas catalanas y en el mar catalanobalear, adonde acuden para buscar el alimento que marca las variaciones en la cadena trófica e identificando los lugares de mayor riqueza y mejores condiciones medioambientales.
El avistamiento de cinco rorcuales en la costa del Garraf (Barcelona).
El avistamiento de cinco rorcuales, en la costa del Garraf (Barcelona).
EFE

Un total de 222 ballenas se han avistado esta primavera en el litoral catalán, de las que 75 han sido identificadas gracias a imágenes captadas por un dron, cifras que doblan el número de cetáceos vistos en las zonas de alimentación de Cataluña desde el inicio del Proyecto Rorcual, en 2013.

La asociación Edmaktub, que se dedica al seguimiento de las ballenas en el litoral catalán, ha hecho este lunes balance de la temporada del Proyecto Rorcual 2021, una investigación sobre el rorcual común y las condiciones oceanográficas que favorecen su presencia alimentándose en la zona de la costa catalana y mar Catalano-Balear.

Según han explicado los responsables de la asociación, en 2021 ha habido una elevada presencia de ballenas.

Tras dos años anómalos, 2019 con una grave sequía y pocos animales, y 2020 con falta de datos por la situación pandémica, las lluvias y frío del invierno y principios de primavera han sido factores determinantes para favorecer la riqueza en la cadena trófica y presencia de plancton, especialmente krill, como alimento de los rorcuales.

Imágenes de dron

La asociación ha puesto en marcha este año una técnica pionera para identificar ballenas mediante imágenes de dron, con lo que han podido identificar a 75 rorcuales, casi el doble de los 45 vistos en 2018 y 43 en el 2017.

Los biólogos de la asociación han colocado esta temporada tres marcas de satélite para seguir los movimientos de los rorcuales que han permitido determinar durante el mes de mayo cómo las ballenas permanecen en la zona y señalar las áreas de alimentación.

Los pescadores profesionales de la costa catalana, especialmente la flota de arrastre, han vuelto a ser los grandes colaboradores del proyecto avisando de avistamientos a lo largo del litoral, mientras que las colisiones con buques son la principal preocupación para la conservación del rorcual común en esta zona, según el balance de Edmaktub.

Hay un aumento de las molestias causadas por el acoso de barcos de recreo "irresponsables, con poca sensibilidad y desconocedores de la ley que protege a los cetáceos que prohíbe aproximarse a ellos"

Los responsables de esta asociación también han resaltado el aumento de las molestias causadas por el acoso de barcos de recreo "irresponsables, con poca sensibilidad y desconocedores de la ley que protege a los cetáceos que prohíbe aproximarse a ellos".

Del total de ballenas identificadas, la mitad de ellas han sido avistadas en más de una ocasión durante la temporada y un 30% han sido avistadas otros años, lo que da una idea del elevado número de ballenas no vistas previamente y dificulta establecer el número de ballenas que cada año se alimentan en la zona.

Como anécdota, según han explicado los biólogos de Edmaktub, este año han vuelto a ver el ejemplar catalogado BP005, apodado 'Bruixa', un macho avistado en 7 temporadas y varias veces cada temporada, en ésta en 5 ocasiones.

Los biólogos están comprobando que durante los meses de junio y julio las ballenas que se alimentaban en el litoral catalán se están desplazando hacia zonas de alta mar y las han visto viajando hacia el sur y hacia el Atlántico por diferentes zonas del levante español como Denia, Cabo de Palos, Cabo de Gata y el Estrecho de Gibraltar.

Esto corrobora, según los expertos de la asociación, que parte de la población de rorcuales comunes que se alimenta en aguas catalanas son de una población atlántica, aunque no descartan que en esta zona también se alimenten rorcuales de la población mediterránea que, a su vez, se dirigirán en verano al mar de Liguria y la zona protegida del Santuario de Pelágos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento