Villarejo insiste en implicar a Rajoy en el diseño del espionaje a Bárcenas: "El presidente estaba muy preocupado"

El excomisario del Cuerpo Nacional de Policía José Manuel Villarejo Pérez a su llegada a la Comisión de Investigación para ser interrogado sobre la utilización de medios de Interior para favorecer al PP y anular pruebas en casos de corrupción, a 27 de mayo de 2021, en la Sala Constitucional del Congreso de los Diputados, en Madrid (España). Villarejo dejó la cárcel de Estremera tres años y cuatro meses después de su detención por la operación 'Tándem', una de cuyas piezas es la relativa a la operación en la que supuestamente participó y que se activó desde Interior para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas en busca de pruebas comprometedoras para dirigentes del partido. Esta comisión del Congreso investiga la supuesta utilización de fondos reservados en el Ministerio del Interior del anterior Gobierno del PP para obstaculizar causas que afectasen a dirigentes populares. Esta trama protagonizada por el PP también es conocida como ‘Operación ‘Kitchen’.
27 MAYO 2021;KITCHEN;VILLAREJO;COMISION;INVESTIGACION;PP
E. Parra. POOL / Europa Press
27/5/2021
El excomisario del Cuerpo Nacional de Policía José Manuel Villarejo Pérez.
Europa Press
El excomisario del Cuerpo Nacional de Policía José Manuel Villarejo Pérez.
Europa Press

El excomisario José Manuel Villarejo ha vuelto a implicar al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy en la operación Kitchen, la trama parapolicial que se habría creado bajo su mandato para sustraer información sensible que pudiera afectar al PP y que estuviera en manos de Luis Bárcenas, extesorero de la formación. Lo ha hecho en su declaración de este viernes ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, que ha estado precedida de las testificales de la exministra María Dolores de Cospedal, el martes, y de su marido y de su ex jefe de Gabinete, el empresario Ignacio López del Hierro y José Luis Ortiz, el miércoles.

“He ratificado que Rajoy tenía un interés personal en este tema porque era un problema de Estado”, ha señalado ante los periodistas que le esperaban a las puertas de la Audiencia. Dentro del juzgado, según fuentes consultadas por 20Minutos, ha contado que el expresidente estaba “muy preocupado” por la información que tendría almacenada Bárcenas relativa a los populares.

En este sentido, ha vuelto a mentar que "llegó un momento en que era tal la petición de información" por parte de Rajoy que le facilitaron, ha apuntado, varios números de teléfono a través de los cuales se comunicaría con el expresidente. Sobre él ha dicho que "era muy desconfiado".

El señalamiento al dirigente retirado de la política desde que la moción de censura de Pedro Sánchez le desalojó de La Moncloa en 2018 no es nuevo por parte del excomisario. También insistió en esa versión en un escrito que entró al Juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia el pasado martes y en la comparecencia que protagonizó en la comisión de investigación que viene desarrollándose en el Congreso de los Diputados y en la que está citado a declarar el propio Rajoy.

Siempre según la versión de Villarejo, lo que confirma que el expresidente leía esos mensajes eran "comentarios" que recibía de los interlocutores que actuaban como intermediarios, entre los que cita al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz y a su ex número 2 y ex secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, ambos imputados en la causa.

No obstante, en sede judicial ha querido restar importancia al papel de Fernández Díaz en el desarrollo del espionaje a Bárcenas. Hasta ahora, es el investigado que ostentaba una mayor responsabilidad. Las mismas fuentes apuntan a que le ha dicho al juez que el exministro fue un "elemento esencial" para llevar a cabo la operación, pero que no cree que fuera suya la decisión de acometerla. "Debería haberlo consensuado con el presidente", ha defendido. 

Dice que no comenzó la Kitchen

La declaración de este viernes del excomisario llega después de que se hayan analizado las agendas personales que se le incautaron el pasado mes de octubre y que cubren el tiempo en el que se habría desarrollado el espionaje a Bárcenas. Es más, de esas anotaciones las autoridades judiciales han podido extraer que se inició el 11 de julio de 2013. Ante el juez, eso sí, Villarejo ha defendido que él se unió a la operación una vez que estaba iniciada. 

Las fuentes consultadas aseguran que el excomisario ha contado que le llamó el entonces jefe de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas, y el director general de la Policía, Ignacio Cosidó. Ambos le dijeron que Bárcenas podría tener una documentación "importante" que afectaría al Estado, por lo que concretan su trabajo: debía hacer un análisis sobre el entorno de Bárcenas para captar "fuentes humanas" de las que pudiera obtener información.

Es en ese punto donde aparece la figura de Sergio Ríos, el entonces chófer de la familia Bárcenas. Villarejo se reunió con él y, para convencerle de que colaborase, se acordó el pago de 2.000 euros mensuales que partían de los fondos reservados del Estado y la promesa de entrar en la Policía Nacional.

Reconoce reuniones con Cospedal pero dice que nunca le pagó

En la captación de Ríos como confidente García Castellón cree que pudieron tener un papel tanto Cospedal como su marido. De ahí la imputación de ambos. En su declaración, Villarejo ha reconocido que mantuvo varias reuniones con la exministra de Defensa También lo hizo ella y su ex jefe de gabinete, aunque difirieron en el número: Cospedal dijo que fueron cuatro y Ortiz subió la cifra hasta las 10. 

"Nos reunimos en Génova, en restaurantes, en Marbella...", ha señalado Villarejo, que ha declarado que la última fue en el Ministerio de Defensa, antes de que le detuvieran el 3 de noviembre de 2017. En la cárcel estuvo tres años y cuatro meses. Eso sí, Villarejo ha asegurado que Cospedal nunca le pagó y que "nunca hubo un encargo concreto". "Hubo una promesa de un pago con fondos reservados, pero nunca ocurrió". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento