Meryl Streep
Meryl Streep ayer en la gala de entrega del Premio Donostia. Ilaki Ibáñez / Festival de San Sebastián

Con más candidaturas que nadie a un Oscar y a un Globo de Oro, Meryl Streep cumple mañana lunes 60 años convertida en una leyenda del cine sólo comparable con míticas divas de Hollywood como Katharine Hepburn, Bette Davis e Ingrid Bergman.

Streep, la mayor de tres hermanos de una familia acomodada de origen judío sefardita, nació en Summit, Nueva Jersey, en 1949 aunque creció en la cercana localidad de Bernardsville en un entorno ajeno al mundo artístico.

Desde su infancia cultivó una fuerte personalidad, si bien su carisma fue más evidente fuera de las aulas que con los estudios, donde flojeaba con las asignaturas de ciencias. Reina del baile de graduación y animadora del equipo de fútbol americano de instituto, vivió una adolescencia que pareció cumplir con el estereotipo de la quinceañera rubia y guapa de las películas de Hollywood, papel que nunca representaría en la gran pantalla.

Su nombre pronto pasó a ser una apuesta segura para las candidaturas a los Óscar

Unas clases de canto constituirían su primer acercamiento a la actuación, afición con la que seguiría en el club teatral de su centro educativo y que le llevaría algunos años más tarde a cursar interpretación en la Yale School of Drama donde acudiría con una beca y se licenciaría en 1975.

Esta escuela sería su puente a Broadway y en 1976 estrenaría con éxito Enrique IV en el New York Shakespeare Festival, a partir de ahí se le abrieron las puertas del cine donde debutó en 1977 con Julia, obra del director Fred Zinnemann con Jane Fonda y Vanessa Redgrave en los papeles principales.

Cinco años después de su irrupción en el celuloide, Meryl Streep había dejado de ser una completa desconocida para atesorar dos Oscar tras cuatro nominaciones. Son los únicos que posee hasta el momento. La actriz se convirtió en un nuevo fenómeno de Hollywood gracias a su personaje de secundaria en Kramer contra Kramer (1979) y de protagonista en La decisión de Sophie (1982), papeles por los que obtuvo la estatuilla.

Su nombre pronto pasó a ser una apuesta segura para las candidaturas a los Óscar, una condición que ha sabido mantener hasta ahora gracias a una asombrosa regularidad interpretativa que le ha supuesto optar al máximo premio del cine en 15 ocasiones, la última este año por encarnar a una monja en La duda (2008).

El récord de Streep la ha situado al nivel de figuras como Katharine Hepburn, Bette Davis e Ingrid Bergman, que fueron candidatas al Óscar en 12, 11 y 7 ocasiones. Hepburn y Bergman, sin embargo, tuvieron más fortuna que la que ha demostrado hasta ahora Streep, y se llevaron a casa 4 y 3 estatuillas, por dos de Davis.

Otro estreno este verano

El reconocimiento al trabajo de Streep fue incluso mayor en los Globos de Oro que concede anualmente la asociación de la prensa extranjera en la meca del cine y donde la actriz ha recogido 6 galardones de 23 nominaciones. Las apabullantes estadísticas esconden tras de sí sus actuaciones en títulos clásicos como Manhattan (1979) de Woody Allen, Memorias de África (1985) donde hizo de pareja de Robert Redford o Los puentes de Madison (1995) junto a Clint Eastwood, y papeles más modernos como El ladrón de orquídeas (2002) y El diablo viste de Prada (2006).

En 2008 Streep mostró en Mamma Mia! sus dotes para el baile y el cante combinados con la comedia, un género que tocó en varias ocasiones (Se acabó el pastel, 1986, o La muerte os sienta tan bien, 1992) aunque se ha movido más frecuentemente en terreno dramático.

Este verano Streep estrenará Julie & Julia, una cinta con la que podría volver a intentar el asalto al Óscar que le es esquivo desde hace casi 20 años y adelantarse así a los reconocimientos honoríficos por su contribución al séptimo arte, que le acabarán llegando tarde o temprano. Casada con el escultor Donald Gummer en 1978, es madre de cuatro hijos y vive en una granja de Connecticut. Streep alterna su carrera profesional con la promoción de actividades con fines humanitarios y de salvaguardia de la naturaleza.