Una jueza suspende de manera cautelar la retirada de un monumento franquista del río Ebro

Monumento franquista de Tortosa en el río Ebro, el 23 de febrero del 2020.
Monumento franquista de Tortosa en el río Ebro.
ACN

Una magistrada del Juzgado de lo Contencioso de Tarragona ha ordenado paralizar los trabajos para retirar el monumento franquista del río Ebro en Tortosa (Tarragona), que la Generalitat tenía previsto llevar a cabo este mes, en unas medidas cautelares dictadas a petición de una entidad del municipio.

La jueza ha paralizado los trabajos a raíz de la demanda presentada por Corembe, entidad del municipio favorable a reinterpretar el monolito y mantenerlo, cuando ya se había llevado al cauce del río Ebro parte de la maquinaria necesaria para la labor, según fuentes de la Consellería de Justicia, encargada de retirar al monumento a través de la dirección de Memoria Histórica.

La Generalitat anunció el pasado mayo su intención de desmontar el monumento el 18 de julio próximo, fecha del golpe de Estado franquista que dio inicio a la Guerra Civil. No obstante, tras tomar posesión del cargo la consellera de Justicia, Lourdes Ciuró, anunció que tenía la intención de acelerar los trabajos.

De hecho, ya se habían iniciado los preparativos para retirar el histórico monumento -el mayor vestigio del franquismo en Cataluña, inaugurado en 1966- y se habían desplazado al cauce parte de la maquinaria necesaria para hacerlo, cuando Corembe acudió al juzgado a pedir su paralización.

Ciuró se ha mostrado confiada en que antes del próximo 18 de julio se pueda "desencallar" el asunto y convencida de que la juez "no tendrá duda en dar luz verde" a su retirada, al considerar que es "un monumento franquista que honra a un bando, los que ganaron la guerra" civil.

El monolito, motivo de debates

La retirada definitiva del monumento franquista, un proyecto que estuvo encallado durante años y que provoca recurrentes debates en el municipio, fue anunciado el pasado 20 de noviembre por la predecesora de Ciuró, la republicana Ester Capella, el día del 45º aniversario de la muerte de Franco.

Ya entonces, el proyecto de retirada no contó con el apoyo entusiasta de la alcaldesa de Tortosa, Meritxell Roigé, que en la misma rueda de prensa junto a Capella expresó sus reparos a eliminar el monumento y, tras hacer "una llamada al respeto mutuo", defendió que el monolito "forma parte de la ciudad", más allá de su origen.

De hecho, el pasado febrero Capella emplazó por carta a la alcaldesa a desistir de "maniobras burocráticas" para impedir la retirada del monumento, después de que Roigé pidiera al Departament que construyera un puente en el río, aprovechando la pilastra que lo sostiene.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento