Barbacoas de verano: cómo hacer diferentes carnes al punto y sin mezclar los sabores

Las barbacoas son uno de los planes favoritos de esta época.
Las barbacoas son uno de los planes favoritos cuando llega el buen tiempo.
Freepik

Las barbacoas se multiplican con el buen tiempo. Y es que cualquier comida nos sabe mejor si la comemos al aire libre. Para eso está también el verano: al aire libre y en compañía (mucha compañía). Tanto la preparación de las brasas y como dar cuenta después de lo que vamos colocando sobre la parrilla se convierten en una fiesta.

Pero que las risas no nos dejen ver el bosque (o sea, cocinar bien lo que tengamos entre manos). Como hemos visto con las chuletillas o el solomillo, para acertar con el punto de la carne a la brasa hay dos parámetros básicos interelacionados: la intensidad del fuego y el tiempo que las cocinamos. Además, importan la leña que usemos para hacer las brasas, la temperatura inicial de la carne y el uso de la sal.

No hay que estar pinchando todo el tiempo con el tenedor: lo que haremos es que la carne pierda sus jugos

Pero el problema puede venir cuando en nuestra barbacoa festiva queremos preparar chorizos, salchichas, carnes y hasta pollo. Importa en qué orden los vayamos haciendo por dos razones: dar con el punto de cada carne y no mezclar sabores.

Cada tipo de carne debe cocinarse en el orden adecuado: primero las piezas más pequeñas y grasas, como chorizos, morcillas, churrasco o costillas, que necesitan un mayor tiempo de cocción. A la vez se puede aprovechar para asar las verduras, que tardan menos, para que estén listas cuando se saque el plato principal.

Es lo que aconseja Solobuey. Esta empresa distribuidora de carnes apunta también que el pollo también tarda en cocinarse, por lo que debe ser el siguiente. La ternera y el cordero en último lugar, ya que se cocinan mucho más rápido.

Y el tiempo sobre las brasas

Lo más importante es no estar dando la vuelta a la carne cada poco, mejor dejar la mitad del tiempo por un lado y los mismos minutos por el otro, sin pinchar con el tenedor para que no pierda los jugos. El tiempo para el cerdo y el pollo no se chamusquen por fuera y queden crudos por dentro ronda los 10 minutos por cada lado.

En el caso de ternera y vaca, el chuletón, el entrecot, la entraña o las hamburguesas, podemos dejarlas para el final porque quedarán perfectos en apenas 3 minutos por cada lado si los queremos poco hechos o 5 minutos si los preferimos al punto. Al cordero, si son chuletillas de lechal y el fuego es potente, le bastan 5 minutos por cada lado para que queden crujientes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento