La madre de Anna y Olivia, tranquila tras el fin de la búsqueda pero lamenta que Gimeno siga sin localizar: "Todos hemos perdido"

Tomas Gimeno no fue elegido como piloto para representar a las islas en su pasión por el karting. Escuchándolo su amor propio quedó más que claro. Eran otros tiempos pero para los investigadores el perfil de Tomás Gimeno queda perfectamente retratado. Orgullos de si mismo, y competitivo, una ganador decía. Los amigos íntimos le han dicho a guardia civil que no soportaba ver a Beatriz con otra pareja, y perder el control de sus hijas.
​
​Beatriz ha aportado a la investigación conversaciones con Tomás dos meses antes de la desaparición en las insinuaba su intención de marcharse, incluso cambiar de continente. Hablaba de la familia que perdía como si fueran de sus propiedad . Un rasgo machista como la agresión a la pareja de Beatriz que motivó la denuncia contra él por maltrato y amenazas.
Tomas Gimeno, en una foto de archivo.

Beatriz Zimmerman, la madre de Anna y Olivia, las niñas de Tenerife, está tranquila tras la noticia de que las autoridades han dado por terminado el operativo de búsqueda. Sin embargo, lamenta que sigan sin ser localizado el cuerpo de Tomás Gimeno, padre de las menores y su presunto asesino. "Todos hemos perdido", ha manifestado el portavoz de la familia, Joaquín Amills.

Entrevistado en el programa de Antena 3 Espejo Público, Amills ha señalado que la madre de las niñas está conforme y tranquila tras el fin del operativo. Este miércoles, la jueza que lleva el caso en Santa Cruz dictaminó el final de las operaciones del buque oceanográfico Ángeles Alvariño, que desde el pasado 30 de mayo participaba casi de forma ininterrumpida en las labores.

Gracias al sonar y al robot submarino con el que está equipado, el pasado 10 de junio localizó el cuerpo de la mayor de las hermanas, Olivia, de 6 años. El último hallazgo trascendente que realizó fue la semana pasada, cuando encontró dos botellas de aire pertenecientes a Gimeno.

Sin embargo, ha sido imposible encontrar más rastros ni de Gimeno ni de las pequeña Anna, de un año de edad. Ha estado barriendo el fondo marino en una zona uniforme, sin éxito. Lo siguiente sería entrar en zonas más escarpadas y con más relieves, lo que hace "inabordable" la búsqueda, consideró la jueza.

"No se cierra el círculo"

En repetidas ocasiones, Zimmerman había insistido en la necesidad de hallar el cuerpo o más pistas de Gimeno, para cerrar el círculo y asegurarse de que el padre de las menores no hubiera huido y estuviera en libertad en alguna parte del mundo.

Ahora, el hecho de que todas las evidencias apunten a que Gimeno se suicidó ayudará a la madre a "sobrevivir", ha apuntado Amills. 

"Podemos pensar en un 99% que se ha suicidado, la realidad es que sigue en busca y captura, como desaparecido"

"Creo que todos hemos perdido, la sociedad ha perdido, porque vamos a dejar a perpetuidad a un cruel asesino al no disponer del cuerpo", ha dicho el también presidente de la organización Alerta Desaparecidos. "Podemos pensar en un 99% que se ha suicidado, todos son hipótesis, la realidad es que este sujeto sigue en busca y captura, como desaparecido".

"El círculo no ha podido ser cerrado", agrega. "Las incógnitas, muchas van a seguir ahí. Podríamos estar convencidos de que terminó con su vida pero la realidad, tristemente, es que su cuerpo no ha sido encontrado". 

Ello pese a toda la voluntad, esfuerzo y medios que se han puesto a disposición del operativo, ha aclarado. De hecho, Zimmerman tratará de agradecer personalmente a la tripulación del Ángeles Alvariño su trabajo.

También está pendiente la fecha para el funeral público por las niñas. Todo depende de cómo evolucione el coronavirus en las islas, señaló Amills.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento