"Denos tiempo...": la frase de Rufián que ironiza con las otras rectificaciones de Sánchez con indultos, Podemos o Bildu

Los indultos a los condenados por el procés son un instrumento "legítimo" que responde al "interés general" y abrirán una nueva etapa de diálogo con la Generalitat de Cataluña, pero el referéndum de autodeterminación en esa comunidad está completamente descartado. 

Ese fue el resumen de la intervención en el Congreso que realizó este miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para defender ante el legislativo la decisión de conceder la medida de gracia, un discurso en el que también retó al líder del PP, Pablo Casado, a que presente contra él una moción de censura tras las durísimas críticas vertidas por el líder popular en las últimas semanas.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados. 

"También dijo que nunca hubo indultos, denos tiempo", ha ironizado este miércoles el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ante la negativa de Pedro Sánchez a permitir un referéndum de autodeterminación en Cataluña. Y es que, aunque el presidente del Gobierno ha cerrado el paso a esta opción, tanto Rufián como los demás miembros de los grupos parlamentarios han recordado en el Congreso de los Diputados que, de aceptarlo, no sería la primera vez que Sánchez rectifica sus promesas. 

Tuvo que recular con Podemos para formar gobierno, también lo hizo al pactar con Bildu, y el último cambio de rumbo ha ido en dirección a los líderes presos del 'procés', a quienes ha concedido el indulto y cuenta con rebajar su pena a pesar de que en su día clasificó sus actos durante la jornada del 1-O como delitos de rebelión y sedición. 

En la mayoría de los casos Sánchez se ha justificado alegando que cualquier cambio de decisión ha ido siempre dirigido a lograr una mayor estabilidad, convivencia y, en definitiva, estabilidad para el país. Pero lo cierto es que la hemeroteca le ha jugado malas pasadas a la hora de constatar que, si bien pudo defender una idea o convicción con firmeza en un momento dado, las circunstancias le hicieron desdecirse con el paso del tiempo. 

"Con Bildu no vamos a pactar, si quiere se lo digo 20 veces"

Pedro Sánchez estuvo años repitiendo por activa y por pasiva que no iba a pactar con Bildu. En 2015, cuando todavía era secretario general del PSOE, Sánchez reiteró que pactar o negociar con EH Bildu no entraba en los planes del partido. "Con Bildu no vamos a pactar, si quiere se lo digo 5 veces o 20 durante la entrevista. Con Bildu no vamos a pactar", aseguró durante una entrevista en 'Navarra Televisión'. En ese entonces, el ahora presidente del Gobierno señaló que en ningún caso mantendría negociaciones con Bildu porque "no tiene un proyecto de país".

Esa afirmación la repetiría durante los años siguientes en numerosas ocasiones, mientras los independentistas vascos le acusaban de "dejarles de lado". Sánchez incluso llegó a decir más de una vez que no se reuniría con ellos "ni siquiera para decirles que no" y que sería "el único partido" con el que no iban a dialogar.

Ya en el Ejecutivo, finalmente reculó para poder contar con el apoyo de la formación y pactó en 2020 el apoyo de Bildu a los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Esta decisión generaría fracturas en las filas del partido socialista, donde muchos se manifestaron en contra de la decisión. 

"No dormiría tranquilo con Podemos en el Gobierno"

Quizás una de las mayores contradicciones ha sido la que incumbe a Unidas Podemos, partido con el que también negó rotundamente pactar para formar Gobierno antes de la investidura. 

"Se habla ahora de un gobierno de coalición. Yo hoy podría ser presidente del Gobierno, pero ese gobierno sería un gobierno de coalición donde el problema sería que tendría que haber aceptado, por ejemplo, que el ministro de Hacienda, o el ministro de la Política Energética o el ministro que se encarga de las pensiones en nuestro país fuera una persona del círculo cercano y de confianza del señor Iglesias, con poca experiencia política o de gestión pública", declaró Sánchez en una entrevista en 'Al Rojo Vivo'. Fue entonces cuando añadió que, bajo ese supuesto, él sería un presidente del Gobierno "que no dormiría por la noche, junto con el 95% de los ciudadanos de este país, que tampoco se sentirían tranquilos". 

Con estas afirmaciones justificaba la repetición de las elecciones generales que se celebrarían dos meses después. Dos meses duraría ese veto a Podemos, de hecho, pues apenas 48 horas después de celebrarse los comicios en noviembre Sánchez anunciaba un acuerdo para gobernar en coalición con el partido que entonces lideraba Pablo Iglesias

"Clarísimamente ha habido un delito de rebelión"

También antes de entrar al Gobierno, en 2018, Sánchez subrayó que "lo que se produjo el pasado 6 y 7 de septiembre de 2017 en el Parlament de Cataluña se puede entender como un delito de rebelión". Se refería así a las 48 horas que marcaron un antes y un después en la crisis con Cataluña y que supondrían la antesala a los disturbios que se sucedieron en octubre.  

Carmen Calvo rectificaba sus palabras poco después y, en una entrevista en 'Cadena Ser', afirmaba que para hablar de delito de rebelión es necesario el uso de la fuerza, y avanzaba la intención de "adecuar" el delito en el Código Penal.

Ya en la Moncloa, Pedro Sánchez hacía suya esa voluntad, incluyéndola entre los objetivos del Ejecutivo. La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, confirmó en enero de 2020 que se promovería en el Congreso un "debate abierto, previo contacto con los grupos parlamentarios" sobre la reforma del Código Penal que incluya la "tipificación de los delitos vistos respecto a los comportamientos producidos en Cataluña", en referencia a la rebelión y la sedición. Así, de llevarse a cabo la reforma, podría suponer la rebaja de las condenas de los líderes independentistas presos, pues su condena debería adaptarse a los nuevos tipos penales. 

La decisión ha sido muy criticada por la oposición, que acusa al Ejecutivo de cambiar de opinión con el único afán de mantenerse en el poder y, en palabras de entonces del líder del PP, Pablo Casado, para "hacer el 'gesto' que le exigía Torra".

"Quiero que acaben los indultos políticos"

Esta ha sido la última contradicción del actual presidente del Gobierno ha tenido que rectificar. La primera vez que Sánchez se refirió a los indultos fue en 2013, cuando defendió poner fin a los indultos por motivos políticos o económicos. Un año después, ya como líder de los socialistas, volvía a apelar por eliminar los indultos dirigidos a políticos condenados. "El Gobierno ha utilizado el indulto más de lo debido y los indultos políticos deben acabar en nuestro país", aseguró. "No tiene ningún sentido que un político indulte a otro y yo siento vergüenza de eso. Yo lo que digo es que hay que acabar con los indultos políticos", proclamaba el actual jefe del Ejecutivo en una entrevista. 

Durante los años siguientes Sánchez reiteró en otras ocasiones su rechazo a esta medida de gracia. No fue hasta septiembre de 2020 cuando el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, anunció que se empezarían a tramitar las peticiones de indulto para los condenados. 

Desde entonces, el Gobierno ha ido lanzando allanando el camino hacia la concesión de los indultos, destacando a éstos como una herramienta para la concordia. Finalmente, los nueve líderes independentistas condenados por el procés que permanecían en prisión, fueron indultados el 22 de mayo, y puestos en libertad al día siguiente. Sánchez defendió que era la "mejor" decisión para "pasar página" y volver al diálogo. "Hay momentos en los que lo útil es el castigo y en otros lo útil es el perdón: ahora estamos en el momento del perdón".

En una entrevista el lunes reconoció que había cambiado de opinión. "No lo niego. La utilidad para restaurar la convivencia es ahora mismo el perdón. En un pasado fue el artículo 155"

Los independentistas ahora ponen el foco en el siguiente paso: un referéndum de autodeterminación de Cataluña. No obstante, el presidente del Gobierno ha alzado un muro, pro ahora, infranqueable y rechaza rotundamente esa opción: "No habrá referéndum de autodeterminación, salvo que los independentistas consigan convencer a las tres quintas partes de esta Cámara para que se modifique el artículo 2 de la Constitución y los españoles ratifiquen ese cambio mediante referéndum. Ya les digo yo que el PSOE nunca jamás lo aceptará", ha asegurado este miércoles. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento