Brujas británicas
Brujas británicas. TELEGRAPH

Recuerda a tiempos medievales, salvando las distancias claró está, y es que un grupo de brujas acaba de denunciar discriminación por parte de la Iglesia porque ésta ha prohibido que puedan reunirse en su club social.

La alta sacerdotisa de este grupo de brujas británicas, Sandra Davis, intentó reunir en su local de Shaw Heath a todas las componentes para realizar su encuentro anual. "Tras haber anunciado, vendido entradas y tener todo preparado en el local, la Diócesis de Shrewsbury nos dijo que no podíamos realizar el encuentro", dice Davis al Telegraph.

La Diócesis dice que el local, en su propiedad, ha explicado que "las brujas no son compatibles con el espíritu católico".

Davis, de 61 años asegura estar "consternada" ya que "somos personas normales que sólo queremos disfrutar con este tipo de creencia sin hacer daño a nadie".

"Pensábamos que esta brecha ya se había roto, pero aún existen creencias erróneas acerca de nosotras, todavía creen que sacrificamos animales o algo parecido... invitamos a la cualquier representante de la Iglesia a qué compruebe lo que quiera en cualquiera de nuestras reuniones", concluye.