El ex jefe de gabinete de Cospedal eleva a diez las reuniones que mantuvo la exministra con Villarejo

  • Ortiz confiesa que él era el encargado de recoger a Villarejo en Colón y meterlo en Génova por el garaje.
  • Cospedal reconoció ayer haberse reunido en cuatro ocasiones con el excomisario, aunque se desvinculó de Kitchen.
  • El marido de la exministra, López del Hierro, ha mantenido una versión similar ante el juez García-Castellón.
El marido de la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, Ignacio López del Hierro a su llegada a la Audiencia Nacional este miércoles.
El marido de la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, Ignacio López del Hierro a su llegada a la Audiencia Nacional este miércoles.
EFE

José Luis Ortiz, jefe de gabinete de María Dolores de Cospedal en su etapa como presidenta de Castilla-La Mancha, ha cifrado en una decena las reuniones que mantuvo la exministra y secretaria general del PP entre los años 2008 y 2018 con el excomisario José Manuel Villarejo. Lo ha hecho ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón que investiga la operación Kitchen, en la que se trata de dilucidar si hubo una operación parapolicial para sustraer al extesorero del PP en 2013 documentación comprometedora para el partido. Tanto Ortiz como Cospedal están imputados.

Según fuentes judiciales, Ortiz ha detallado que él mismo se ocupaba de recoger al excomisario en coche en la Plaza de Colón, meterlo en el cuartel general de los 'populares' por el garaje y subirlo al despacho de la ex ministra de Defensa. En su declaración de este martes, Cospedal admitió que se reunió varias veces -alrededor de cuatro- con el excomisario en la sede de Génova, con la intención de que le contara lo que sabía sobre filtraciones a la prensa relacionadas con el PP y con ella, si bien negó que le hiciera encargo alguno, desmarcándose del presunto espionaje al ex tesorero Luis Bárcenas.

También ha reconocido reuniones con Villarejo el empresario Ignacio López del Hierro, marido de Cospedal, cuando el juez García-Castellón le ha exhibido unas publicaciones de prensa de unas grabaciones en el despacho de Cospedal en la sede del PP en las que se le oye decir a Villarejo que le iban a encargar "trabajos puntuales" en 2009, en pleno estallido del caso Gürtel.

En un comunicado remitido a los medios tras su declaración de este miércoles, López del Hierro ha negado haber tenido "ninguna participación ni conocimiento" de la operación y se ha desvinculado de la captación de Sergio Ríos, entonces chófer de la familia Bárcenas, como confidente policial de la operación. Es más, ha asegurado que "ni siquiera" lo conocía.

La Fiscalía, sin embargo, sospecha que fue él quien puso en contacto al comisario Andrés Gómez Gordo con el excomisario José Villarejo para que este, a su vez, contactase con Ríos. Por eso, pidió la imputación de López del Hierro y de la propia Cospedal en septiembre. Sin embargo, no fue hasta el 2 de junio de este año cuando García-Castellón les citó como investigados acusados de los delitos de cohecho, malversación y tráfico de influencias.

Según lo recopilado en las agendas del excomisario, que declara el viernes, el juez sitúa el 11 de julio de 2013 el nacimiento de la Kitchen. Es ese día cuando, en dichas agendas, hay una anotación que dice: "Charla 45 minutos. Plan contra LB. Interv. Comunicaciones, registros y citación de mujer e hijo”. Le siguen otros apuntes que, según el juez, permitían "interferir la participación" de Cospedal y de López del Hierro en la captación de Sergio Ríos, al que se acusa de haber cobrado hasta 2.000 euros al mes -provenientes de los fondos reservados del Ministerio del Interior- para conseguir información del extesorero.

El ex secretario de Estado de Seguridad declara el jueves

Junto a Cospedal y a López del Hierro, el juez imputó también a Francisco Martínez, exsecretario de Estado de Seguridad y número 2 del exministro del Interior Jorge Fernández Díaz. Su declaración se dará este jueves. Deberá contestar al magistrado por la "fluida relación" que mantenía con Villarejo, aunque en su comparecencia en la comisión que investiga la Kitchen en el Congreso rebajó esa confianza a una relación "policial". Entonces, reconoció que tuvo dos encuentros con él. 

En el auto en el que le imputó, Castellón destacó la "importancia" de la operación Kitchen para Martínez, quien asumió "de forma directa" la obtención de información sobre Luis Bárcenas "de forma diaria". "Resulta especialmente sorprendente que el secretario de Estado de involucre hasta ese nivel en un asunto de esta naturaleza", resumía el escrito. 

Además, el magistrado también destacó otros textos en los que Martínez habló sobre Cospedal cuando señaló, en septiembre de 2018, que no hacía falta que le contase porque "ella sabía lo que había" y, en junio de 2019, cuando expresa que es "la principal culpable de lo que está pasando".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento