Aragonès presiona a Sánchez con la "amnistía y autodeterminación" y pactan iniciar la negociación en septiembre

  • Ambos dirigentes han desbloqueado la mesa de negociación política, que se celebrará en septiembre.
  • La comisión bilateral Estado-Generalitat se celebrará el próximo mes de julio. 
  • La Moncloa defiende el intento de recuperar la "normalidad institucional" aunque no haya "garantías" de éxito.
Pedro Sänchez y Pere Aragonès, reunidos en la Moncloa.
Pedro Sänchez y Pere Aragonès, reunidos en la Moncloa.
Generalitat de Catalunya
Pedro Sänchez y Pere Aragonès, reunidos en la Moncloa.
Europa Press

La mesa de negociación entre del Gobierno central y la Generalitat se celebrará la semana del 13 de septiembre. Es el principal acuerdo que este martes alcanzaron el president de la Generalitat, Pere Aragonès, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la reunión que mantuvieron en la Moncloa.

Al término de ese encuentro, que se prolongó durante algo más de dos horas y media, el jefe del Ejecutivo catalán insistió en que la solución al mismo pasa por "la amnistía y la autodeterminación, además de por el fin de la represión y porque el conflicto político se traslade democráticamente a las urnas".

Por parte de la Moncloa, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, recalcó que ambas partes son conscientes de los límites del diálogo –el Ejecutivo rechaza de plano un referéndum de independencia y la amnistía que reclama la parte catalana– y afirmó que Sánchez no habló en ningún momento de estas cuestiones, pero defendió la necesidad de "explorar" el camino de la "normalización institucional" aunque no haya "garantías de que pueda llegar a buen puerto".

Antes que la mesa de negociación, se celebrará la comisión bilateral Estado-Generalitat para hacer "seguimiento de la ejecución de las inversiones en infraestructuras previstas en Cataluña" en julio, según avanzó Aragonès, para hacer seguimiento de "los incumplimientos en la ejecución de las inversiones en infraestructuras para Cataluña y del Estatut", así como del reparto de los fondos europeos para la reconstrucción tras la Covid. A partir del próximo miércoles, consellers y ministros de ambos gobiernos comenzarán a establecer los contactos sectoriales pertinentes de cara a la celebración de la comisión.

El Gobierno central también quiere que Aragonès asista a la Conferencia de Presidentes que se celebrará este mismo mes. Según Montero, Sánchez trasladó al president la "conveniencia" de que participe en ese foro para "analizar situaciones de interés", aunque por ahora el líder catalán no ha garantizado su presencia.

Lo que no se adivina por ahora es en qué punto podrían converger –si es que lo hacen– las demandas del Govern y las posiciones del Ejecutivo central. "El Govern de Cataluña no renuncia a la independencia de Cataluña, pero tampoco al diálogo", remarcó el president, consciente, ha dicho, de que "la negociación no será fácil". 

Aragonès defendió ante Sánchez una solución "vía amnistía" al conflicto, que la Generalitat también trasladará "a la mesa de diálogo". Al igual que reiteró "la voluntad de decidir el futuro político de Cataluña" por medio de "la solución que incluye a la mayor parte de la ciudadanía catalana, que es la autodeterminación".

El president constató que las posiciones están "alejadas". También avanzó que la delegación del Govern que asista a la mesa del diálogo será institucional y el ejecutivo catalán escogerá a sus componentes "de forma paritaria". No ha aclarado si asistirán ambos presidentes a esta primera reunión de la mesa de diálogo, debido a que la composición de los participantes se irá decidiendo durante las próximas semanas, sin aclarar si asistirá Oriol Junqueras (ERC), uno de los líderes del 'procés' indultados. El presidente Sánchez alejó este martes la posibilidad de que Junqueras asista, con el argumento de que este es un foro entre gobiernos.

Según Aragonès, tampoco se planteó en el encuentro de este martes entre ambos dirigentes la necesidad de un referéndum sobre Cataluña de ámbito estatal. Sí que sigue en pie el periodo de dos años impuesto como tope por la Generalitat para revisar los resultados de esta negociación.

"Celebramos que se haya podido desencallar el trabajo de este espacio de negociación para resolver el conflicto", valoró el líder catalán, antes de incidir en que en este encuentro se abordó también la cuestión de "los exiliados y los perseguidos por el Tribunal de Cuentas".

Montero, en cambio, insistió en que "las personas jugadas de la justicia" tienen que responder ante los tribunales como han hecho "el resto" de líderes del procés, y que "no se ha profundizado" en ningún posible "gesto" hacia ellos. El Ejecutivo ha mantenido durante todo este tiempo que Puigdemont tiene que ser juzgado en España. Sobre el Tribunal de Cuentas, la portavoz dejó claro que no se contempla ninugna reforma de calado de este órgano.

El Gobierno insiste en que es necesario "recuperar" el clima de "confianza y concordia" y "romper" la "dinámica de confrontación". También quiere que se pueda producir un "diálogo al interior de Cataluña", dijo Montero, motivo por el que Sánchez pidió a Aragonès que active un foro que "propicie el encuentro entre catalanes".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento