Piden limitar los esfuerzos terapéuticos en bebés prematuros sin expectativas de vida

  • Lo reclama el observatorio de Bioética y Derecho de la UB.
  • Quiere que esta limitación sea considerada como una "buena práctica".
  • Sufren parálisis, lesiones cerebrales, hidrocefalia, ceguera o sordera.
Amillia, el bebé más prematuro que ha sobrevivido. (ARCHIVO)
Amillia, el bebé más prematuro que ha sobrevivido. (ARCHIVO)
ARCHIVO

El observatorio de Bioética y Derecho de la UB reclama que se limiten los esfuerzos terapéuticos en los neonatos prematuros extremos o con enfermedades muy graves, dolorosas y sin posibilidad de alivio, a los que hoy en día se les alarga la vida artificialmente sin expectativas reales de sobrevivir a largo plazo.

El Observatorio ha presentado un documento donde pide que esta limitación sea considerada como una "buena práctica" en casos de bebés prematuros extremos (menos de 28 semanas) sin posibilidad de sobrevivir (o si lo hacen, con gravísimas lesiones neurològicas), o en recién nacidos con patologías que los mantienen en un sufrimiento constante o con tratamientos intensivos que menguan su calidad de vida actual y futuro de forma drástica. La doctora y titular de la Cátedra de Bioética de la

UNESCO, María Casado, ha reconocido que se trata de un
tema "conflictivo", puesto que no existe una legislación específica, por lo que tampoco requeriría un cambio de leyes, y que ahora se deja a la decisión discrecional de los padres del bebé y a los equipos que lo asisten.

"Hace falta hacer un buen protocolo para que no haga falta decidir en caliente", recalca Casado, para quien lo esencial es que los padres "tengan y comprendan" toda la información sobre las secuelas que un bebé de menos de 28 semanas puede llegar a tener si sobrevive: parálisis y lesiones cerebrales, hidrocefalia, acompañadas por múltiples deficiencias sensoriales, como ceguera o sordera. Actualmente más del 50% de los padres optan por no aplicar estas

terapias neonatológicas una vez que se les informa de un modo "veraz, suficiente y honesto" del alcance de estas lesiones, y la mayoría se pone en manos de la decisión que adopte el equipo médico.

"Hace falta ofrecer al bebé todo el armamento terapéutico, pero cuando la cosa se complica parar el esfuerzo; no se les abandona, sino que se les ofrecerán curas paliativas y siempre con el acompañamiento de los padres", señala Cepillo, que rechaza denominar eutanasia a esta opción.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento