Los obispos piden a los diputados católicos que voten contra la ley del aborto

  • Han hecho público un comunicado en el que critican la norma.
  • Afirman que el aspecto más "sombrío" es su pretensión de calificar el aborto provocado "como un derecho".
  • Consideran que el anteproyecto presentado es un serio retroceso.
El secretario y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino, durante una rueda de prensa tras el plenario.
El secretario y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino, durante una rueda de prensa tras el plenario.
Emilio Naranjo / EFE
La Conferencia Episcopal Española advirtió este jueves en una declaración de once páginas de que "de acuerdo con la doctrina de la Iglesia, ningún católico coherente con su fe podrá aprobar
ni dar su voto" al anteproyecto de
ley del aborto del Gobierno.

El anteproyecto presentado, afirma la institución, "constituye un serio retroceso respecto a la actual legislación despenalizadora, ya de por sí injusta" por lo que "tampoco debería" respaldar esta iniciativa "nadie que atienda a los justos imperativos de la razón".

Los obispos españoles exponen sus conclusiones sobre un texto que califican de "serio retroceso en la protección de la vida" y denuncian que el anteproyecto "concibe de un modo perverso la libertad" porque "otorga la calificación de derecho a algo que, en realidad, es un atentado".

El aspecto que los obispos consideran "más sombrío" es su "pretensión de calificar el aborto provocado como un derecho que habría de ser protegido por el Estado". "He ahí una fuente envenenada de inmoralidad e injusticia que vicia todo el texto".

"Abortar siempre es matar"

Señalan también que "el embarazo no será nunca de por sí una enfermedad aunque pueda conllevar complicaciones de salud" y que, por tanto, "abortar no es nunca curar, es siempre matar".

En su opinión, quienes opinan que un feto de varias semanas no es un ser humano piensan así porque "es muy duro reconocer que el fruto de la fecundación es un ser humano" ya que hacerlo y defender a la vez el aborto, sería "como reconocer que hay un derecho a matar un inocente".

Los obispos llaman la atención sobre "la ausencia total de la figura del padre del niño que va a ser abortado".

"El Estado no puede imponer ninguna moral a todos, ni una supuestamente mayoritaria", declaran los obispos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento