Piden 22 años de cárcel para el cura acusado de abuso sexual continuado a una menor y de hacerle un "exorcismo"

Detalle del alzacuellos de un sacerdote.
Detalle del alzacuellos de un sacerdote en una imagen de archivo.
EFE

La Audiencia Provincial de Toledo juzga a partir de este martes a un sacerdote de Talavera de la Reina acusado de presunta agresión sexual continuada contra una menor en su despacho parroquial durante varios años en los que fue su director espiritual.

Acusado de un delito continuado de agresiones sexuales y de otro contra la integridad moral, José Luis G. M. se sentará en el banquillo de los acusados desde este martes 29 de junio al 1 de julio, en un juicio en el que la acusación particular que ejerce la víctima ha presentado una petición de condena a 22 años de prisión, mientras que la petición fiscal es de 17 años de cárcel.

Los hechos se remontan a 2011, cuando la víctima, de 15 años de edad, vivía una situación de "angustia y confusión" derivada de la crisis matrimonial de sus padres, motivo por el que le designaron al acusado como director espiritual, llegando a convertirse en una "persona de referencia" para ella.

Así lo expone la Fiscalía en su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Efe, donde relata los abusos y agresiones sexuales a los que supuestamente sometió este sacerdote a la víctima entre enero de 2011 y junio de 2013, aprovechando su situación de "aislamiento familiar" para llevar a cabo "su comportamiento lascivo".

"Quitarle el demonio"

El escrito narra, incluso, cómo el acusado y la madre de la víctima, con quien supuestamente mantenía una relación, la sometieron a un "exorcismo" para quitarle el "demonio" que tenía dentro.

Un día después de aquel suceso, el acusado la citó en su despacho "con el pretexto de continuar con el exorcismo" y la agredió sexualmente, indica la Fiscalía. "Después de esta situación, el comportamiento del acusado se repitió", añade.

De esta forma, a lo largo del escrito, el fiscal va describiendo una serie de episodios en los que el acusado agredió, presuntamente, de la víctima, tanto sexual como físicamente cuando ella oponía resistencia, llegando a darle "una paliza" por la que "tuvo que ser atendida en el hospital de Talavera de la Reina".

Además de insultarla, señala el escrito, llegó a decirle que "no tuviese miedo, que era lo que Dios quería" y también la amenazó con que "si lo contaba, la mataba".

"En soledad durante años"

La víctima tiene una serie de "padecimientos psiquiátricos" compatibles con "haber experimentado acontecimientos traumatizantes, como pueden ser los abusos-agresiones sexuales continuados en el tiempo, que la víctima vivió en soledad durante años en una situación de vulnerabilidad", expone el fiscal.

Además de la pena de prisión, la Fiscalía quiere que se inhabilite al acusado para cualquier profesión u oficio que conlleve el contacto regular con menores, que se le someta a libertad vigilada durante 10 años y que se le prohíba durante 20 años comunicarse con la víctima, cuya "vulnerabilidad" ha tenido en cuenta para formular su petición. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento