Indignados y encerrados en el 'hotel cuarentena' de Mallorca: "Estamos pagando justos por pecadores"

Varios de los jóvenes que permanecen en aislamiento en el hotel Palma Bellver de Palma, al tener relación directa o indirecta con el brote por covid de un viaje de estudios en Mallorca.
Varios de los jóvenes que permanecen en aislamiento en el hotel Palma Bellver de Palma, al tener relación directa o indirecta con el brote por covid de un viaje de estudios en Mallorca.
EFE/CATI CLADERA

El coronavirus ha vuelto a poner el foco en los jóvenes. Esta vez, por un 'macrobrote' originado en Mallorca entre estudiantes que viajaron a la isla para celebrar el fin de curso. Más de 200 permanecen en cuarentena en un hotel que ha sido adaptado para la ocasión; y ese ha sido precisamente la causa de la polémica, pues muchos denuncian falta de información y arbitrariedad a la hora de aislarles.

Aunque se sospechan los posibles orígenes de la transmisión -un concierto que se celebró la semana pasada y aglomeraciones en locales, entre otro tipo de eventos masivos susceptibles de promover los contagios- no se sabe, o no se ha dado a conocer todavía, el foco que originó el llamado 'macrobrote', que suma ya más de 1.100 positivos de ocho comunidades distintas. Esto es, el 26% de los jóvenes peninsulares que viajaron a la isla.

En el hotel Palma Bellver, donde han sido trasladados todos los identificados por los rastreadores, los sentimientos son de diversa índole. Muchos han manifestado su indignación a través de las redes sociales e incluso en medios de comunicación. Otros piden explicaciones y que se les detalle la razón por la que se les considera contactos estrechos. "Estamos pagando justos por pecadores", asevera Álvaro Picazo, un joven madrileño de 18 años que, como los demás, viajó a la isla junto a sus compañeros del instituto. Picazo cuenta a 20minutos que el brote se originó la semana pasada, cuando ellos todavía no estaban en la isla, por lo que les parece "injusto" que ellos deban permanecer retenidos sin saber a ciencia cierta en qué momento pudieron haber estado expuestos al virus.

Álvaro Picazo, uno de los jóvenes madrileños que deben permanecer en cuarentena en el hotel Palma Bellver.
Álvaro Picazo, uno de los jóvenes madrileños que deben permanecer en cuarentena en el hotel Palma Bellver.
20minutos

Ahora mismo son el único grupo de estudiantes de Madrid en cuarentena, según cuenta a este periódico. Ellos llegaron en ferry el miércoles 23 de junio, pero les trasladaron la orden de aislarse el día 26. En esos tres días, explica, las únicas actividades que algunos de ellos realizaron fueron deportes acuáticos y un viaje en catamarán. "Si me dicen que realmente hemos estado en contacto con una persona que tiene Covid, yo soy el primero que dice que esto está bien. Pero la mayoría de personas que participaron en los macrobotellones o en el festival, ya están en la península", asegura.

A su grupo, formado por una veintena de jóvenes madrileños, les han realizado ya dos pruebas: una de antígenos, y otra PCR para salir de dudas. En ambas han dado negativo, pero aun así deben permanecer en cuarentena. "El gobierno balear nos está declarando a todas las personas jóvenes que hemos estado en Mallorca, en la zona del Arenal o en algunos hoteles de la zona, como contactos estrechos", explica Sergio Yepes, compañero de Álvaro. 

Sergio Yepes, el estudiante madrileño que permanece en cuarentena en un hotel de Mallorca.
Sergio Yepes, el estudiante madrileño que permanece en cuarentena en un hotel de Mallorca.
20minutos

"Estamos metidos en un hotel medicalizado en el que se sabe que hay casos confirmados de coronavirus que podrían estar perfectamente en la terraza de al lado, y nosotros, que somos negativos, nos tenemos que quedar aquí. Es indignante, porque no queremos quedarnos en un sitio en el que hay personas positivas pudiendo volver a nuestras casas y guardar cuarentena ahí", añade.

"El gobierno balear ha metido a todos en un mismo saco sin pruebas, y no sé hasta qué punto eso puede llegar a ser legal"

Ambos relatan que el momento en el que les dieron la noticia fue un poco "agobiante". La Consejería de Sanidad les llamó para comunicarles que deberían permanecer confinados en el hotel en el que llevaban alojándose unos días y que al día siguiente una ambulancia les trasladaría a otro con el resto de contactos. "Ninguno sabíamos nada, ni hasta qué punto podíamos negarnos, ni si teníamos que acatar esa orden o incluso si realmente era legal", afirma Yepes. Su compañero, Sergio, explica que, si bien algunos quisieron negarse en un principio, se asustaron al ver que intervenía la Guardia Civil. 

Pero ellos aseguran que no han hecho nada mal. "Nosotros sí que hemos sido responsables. Yo tengo la conciencia tranquila y a las pruebas me remito: todos hemos dado negativo", señala Picazo. El joven afirma que "lo que está haciendo el gobierno balear no es normal, porque ha metido a todos en un mismo saco sin pruebas, y no sé hasta qué punto eso puede llegar a ser legal". Considera el madrileño que, puesto que han dado todos negativo, deberían volver a la capital y hacer la cuarentena de diez días en sus casas. 

Ahora, acatan la orden mientras sus padres presionan a cualquiera que pueda agilizar el proceso de vuelta a la Península, donde ya deberían estar de haber transcurrido el viaje tal y como planearon. Mientras tanto, permanecen aislados con resignación en la habitación que se les ha asignado para guardar cuarentena. "No sabemos nada de nada. No saben donde se ha originado el brote. Decían en la televisión que hay un teléfono de contacto, pero no lo cogen. He llamado a recepción y tampoco sabía nada", relata Álvaro. 

Algunos acompañados, otros solos; pero todos con la sensación de que no están siendo debidamente informados sobre su situación y con la certeza de que se está produciendo una injusticia con ellos. "Estamos preocupados y lo único que queremos es volver a casa", concluye Sergio. 

Ocho comunidades con casos de Mallorca

Los casos positivos vinculados a viajes de estudios a Mallorca y Menorca rondan el millar en toda España. Madrid ha sido la comunidad que más casos ha registrado asociados a este brote: 526, de los cuales 493 son estudiantes y 33 casos secundarios. Hay, además, 2.600 contactos en cuarentena, según ha informado la Consejería de Sanidad. País Vasco ha elevado este lunes a 172 los jóvenes contagiados y 302 los que guardan cuarentena. s el brote de Mallorca

En Cataluña han contabilizado 132 contagiados que viajaron a Mallorca y 76 a Menorca, y ya están barajando la posibilidad de empezar a vacunar a los jóvenes ante el aumento de casos en esas edades. Por ahora, se centran en seguir rastreando posibles contactos y programar pruebas de diagnóstico. 

Andalucía también ha sido otra de las más afectadas por estos brotes. Se ha identificado un total de 550 personas vinculadas al brote de Mallorca, y 107 de ellos ya están de regreso en Andalucía. 

En Galicia los positivos relacionados suman ya 102, mientras en Murcia, el consejero de Salud, Juan José Pedreño, estima que son unos 54 jóvenes los contagiados en Palma y unas 200 personas como contactos estrechos. 

Asimismo, Castilla-La Mancha ha detectado 19 positivos vinculados con este caso, mientras mantiene a 120 en sospecha. Cifra parecida a la de Castilla y León, que ha registrado 12 positivos y 50 contactos estrechos. 

Sanidad, por su parte, ha reconocido este lunes que estos datos son "importantes". El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha explicado en rueda de prensa que "se generó la situación perfecta para una transmisión del virus", pero ha indicado también que "no es la primera vez que pasan cosas parecidas". Ha aseverado el epidemiólogo que las aglomeraciones producidas en el fin de semana del 18 al 20 de junio fueron un "caldo de cultivo perfecto" para multiplicar la transmisión, que ha dejado ya una huella considerable en la incidencia general.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento