Sánchez aparta a Junqueras de la mesa de negociación y afirma que la Constitución marca los límites

  • El presidente confirma que convocará una Conferencia de Presidentes la última semana de julio en Salamanca.
  • Acusa al PP de practicar la oposición "más furibunda" y sostiene que Aznar "representa el pasado".
  • Anuncia que los británicos que visiten Baleares necesitarán tener la vacunación completada o una PCR negativa.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este lunes durante la entrevista en la Cadena SER.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este lunes durante la entrevista en la Cadena SER.
POOL MONCLOA / B.P.B.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, excluyó este lunes a Oriol Junqueras de la mesa de negociación entre el Ejecutivo central y el Govern de la Generalitat, al afirmar que se trata de una mesa "entre gobiernos" donde se sientan "representantes de los dos ejecutivos", y subrayar que sobre el líder de ERC pesa todavía una pena de "inhabilitación", lo que "no se compadece con una representación del Ejecutivo catalán en ese diálogo".

El líder del Ejecutivo hizo estas declaraciones en una entrevista en la Cadena SER, la primera que concede tras otorgar los indultos el pasado martes a los líderes catalanes condenados por el procés. En ella también dijo, de cara a la reunión que este martes mantendrá con el president Pere Aragonès –que le demandará la autodeterminación y la amnistía–, que "la Constitución no es un dogma", pero que "sí marca el territorio sobre el cuando podemos dialogar".

Sánchez insistió en que la democracia española "no pide a nadie que cambie de ideas", pero reclamó respeto a la "legalidad democrática" y sostuvo que "no se puede obligar" a la ciudadanía catalana a "elegir" entre ser catalana o española. Asimismo, llamó repetidamente a los independentistas a "reconocer" a la parte de Cataluña que "a veces tratan de invisibilizar" Además, recalcó que "dentro de la Constitución hay muchas cosas" que se pueden hacer y que, aunque no haya acuerdo sobre la autodeterminación o la amnistía, puede haber "aproximación" en otros asuntos.

En ese punto recuperó la propuesta de la "agenda del reencuentro", que recopila "muchas cuestiones que en esta década el nacionalismo había planteado como demandas no resueltas" en materias como infraestructuras, inversiones o memoria democrática. "Hemos ido dando respuestas parciales y creo que es un camino donde nos podemos encontrar", apuntó Sánchez, que se mostró sensible a la demanda de "más autogobierno" que a su juicio hay en la ciudadanía catalana, pero "siempre dentro de España y de Europa".

Preguntado por los indultos admitió su cambio de opinión –en la campaña de 2019 Sánchez se mostró partidario del "cumplimiento íntegro" de las penas–, pero insistió en que "ahora" lo "útil" es el "perdón", y no el "castigo", y que el objetivo fundamental debe ser "restaurar la convivencia", un proceso "que será largo, difícil" y requerirá de la "generosidad" de todos. Además, rechazó que la medida de gracia venga motivada por su dependencia de ERC en el Congreso. 

También se refirió a la imagen vista este domingo en el marco del Mobile World Congress en Barcelona, donde Aragonès plantó a Felipe VI a su llegada y en el tradicional besamanos al jefe del Estado, si bien ambos compartieron mesa en la cena posterior. A juicio de Sánchez, que compartió mesa y mantel con ellos y también con la alcaldesa, Ada Colau, se trata de un gesto que indica que "estamos en el camino de recuperar la normalidad institucional".

Una oposición "furibunda"

Sobre la oposición, afirmó que el PP "está haciendo la oposición más furibunda" de Europa al no reconocer la "legitimidad" del Gobierno, "cuestionar" la calidad de la democracia española ante Bruselas y romper "consensos básicos", en referencia a la ausencia de los populares este domingo en el acto de homenaje a las víctimas del terrorismo que se celebró en el Congreso.

El presidente dijo que una "oposición de Estado" y "útil" haría "mejor al Gobierno", y lamentó que el Aznar "marque la línea" al PP de Pablo Casado. "Aznar representa el pasado", insistió Sánchez, quien sostuvo que el expresidente "lo primero que tendría que hacer es pedir perdón por meter a España en una guerra injusta". También restó importancia a la moción de censura que podría plantear Vox, al recordar que ya presentó y perdió una el pasado otoño.

Conferencia de presidentes en julio

En el transcurso de la entrevista, el presidente también confirmó que la última semana de julio se celebrará una Conferencia de Presidentes autonómicos en Salamanca, donde se abordarán cuestiones como el plan de recuperación, el reto demográfico o el avance de la vacunación, de la que apuntó que es "extraordinariamente intensa" en nuestro país, donde la mitad de la población tiene ya al menos una dosis.

También anunció que los británicos que visiten Baleares necesitarán tener la vacunación completada o una PCR negativa, como el resto de europeos, y justificó la necesidad de esta medida en la "negativa" evolución de la incidencia en Reino Unido y en la necesidad de "tomar alguna precaución".

Finalmente, Sánchez evitó referirse a una posible crisis de Gobierno –con la que se viene especulando en las últimas semanas– y se limitó a replicar que "no es una prioridad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento