¿Tienes miedo a la oscuridad? La culpa es de tu cerebro

<p>Miedo en la cama.</p>
Miedo en la cama.
FLICKR

El miedo es una respuesta común a la oscuridad, especialmente en los niños, y ahora los científicos creen que podrían haber descubierto los mecanismos cerebrales detrás de él, mecanismos que funcionan en un par de áreas del cerebro en particular.

La sección de la amígdala del cerebro es responsable de procesar las emociones y regular nuestra respuesta al miedo, y un nuevo estudio destaca cómo la actividad cerebral en esta región cambia cuando estamos expuestos a la luz y la oscuridad.

"La luz, en comparación con la oscuridad, suprime la actividad en la amígdala", escriben los investigadores en su artículo, publicado en PLOS ONE. "La exposición a la luz moderada resultó en una mayor supresión de la actividad de la amígdala que la luz tenue", añaden.

Además, la presencia de luz parece fortalecer el vínculo entre la amígdala y la corteza prefrontal ventromedial, otra parte del cerebro que está asociada con el control de nuestra sensación de miedo.

En esta nueva investigación, se analizaron escáneres cerebrales de resonancia magnética funcional de 23 personas que estaban expuestas a períodos de 30 segundos de iluminación tenue (10 lux) y moderada (100 lux), así como a oscuridad (<1 lux). Las exploraciones duraron alrededor de 30 minutos en total.

Se demostró que la iluminación moderada causa una "reducción significativa" en la actividad de la amígdala, mientras que la iluminación tenue provoca una reducción menor. También hubo una mayor "conectividad funcional" entre la amígdala y la corteza prefrontal ventromedial durante los momentos en que las luces estaban encendidas.

En otras palabras, la luz podría mantener en funcionamiento los centros de control del miedo de nuestro cerebro, según esta pequeña muestra de voluntarios. Harán falta más datos para averiguar qué está sucediendo exactamente, pero las desconexiones entre estas áreas del cerebro se han relacionado anteriormente con la ansiedad.

"Estos efectos pueden contribuir a los efectos de mejora del estado de ánimo de la luz, a través de una reducción del afecto negativo relacionado con el miedo y un procesamiento mejorado de la emoción negativa", escriben los investigadores.

La conexión entre la luz, la oscuridad y la actividad en el cerebro está bien establecida: los cambios en la luz nos ayudan a saber cuándo dormir, tienen un impacto en nuestros niveles de alerta y también pueden afectar nuestro estado de ánimo.

Es posible que poder controlar la exposición a la luz, algo de lo que solo hemos sido capaces muy recientemente en nuestra historia evolutiva, podría ser una forma de abordar esta fobia en particular. Los tratamientos de fototerapia ya se utilizan ampliamente para afecciones como la depresión, aunque los científicos no comprenden completamente cómo o por qué funcionan.

La clave podría estar en las llamadas células ganglionares retinianas intrínsecamente fotosensibles (ipRGC), que captan la luz de los ojos y la transmiten a diferentes partes del cerebro. El siguiente paso es aprender más sobre cómo interactúan con la amígdala.

"Se necesitará más trabajo para comenzar a comprender la contribución única de diferentes subconjuntos de ipRGC y otros fotorreceptores, tanto en los aspectos visuales como no visuales de las respuestas a la luz", escriben los investigadores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento