El presunto jefe de una banda neonazi dice en el juicio que son un grupo de "colegas"

Uno de los 14 acusados de pertenecer al grupo neonazi Hammerskin.
Uno de los 14 acusados de pertenecer al grupo neonazi Hammerskin.
EFE

El presunto jefe del grupo neonazi  Hammerskin-España ha dicho en el juicio contra 15 supuestos miembros de la banda en la Audiencia Provincial de Madrid que no se trata de una organización, sino de un "grupo de amigos internacional".

José Eduardo C.H., para el que el fiscal pide seis años de cárcel, ha reconocido que conoce a miembros de Hammerskin Nation, un "grupo" en el que no hay jefes ni tesoreros, ha dicho, porque son "colegas", y cuya ideología se basa en los principios de "familia y trabajo", "honor" y "fidelidad".

Aunque ha afirmado que conoce la ideología de este "grupo" (que en principio no admite a negros, gays ni comunistas) y que ayudó, junto a su esposa, a traducir del inglés la Constitución de la banda, ha señalado que "sus creencias católicas" no le permiten compartirla.

El grupo Hammerskin-España fue desmantelado en febrero de 2003 a partir de la operación Puñal desarrollada por la Guardia Civil en las provincias de Madrid, Barcelona, Valencia y Guadalajara a raíz de diversos ataques racistas que tuvieron lugar en la Universidad Complutense y en varias localidades madrileñas en los meses anteriores.

Familia "del bando nacional"

Sin embargo, el presunto líder de la banda a nivel nacional sí ha reconocido tener "algo de afección" a las ideas nacionalsocialistas, ya que su familia era del "bando nacional" durante la Guerra Civil.

A preguntas del fiscal sobre el Holocausto, José Eduardo C.H. no ha querido contestar porque, ha dicho, no le gusta "el tema político".

Al comienzo de su declaración, el acusado ha admitido pertenecer a este grupo neonazi, pero más adelante lo ha negado alegando que se había "equivocado".

No obstante, sí ha reconocido haber participado, tras una visita al Valle de los Caídos, en un concierto celebrado coincidiendo con la conmemoración del 20-N en el que, según el informe del fiscal, pudieron escucharse letras que defienden la supremacía de la raza blanca y promueven a la discriminación, el odio y la violencia hacia determinados colectivos.

También han declarado otros cinco acusados, que han negado su pertenencia a Hammerskin-España, a la que algunos conocían como una marca de ropa, aunque han reconocido poseer objetos con simbología nazi por los que "sentían curiosidad", así como haber participado en conciertos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento