España es el segundo país con mayor abandono escolar de la UE y supera en un 60% el objetivo fijado para 2020

  • El 16% de los jóvenes entre 18 y 24 años dejaron los estudios sin completar la secundaria. La meta europea era el 10%.
  • La tasa masculina (20,2%) es la más elevada de la UE y la diferencia con la femenina (11,6%) es la mayor del continente. 
Un aula vacía.
Imagen de archivo de un aula escolar vacía.
EUROPA PRESS

España es el segundo país de la Unión Europea con peores cifras de abandono escolar prematuro. Según el último informe anual de Eurostat sobre esta materia, en 2020 el 16% de los jóvenes españoles entre 18 y 24 años no habían completado la secundaria -el nivel mínimo obligatorio- una tasa solo superada por la de Malta, que lidera el ranking con un 16,7%.

Aunque España mejoró en 1,3 puntos porcentuales el resultado de 2019 -lo que supone la mayor caída interanual desde 2015-, la elevada proporción de alumnos que no terminó la ESO sitúa al país aún muy lejos de los objetivos marcados por la Unión Europea. El umbral máximo de abandono escolar fijado por la UE como meta para 2020 era del 10%, una tasa de la que España se desvió el año pasado un 60%, pero que la mayoría de países del club europeo sí que cumplió, pues la media comunitaria se quedó en un 9,9%.

De esta forma, España forma parte junto a Malta (16,7%), Rumanía (15,6%), Italia (13,1%), Bulgaria (12,8%), Hungría (12,1%), Chipre (11,5%) y Alemania (10,1%) del grupo de los ocho países que no alcanzaron el objetivo comunitario. Todos ellos deberán redoblar sus esfuerzos para cumplir con el 9% que se ha marcado la Unión Europea para el año 2030.

Una buena parte del problema español está en la brecha de género que caracteriza al abandono escolar patrio. Uno de cada cinco jóvenes que viven en España (20,2%) finalizó sus estudios sin haber completado la ESO, la tasa de abandono masculino más elevada de toda la UE. Sin embargo, la proporción entre las jóvenes es mucho menor, con una proporción del 11,6%, la quinta más elevada. La diferencia entre sexos (8,6 puntos) es la más abrupta en cualquier país de la UE y duplica con claridad la media comunitaria, que asciende a 3,8.

Y otra de las cuestiones que hace aún más problemática la situación es el elevado paro juvenil, que en España afecta al 29,2% de los menores de 30 años en edad de trabajar. A diferencia de Malta, donde uno de cada siete jóvenes que no terminó la ESO tiene un empleo, en España esa proporción solo llega al 40%. La frustración de estos jóvenes puede resumirse en este dato: el 44% de los españoles entre 18 y 24 años que abandonó prematuramente manifiesta que le gustaría trabajar pese a no encontrar empleo.

Un problema endémico en España 

Al igual que ocurre con el desempleo juvenil, la elevada tasa de abandono escolar prematuro es un problema endémico desde hace muchos años. España lleva desde 2002 sin bajarse de los tres primeros puestos de países con peores tasas, aunque en los últimos 19 años ha descendido notablemente la proporción de abandonos prematuros, especialmente a partir de la crisis de 2008.

Sin embargo, Malta y Portugal, los únicos países que tenían peores cifras que las españolas cuando se implantó el euro (53% y 45% respectivamente, frente al 31% español) han sido mucho más ambiciosos a la hora de frenar este problema. Desde 2002, la tasa de abandonos se ha desplomado un 80% en Portugal y un 69% en Malta, mientras que en España la caída ha sido del 46%, más en la línea de la media comunitaria del 41%.

Los fuertes descensos en el número de abandonos que iniciaron Portugal y Malta con la llegada del nuevo siglo llevaron a España a convertirse por primera vez en su historia en el país con peores tasas de la UE en 2011, una posición que llegó a ocupar hasta siete años durante la década pasada y que se ha ido alternando con Malta.

Buen desempeño universitario

En contraste con el pobre desempeño en los niveles más básicos del sistema educativo, España es uno de los países europeos con mayor proporción de jóvenes con estudios superiores. 

Según las cifras que publica Eurostat, el 47,4% de los españoles entre 25 y 34 años tiene estudios universitarios, una categoría que engloba desde las diplomaturas hasta el doctorado. La buena labor de España en esta categoría sitúa al país como el noveno con mayor proporción de jóvenes con estudios superiores, por detrás de Luxemburgo (60,6%), Irlanda (58,4%), Chipre (57,8%), Lituania (56,2%), Países Bajos (52,3%), Francia (49,4%), Suecia (49,2%) y Bélgica (48,5%).

En este apartado España sí supera la media comunitaria (40,5%) y cumple con los objetivos marcados por Bruselas, que prevén que para el año 2030 al menos el 45% de los jóvenes residentes en la UE tengan estudios universitarios de algún tipo, una condición que por ahora solo cumplen 11 Estados del bloque.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento