Gasolinera
Un joven llena el depósito de su coche. ARCHIVO

Si a la subida de impuestos a los hidrocarburos aprobada la semana pasada por el Gobierno, que supone 2,9 céntimos más por litro de carburante, se le suma el 16% de IVA, el incremento final será aproximadamente de "3,36 céntimos por cada litro de carburante", explicó la patronal de empresarios de estaciones de servicio Aedecar.

Esta subida afectará de forma negativa a las ventas de las gasolineras

La aplicación de esta subida impositiva llega en un momento de continuas subidas del precio de los carburantes. Si se toma como referencia el dato del boletín petrolero de la UE de la semana pasada, el precio medio del litro de gasolina euro-súper 95 sería ahora de 1,05 euros y el de diésel 0,93 euros, con el IVA incluido.

Víctor García Nebreda, secretario general de Aedecar, explicó a 20minutos.es que la subida impositiva entró en vigor el pasado sábado, pero que "dependiendo del sistema de venta que tenga cada gasolinera" lo habrán aplicado ya o no.

García Nebreda considera que esta subida afectará de forma negativa a las ventas de las gasolineras y afirmó que "lo que nos gusta es que el producto esté barato porque la gente consume más". "El consumo va a bajar seguro", insistió el responsable de Aedecar, quien recordó que "en lo que llevamos de año ha bajado un 11%".

Menos impuestos que en la UE

No obstante, los impuestos especiales aplicados en España a los hidrocarburos son de los más bajos de la UE, pero en todos los casos rebasan el nivel mínimo establecido por la legislación comunitaria.

Llenar el depósito saldrá, como mínimo, 1,30 euros más caro

En el caso de la gasolina sin plomo, los países deben imponer un gravamen mínimo de 359 euros por 1.000 litros y en España, antes de que entraran en vigor las subidas de la semana pasada, ya oscilaba entre 395,69 y 426,92 euros, dependiendo de la calidad del carburante.

En cuanto al gasóleo para automoción, España ya le imponía el nivel mínimo fijado por la normativa comunitaria, 302 euros por 1.000 litros.

Lo que es seguro es que llenar el depósito saldrá, como mínimo, 1,30 euros más caro. Eso si las gasolineras no aprovechan esta subida para incrementar los precios finales del carburante, imitanto a la industria tabaquera.

El Gobierno explicó que con  esta subida impositiva sobre el carburante se conseguirán más de 1.000 millones de euros, necesarios para dotar de fondos a la Ley de la Dependencia.

Entre los críticos a esta medida impositiva está Facua, que considera "contradictorio" que el Gobierno haya decidido subir en 2,9 céntimos por litro los impuestos de los combustibles de automoción al tiempo que lanza planes para fomentar la compra de coches.