El Gobierno dispara las exportaciones de material de defensa: en 2020 autorizó vender 26.500 millones a 82 países

  • El año pasado se vendieron de forma efectiva armas y otros materiales de defensa por 3.622 millones de euros.
  • El 77,3% de lo exportado fue a parar a socios europeos o de la OTAN.
  • PP o Bildu preguntan al Ejecutivo si garantiza que las armas vendidas a Arabia Saudí (por 48,3 millones) no están siendo usadas en Yemen. 
Imagen de la fragata "Almirante Juan de Borbón" (F-102) de la Armada Española.
La fragata "Almirante Juan de Borbón" (F-102) de la Armada.
MINISTERIO DEL INTERIOR

El comercio de armas siguió boyante en España en 2020 pese a la pandemia. Según revela el informe oficial de Estadísticas de exportación de material de defensa, el Gobierno autorizó el año pasado ventas de material militar y de productos y tecnologías de doble uso a más de 80 países por valor de 26.551 millones de euros, lo que supone un incremento de nada menos que el 163% con respecto a 2019. Las ventas ejecutadas de manera efectiva ascendieron a 3.622 millones de euros, un descenso del 10,4% con respecto al año anterior.

La secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, compareció este jueves ante la comisión de Defensa del Congreso para presentar el informe de un año atípico por la pandemia en el que las ventas de armas y otro material de defensa cayeron, aunque en el mismo porcentaje (en torno a un 10%) que las exportaciones en general. Las autorizaciones de venta, no obstante, se dispararon debido a operaciones comerciales que se cerraron, pero que "no llegaron a materializarse en su totalidad en 2020", según explica el propio informe.

Estas autorizaciones que han disparado el valor de las exportaciones para las que el Gobierno ha concedido licencia son casi en su totalidad para vender a socios europeos. Entre ellas se cuentan, apunta el documento, "tres licencias generales de sistemas de protección de misiles, equipos de contramedidas y componentes para aviones de transporte" que se exportarán a Alemania, Francia y Reino Unido "en el marco de un programa de cooperación europeo por un valor total de 8.000 millones de euros", así como "diez licencias individuales de partes, piezas, repuestos, equipos de tierra, documentación y asistencia técnica para aviones de transporte" que también se venderán a esos tres países y a Bélgica y Luxemburgo "por un valor total de 7.500 millones de euros".

Al igual que ocurre con las ventas autorizadas pero aún no completadas en su totalidad, las exportaciones ejecutadas por completo en 2020 fueron mayoritariamente a parar a la UE o la OTAN. El 77,3% del total del material, con un valor de casi 2.800 millones de euros, se vendió a países pertenecientes a alguna de estas dos organizaciones -o a ambas-, y los socios principales fueron  los Países Bajos (compró material por 668,5 millones de euros), Alemania (España le vendió bienes por valor de 659,4 millones de euros), Francia (414,7 millones de euros) y el Reino Unido (398,8 millones de euros).

Exportaciones a Australia, Brasil, Arabia Saudí o Marruecos

Eso significa que España vendió armas y diferente material de defensa a países fuera del club comunitario y de la alianza atlántica por valor de algo más de 822 millones de euros. Y entre ellos destacan cuatro: Australia (256 millones de euros en exportaciones de un buque de apoyo, entre otro material), Singapur (compró a España material por valor de 179 millones de euros, incluido un avión de reabastecimiento en vuelo y un vehículo no blindado), Brasil (al que España vendió un avión de transporte y otras armas por valor de 51,6 millones) y Arabia Saudí.

La monarquía saudita se gastó en 2020 un total de 48,3 millones de euros en material bélico y de defensa español, a pesar de encontrarse en una zona caliente desde el punto de vista geopolítico y de que existen sospechas de que el material exportado puede estar utilizándose en la guerra civil de Yemen, como denunciaron varios portavoces este jueves en el Congreso. Entre otro material, España vendió a Arabia Saudí "granadas de mortero completas, morteros y sistemas de observación avanzado destinados a la vigilancia de fronteras, disparos fumígenos, minas lapa, lanchas rápidas para el transporte de tropas, plataformas estabilizadoras multipropósito" o "repuestos para aviones de combate", explica el informe.

Otra monarquía absoluta de la zona, el Sultanato de Omán, también realizó un importante desembolso en armas españolas el año pasado, por valor de 31 millones de euros. Entre el material adquirido se cuenta "munición de artillería, granadas de mortero completas, fumígenas e iluminantes, 70 vehículos no blindados de transporte de tropas de fabricación española" y "partes, piezas y repuestos para aviones de transporte" militar. Y casi la misma cantidad, 32 millones, se gastó Turquía en "granadas de mortero fumígenas e iluminantes, munición de armas ligeras, mecha lenta, estaciones de control remoto de armas ligeras" y "repuestos" para blindados y aviones de transporte.

Las empresas españolas -con la autorización del Ministerio de Defensa- también vendieron armas al vecino Marruecos por una suma de 12 millones y medio de euros. El Gobierno marroquí compró con este dinero, según detalla el informe, "granadas de mortero, repuestos de mortero, explosivo plástico, detonadores, cordón detonante y mecha lenta, motores para vehículos blindados, recambios y consumibles para la reparación de cadenas de tanques" y piezas para aviones militares.

Sin "evidencia" de que las armas se usen en Yemen

Las exportaciones de material de defensa realizadas en 2020 a Marruecos y a Arabia Saudí fueron este jueves especialmente polémicas en la comisión del Congreso donde la secretaria de Estado de Comercio presentó el informe. Formaciones de todo el arco parlamentario, del PP a EH Bildu, preguntaron expresamente a Xiana Méndez si puede garantizar que las armas españolas vendidas a la monarquía saudí "no están siendo utilizadas en un conflicto bélico", en palabras del portavoz popular en la comisión. 

La ley española prohíbe expresamente exportar armas "cuando existan indicios racionales de que [...] puedan ser empleados en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad en un ámbito mundial o regional, puedan exacerbar tensiones o conflictos latentes" o puedan ser utilizadas "con fines de represión interna o en situaciones de violación de derechos humanos".

En respuesta, Méndez sostuvo que el Gobierno no tiene "ninguna evidencia de utilización de estos materiales en el conflicto del Yemen", y aseguró que "tampoco se ha encontrado material español en territorio yemení perteneciente al Gobierno legítimo del Yemen", con el que tiene relación Arabia Saudí. La secretaria de Estado también se vio obligada a explicar que España está "muy vigilante" con el posible uso para labores policiales o de antidisturbios del material exportado por España a Turquía, pese a ser un socio de la OTAN. Y, preguntada por la venta de armas a Marruecos, Méndez definió a ese país como un "socio estratégico y natural".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento