El Gobierno ve "grave" que PP, Vox y Cs recurran los indultos y les acusa de "judicializar" la política

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
J.J. Guillén / EFE
La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
EFE

El Gobierno acusó este jueves a la oposición de "judicializar" la política por su decisión de recurrir los indultos a los líderes independentistas condenados por el procés. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, sostuvo que no "sorprende" que PP, Vox y Ciudadanos acudan a los tribunales para revertir esta medida de gracia, pero agregó que ello no "resta gravedad" al hecho. "No podemos dirimir la política en sede judicial y pasar una patata caliente a los tribunales", consideró.

A preguntas de los periodistas, Montero defendió que el Gobierno está "tranquilo" ante esos recursos –Vox y Cs los presentaron este jueves, y el PP lo hará próximamente–, porque el Ministerio de Justicia "ha trabajado de forma concienzuda" para sustanciar de "manera correcta y rigurosa" la motivación de la medida de gracia, pero insistió en que "inquieta" que formaciones que han gobernado, en referencia al PP, "siempre" recurran a la "judicialización" cuando "pierden" o cuando "no están en condiciones" de "ganar los debates políticos".

La portavoz, además, recalcó que el Gobierno es quien tiene las "competencias exclusivas" en materia de indultos, que es "su prerrogativa" conceder la medida de gracia y que ha decidido sacar de la cárcel a los condenados por el procés porque considera que con ello se contribuye a la "concordia" y el "diálogo". "No hacer nada no es una opción. la inacción del PP condujo a la fuga de Puigdemont, el referéndum ilegal y la declaración unilateral de independencia", agregó María Jesús Montero.

Salida de prisión

Sobre las imágenes de este miércoles, en las que los líderes independentistas salieron de prisión entre gritos en favor de la independencia y la amnistía, Montero dijo que "era de esperar", porque el indulto no exige a nadie que "renuncie a sus ideas" y porque en la Constitución también tienen cabida aquellos que no están de acuerdo con ella. "Esas expresiones eran de prever que se podían ver estos días", agregó la portavoz, quien advirtió de que "cada uno puede pensar lo que quiera pensar", si bien "todos" tienen que "respetar la legalidad" vigente.

En ese sentido, expresó su deseo de que la situación "se reconduzca" por la vía del "diálogo y la convivencia", e "intentando poner encima de la mesa propuestas que mejoren la vida de los ciudadanos". El siguiente paso previsto en la agenda del Gobierno con Cataluña es la reunión que mantendrán el presidente, Pedro Sánchez, con el president de la Generalitat, Pere Aragonés, el martes que viene en la Moncloa.

Después llegará el turno de la mesa bilateral de negociación, sobre la que Montero no precisó si se reunirá antes de verano o a la vuelta de las vacaciones. "Conforme se acerca el verano es más difícil encontrar huecos", comentó, si bien subrayó la "absoluta disponibilidad" del Gobierno para mantener ese encuentro. Además, aprovechó la ocasión para pedir al Govern que abandone la fase de "posiciones extremas" y se centre en peticiones "viables" que permitan "avanzar" en un mayor autogobierno para Cataluña.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento