Elena Salgado
La ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado (en el centro), durante la inauguración de un seminario sobre la crisis en la Universidad Internacional Menendez Pelayo (Santander). EFE

El caso de Caja Castilla-La Mancha (CCM) podría no ser único. La vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha advertido este lunes desde Santander que 2010 "puede ser un año de dificultades para el sector financiero español", por lo que considera oportuno agilizar la aprobación del plan de rescate de entidades financieras para antes de vacaciones.

Salgado ha aclarado que no tiene constancia de que en estos momentos haya ninguna entidad en la misma situación que la caja intervenida el 29 de marzo pasado. Así lo afirmó durante la inauguración, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander, de un curso de verano sobre la crisis, junto al presidente del BBVA, Francisco González.

2010 puede ser un año de dificultades para el sector financiero español

Pese a todo, la larga duración de la
crisis económica y la exposición excesiva de algunas cajas de ahorro al riesgo de los créditos que han alimentado la burbuja inmobiliaria en España pueden tener unos efectos dramáticos para algunas. Si eso sucede, acabaría interviniendo el Banco de España para evitar que se pongan en riesgo los fondos de ciudadanos y empresas.

El fondo de rescate, bautizado como Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB), se dotará con 9.000 millones de euros que provendrán de los fondos de garantías de depósitos de bancos (4.500) y cajas de ahorro (3.000), así como de los Presupuestos Generales del Estado (1.500).

Salgado adelantó que la medida se aprobará en Consejo de Ministros este mismo mes y que espera que se apruebe antes de agosto con el máximo apoyo de todos los grupos parlamentarios.

Intervenciones transitorias

En el caso de que una caja de ahorros atraviese una situación crítica, explicó la vicepresidenta, el Estado podría entrar en su capital a través del FROB comprando cuotas participativas, aunque lo haría de forma transitoria y sin voluntad de intervenir en la gestión, hasta que esas participaciones fueran recompradas. No ha dejado claro si sólo por cajas de ahorros o también por bancos.

Salgado ha dejado abierta la puerta a que el FROB también pueda intervenir en entidades que no atraviesen dificultades serias para "aumentar su eficiencia y asegurar su viabilidad". En este caso, a diferencia del anterior, los directivos no serían cesados de sus cargos.

Por su parte, el presidente del BBVA, Francisco González, se mostró especialmente crítico con las ayudas estatales que permiten sostener a entidades inviables -bautizadas como 'zombies'-, así como con la "competencia desleal" que plantean los bancos extranjeros que operan en España y que reciben fondos públicos de sus respectivos países.