La última voluntad que Mila Ximénez pidió a su hija Alba para poder estar cerca de sus nietos

Mila Ximénez posa junto a su hija Alba, fruto de su relación con el tenista Manolo Santana, en el estreno de una obra de teatro en 2016.
Mila Ximénez junto a su hija Alba.
GTRES

Mila Ximénez ha fallecido tristemente a primera hora de este miércoles, vistiendo de luto el mundo del periodismo y de la prensa del corazón y llenando las redes y los programas de emotivas dedicatorias y despedidas llenas de cariño hacia la colaboradora de Sálvame.

Desde Telecinco hasta Cuatro, pasando por Telemadrid o la prensa digital, muchas han sido las condolencias que han mandado a la familia Ximénez por tan triste pérdida. Y Sálvame no podía faltar, pues el programa en el que ha pasado su última década trabajando le ha dedicado una entrega especial en homenaje que ha estado llena de recuerdos y lágrimas de los colaboradores.

Tras terminar el programa, los tertulianos han acudido al tanatorio M30 de Madrid para despedirse de su compañera, donde el Padre Ángel ha oficiado una misa en su honor.

El jueves a las 13 horas se celebrará el funeral en el cementerio de la Almudena, en Madrid, donde será incinerada. Y, posteriormente, su hija Alba se llevará sus cenizas a Ámsterdam.

Este miércoles 23 de junio, la periodista y colaboradora de televisión Mila Ximénez ha fallecido este miércoles a los 69 años de edad, víctima de un cáncer de pulmón.

Lo cierto es que Mila Ximénez ha pasado sus últimos momentos tal y como quería: en la más estricta privacidad de su casa rodeada de sus hermanos, Manolo, Encarna y Conchi, y de su hija, Alba. También ha recibido estos últimos días la visita de Jorge Javier Vázquez o María Patiño, quienes acudieron a su casa para poder despedirse de ella.

De hecho, así lo han destacado algunos de sus compañeros, que la escritora ha tenido la suerte de poder despedirse de los suyos y no dejar nada sin decir antes de marcharse.

Parece que, por tanto, se está llevando todo conforme lo pidió Mila Ximénez. Y, tal y como confirmó Lydia Lozano, la decisión de su incineración también forma parte de sus últimas voluntades. "Para Mila, lo que más feliz le hizo no fue Sálvame, fueron sus nietos. La vivencia como abuela le hizo cambiar", ha asegurado Lozano. De hecho, una de las cosas que más lamenta de la pandemia es no haber podido ver a sus nietos en tanto tiempo.

Por eso, la periodista le pidió un último deseo a su hija Alba: ser incinerada y que se llevase las cenizas a Ámsterdam, donde vive con su marido y sus hijos. Y el motivo no es otro que poder estar cerca de sus nietos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento