AUGC denuncia déficit de plantilla y medios ante el preocupante incremento de la mortalidad en carreteras de Valladolid

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) evidencia un déficit en la plantilla actual de la Agrupación de Tráfico (ATGC), con un catálogo de puestos de trabajo claramente "desfasado" y que redunda en el servicio que presta, al tiempo que denuncia carencia de medios.

A través de un comunicado remitido a Europa Press, la asociación ha mostrado su "preocupación" ante el "notable incremento" de la mortalidad en las carreteras del conjunto de Castilla y León y de la provincia de Valladolid "en particular".

"La pasada semana, la jefa provincial de Tráfico de Valladolid, Inmaculada Matías, advirtió del incremento de la siniestralidad en las carreteras de Castilla y León, haciendo hincapié en los siniestros ocurridos en las carreteras de Valladolid, en las que en los últimos cinco meses han perdido la vida seis personas", recuerda AUGC que aplaude la medida de "incrementar" los controles en cualquier punto de la red viaria de la provincia.

"Creemos que es una medida sumamente acertada y que consigue evitar que estos dispositivos se focalicen mayoritariamente en los accesos a la ciudad de Valladolid, aumentando por tanto su efectividad a la hora de disuadir del uso del coche cuando se han consumido drogas o alcohol", añade.

AUGC recuerda que la principal función de la ATGC es la "protección" y el "auxilio" de los usuarios de las vías públicas, con el único fin de evitar los siniestros viales y sus graves consecuencias. Esta labor, encomendada a esta agrupación, se realiza a través de la vigilancia de las carreteras y la disciplina del tráfico de todas las vías de comunicación, cuya red suma un total de 1886 kilómetros en toda la provincia de Valladolid, añade.

En este punto, explica que el Subsector de Tráfico de Valladolid, presenta un "importante déficit" de efectivos, con un catálogo de puestos de trabajo "claramente desfasado" y que actualmente se encuentra cubierto en un 80 por ciento. A esta falta de efectivos, explica AUGC, se le une otro "importante hándicap" y es la "elevada media de edad" de su plantilla, que supera los 50 años.

"La plantilla actual de efectivos en Valladolid resulta claramente insuficiente para prestar un servicio acorde a las misiones que la ATGC tiene encomendadas, entre las que se encuentran todas aquellas actuaciones encaminadas a velar por la seguridad vial, como son los controles preventivos de velocidad, alcohol y drogas; del transportes terrestre, y acompañamiento de vehículos especiales, así como la señalización y auxilio en accidentes de circulación, o el acompañamiento de competiciones deportivas. A esta labor en las carreteras hay que sumar el trabajo burocrático de instrucción de diligencias por delitos contra la seguridad vial, las cuales restan personal operativo para la vigilancia de las vías", argumenta la asociación.

Una consecuencia más que evidente de esta falta de efectivos son los tiempos de respuesta para atender un siniestro vial en horario nocturno, que llega a ser superior a una hora cuando los agentes se encuentran ocupados atendiendo otro incidente, denuncia.

"No podemos olvidar otros factores importantes que inciden en la siniestralidad, y que la Asociación Española de la Carretera expone en su informe de 2019, como el firme de la comunidad de Castilla y León, que es el quinto peor de toda España, o el reflectante de las señales verticales de código (no incluidas las de orientación) que están caducadas en un 72 por ciento, creando un peligro mayor de noche al no garantizar sus propiedades retrorreflectantes", continúa el comunicado.

Al hilo de estos argumentos, AUGC recuerda que para que los agentes de tráfico puedan realizar sus labores con unas "mínimas garantías", "y de esta manera poder ayudar al ciudadano", deben contar con medios "adecuados" que garanticen su seguridad.

MEDIOS

"Recientemente, los guardias civiles de la Agrupación, que prestan servicio en motocicleta en Valladolid, han tenido que ser quienes reclamen al servicio de prevención de riesgos de la Guardia Civil, a través de los servicios jurídicos de AUGC, que los cascos, que en muchos casos superan los diez años de antigüedad, se sustituyeran cuando finaliza su vida útil según el fabricante (cinco años). Objetivo, que tras muchos esfuerzos y varias solicitudes, se ha empezado a conseguir la sustitución de estos cascos indispensables para garantizar la seguridad de los agentes", lamenta.

Del mismo modo, resulta "incomprensible" para la AUGC que los guardias civiles de la agrupación sigan sin disponer de chalecos antibalas individuales adaptados a su fisionomía y que los pocos que existen se tengan que compartir en plena pandemia sanitaria.

"Por todo ello, solicitamos que tras el pase a retiro en los próximos días del General de División Ramón Rueda Ratón, responsable hasta ahora de la nefasta gestión de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, se abra un nuevo tiempo que sirva para modernizar esta especialidad de la Guardia Civil, y volverla a colocar en el lugar que le corresponde", concluye el comunicado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento