Un bulevar cultural desde la plaza de toros hasta el IVAM recuperará 18.000 metros cuadrados para el peatón

  • Urbanismo propone reducir a un carril para coches el tráfico privado en un tramo de la ronda interior de casi 2 kilómetros.
  • ​El céntrico trazado conectará museos, espacios educativos, monumentos y espectáculos con zonas verdes y deportivas.
  • ​El proyecto optará a fondos europeos, se acometerá por fases y tiene un presupuesto de 950.000 para su redacción.
  • Llegir en valencià.
Figuración virtual de la propuesta a la altura de la calle Xàtiva, frente a la Estación del Norte.
Figuración virtual de la propuesta a la altura de la calle Xàtiva, frente a la Estación.
Ayto. VLC

Un bulevar cultural renaturalizado, con tráfico limitado y por tanto con bajas emisiones y de casi dos kilómetros de longitud conectará museos, espacios educativos, monumentos, espectáculos y zonas verdes y deportivas rodeando el centro de València. Esta es la propuesta que ha diseñado el equipo de la Concejalía de Desarrollo Urbano para el tramo de la ronda interior que va desde el inicio de la calle Xàtiva, a la altura de la plaza de toros, hasta el IVAM, junto al Jardín del Turia. Este proyecto, cuyos pliegos aún se están redactando para salir a licitación por 950.000 euros, se realizará por fases y su coste final, de varias decenas de millones de euros, optará a recibir fondos europeos.

El coordinador del área de Urbanismo, Carlos Férnández, ha presentado este martes la iniciativa, que tiene varias dimensiones, desde la urbanística hasta la de movilidad, pasando por la sostenibilidad ambiental, una triple combinación que, precisamente, va en la línea del Plan de Recuperación Next Generation EU al que el Ayuntamiento de València va a presentar un amplio abanico de proyectos.

Esta propuesta, que ya se barajó en los presupuestos participativos Decidim VLC, aunque no desde la calle Xàtiva sino únicamente para Guillem de Castro, ha ido "un paso más allá", según Fernández. El punto de partida es el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de 2013, que establecía que de grandes vías hacia dentro el tráfico debería ser muy reducido. "Hemos cogido la ronda interior porque es donde se concentran el mayor número de recursos culturales, museísticos y monumentales", explica.

El objetivo de la intervención es mantener la accesibilidad al centro para trabajar o ir de compras, pero eliminando lo que los técnicos denominan el "tráfico oportunista", es decir, aquel que no tiene el centro como destino y que utiliza el centro como atajo, de modo que se pueda recuperar una amplia porción de espacio público actualmente destinado al tráfico privado.

Así, la propuesta del departamento que dirige la vicealcaldesa Sandra Gómez pasa por una reducción de carriles para coches a lo largo de 1,96 kilómetros en función de los tramos. Quedará con un carril para vehículos privados en todo el recorrido y con doble carril bus desde Colón (que ya adoptó esta planta viaria) hasta la calle Jesús, desde donde solo habría un carril de transporte público hasta el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM). 

Planta viaria del bulevar cultural: un carril para coches y uno o dos para bus en función del tramo.
Planta viaria del eje: un carril para coches y uno o dos para bus en función del tramo.
Ayto. VLC

De este modo, se pretende recuperar y poner en valor espacios como la explanada del propio IVAM, las alameditas de Guillem de Castro, la plaza de la Encarnación, el acceso a Àngel Guimerà "y, sobre todo, la autopista frente a la plaza de toros y la Estación del Norte", afirma Fernández.

El ámbito total de la actuación comprende una superficie de 55.500 metros cuadrados. Actualmente, el 72% de este espacio está dedicado al coche y el 28% a los peatones. Una vez ejecutado el proyecto, Urbanismo prevé que el reparto sea del 61% para el peatón y del 39% para el tráfico, recuperando así 18.000 metros cuadrados para el disfrute ciudadano y configurando el bulevar cultural. 

El carril bici se mantendría e incluso podría ganar anchura, y también podría desplazarse hacia el interior de la calzada en tramos como el del Pasaje Doctor Serra al crecer las aceras. La actuación plantea también la supresión del túnel que conecta Guillem de Castro con Àngel Guimerà, recuperando así este espacio en ambas calles. "Actualmente solo sirve para saltarse un semáforo. Ahora, con un único carril y menos flujo, no tiene sentido mantener un túnel que impide ampliar aceras en el entorno del Muvim y en Angel Guimerá", explica Fernández.

"Esto transformaría la ronda interior, que actualmente es una barrera entre barrios, cosiéndolos, y permitirá prolongar el eje comercial de Colón expandiéndolo y revitalizando toda Ciutat Vella", sostiene el coordinador de Urbanismo. En esta línea, una de las características fundamentales del bulevar es que permitirá dar cabida a la renaturalización de este espacio, donde la masa verde tenga un papel protagonista. Según sus impulsores, debe ser "una herramienta más para el fomento y mantenimiento de la biodiversidad urbana, para el control de la temperatura, y la mejora de la calidad del aire".

Figuración virtual del bulevar a la altura de Guillem de Castro.
Figuración virtual del bulevar a la altura de Guillem de Castro.
Ayto. València

A lo largo del recorrido, la actuación permite recuperar espacios de oportunidad en plazas y cruces, conformando nuevos espacios abiertos donde hasta ahora no los había. De hecho, se prevé que las aceras dupliquen su anchura en ambos lados, como en el tramo Ruzafa-Alicante, e incluso que la tripliquen, como en San Vicente-Jesús, donde se prevé que entre ambas franjas pasen de los 5,50 metros actuales a sumar 14,50 metros.

El proyecto comprende el ámbito de la ronda interior desde la calle Ruzafa hasta el Paseo de la Pechina, en un recorrido que conecta un buen número de dotaciones y espacios culturales y educativos, y que discurre por los barrios de Sant Francesc, la Roqueta, Russafa, El Pilar, el Botànic, y el Carme. 

Bulevar cultural propuesto en València con sus distintos museos y equipamientos.
Bulevar cultural propuesto en València con sus distintos museos y equipamientos.
Ayto. VLC

El nuevo bulevar cultural discurrirá a lo largo de museos (IVAM, Beneficencia, Colegio de la Seda y Muvim), monumentos (Torres de Quart, ermita de Santa Lucía, el antiguo Hospital, la iglesia San Agustín, la Estación del Norte y la plaza de toros), espacios educativos (Universidad Católica, colegio Cervantes e instituto Lluís Vives y la Biblioteca General), espectáculos y deportes (plaza de Toros, Teatre Micalet y Trinquet de Pelayo) y zonas verdes (jardines del Turia, Guillem de Castro, Hospital y San Agustín).

Sin plazos definidos y por fases

El proyecto está todavía en la fase de redacción de los pliegos para sacar a licitación su redacción inicial. La intención de Urbanismo es poder tenerlo listo en 2022 para presentarlo a los fondos europeos y ponerlo en marcha por fases, ya que "es inabarcable" hacerlo de golpe. La estimación presupuestaria, de hecho, ya apunta el volumen de la intervención: solo la redacción del proyecto se estima en 950.000 euros, y su ejecución en "varias decenas de millones de euros".

Zona de bajas emisiones

Este plan se enmarca en el proyecto recuperación espacio público iniciado desde 2015, detallan desde Urbanismo. "Hemos ampliado un poco el objetivo, para no solo centrarnos en las plazas de barrio, sino también en los grandes ejes: la avenida del Puerto, la calle JJ Dómine y ahora este gran eje cultural", apunta Fernández, quien añade que sus directrices encajan con las de la ley de cambio climático y y con la idea de hacer del centro una zona de bajas emisiones.

El futuro de las calles Colón y Alicante

La actuación sobre el futuro bulevar cultural deja abierto el futuro de calles como Colón y Alicante, donde las actuaciones previas ya han reducido muy significativamente el tráfico motorizado. Según explica el coordinador de Urbanismo, si la línea C1 de la EMT se mantiene como en la actualidad, "harán falta dos carriles bus en Colón, y dependiendo cómo quede su paso por la plaza del Ayuntamiento se podrá acabar de definir".

Respecto a la calle Alicante, situada junto a la Estación del Norte y muy criticada por sus aceras estrechas, Fernández afirma que este sería "un buen momento" para plantearse su peatonalización, "ya que va a estar un año cerrada por las obras a cielo abierto de la conexión peatonal de Metrovalencia" y habría que replantearse si el tráfico debe volver a pasar por ella una vez finalizados los trabajos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento