El Mobile regresa a Barcelona en una edición estival, presencial y 'online' y con fuertes medidas sanitarias

Vista de la Fira de Barcelona con los preparativos para la celebración del Mobile World Congress 2021.
Vista de la Fira de Barcelona con los preparativos para la celebración del Mobile World Congress 2021.
Europa Press

Tras el jarro de agua fría que supuso tanto para la economía local barcelonesa y catalana, como para el sector de la telefonía móvil a nivel mundial, la cancelación del Mobile World Congress (MWC) de 2020, la feria más importante de esta tecnología desembarca de nuevo en Barcelona aunque adaptada a la pandemia y con una previsión de visitantes extranjeros bastante inferior a la de una edición en circunstancias normales (están aseguradas en la ciudad hasta 2024 y se baraja que pueda trasladarse luego a París o Milán).

El consejero delegado de GSMA, John Hoffman, ha augurado que el MWC'21 será un "éxito" más allá del número de visitantes y del impacto económico de esta edición, después que la de 2020 se anulara por la pandemia de la Covid-19: "Abrir sus puertas será el éxito", ha afirmado. 

Por su parte, el vicepresidente de la Generalitat y conseller de Políticas Digitales y Territorio, Jordi Puigneró, ha defendido que el Mobile World Congress de 2021 sitúa a Cataluña y también a Barcelona en el "epicentro tecnológico a nivel mundial".

Lo ha dicho en el acto Mobile Lunch, celebrado en el mercado La Boqueria de Barcelona, junto al director de la GSMA, John Hoffman; el director ejecutivo de Mobile World Capital Barcelona (MWCapital), Carlos Grau; el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni; y la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas.

"Nos sitúa como un 'hub' digital, una marca digital imparable", ha reivindicado, y ha defendido que el congreso es una muy buena noticia porque significa que se está volviendo a la normalidad tras la pandemia del Covid-19.

Ha destacado la importancia del ecosistema digital catalán para llevar a cabo el MWC, y ha afirmado que el Govern ha querido acercarlo a toda Cataluña, "haciendo que no sea solo un evento de Barcelona".

También ha reivindicado la voluntad de la Generalitat de liderar el despliegue del 5G: "Somos la capital mundial del móvil y ahora queremos ser también la capital mundial del 5G". 

Por su parte, el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, ha asegurado que el MWC es una señal al mundo de que la ciudad vuelve a ponerse de pie tras la pandemia: "Lo hemos hecho, dijimos que volvería la actividad de ferias y congresos, que resaltan la identidad de esta ciudad y de este país".

Edición híbrida, presencial y digital

El evento introduce numerosos cambios respecto a la última edición física y prepandémica, la de 2019. El primero, el cambio de fecha. De celebrarse habitualmente a finales de febrero ha pasado a hacerlo a finales de junio, en vistas que la incidencia del virus sea menor con la subida de las temperaturas y que la vacunación contra la Covid estuviera más extendida. 

A pesar de las precauciones tomadas, el virus sigue presente, lo que obliga a la organización a poner en marcha un dispositivo sanitario que incluye toma de temperatura a los asistentes en todos los accesos al recinto ferial Gran Via de L'Hospitalet de Llobregat durante los cuatro días de congreso, de este lunes 28 de junio al jueves 1 de julio, y test rápidos y PCR con resultados negativos que avalan la asistencia sin contagio durante 72 horas, además de una declaración escrita que asegure que no se tienen síntomas de la enfermedad. 

Sonadas ausencias físicas

El segundo gran cambio respecto a 2019 lo da la cifra prevista de asistentes, entre 30.000 y 35.000, por debajo de los 107.000 del último evento físico en Barcelona. Esta importante bajada de congresistas de origen internacional viene marcada tanto por las restricciones al viaje en los países emisores derivadas de la pandemia como por las bajas entre algunas compañías, que han preferido asistir telemáticamente al salón para evitar riesgos sanitarios a sus empleados. Habrá estands de 700 empresas, muy por debajo de las 2.400 compañías expositoras de la decimocuarta edición en Barcelona, la de hace dos años.

Ericsson fue la primera gran compañía en declinar su presencia física, a la que luego se sumaron LG Electronics, NVIDIA, Sony o Nokia. La marca finlandesa contaba con un estand de 1.700 metros cuadrados en el recinto ferial. Otras empresas que renunciaron a trasladarse a Barcelona fueron Oracle, Google, Facebook, Samsung, Qualcomm, Lenovo, Xiaomi, Vodafone, Deutsche Telekom, Dolby, BT, Cisco, Intel o Motorola. En cambio, no han renunciado a su estand estos días en Fira Gran Via Huawei, ZTE o Telefónica.

Edición 'online' reforzada

En contraste, el evento refuerza su versión en línea gracias a esta celebración del congreso en formato híbrido en la que se quiere potenciar especialmente en 'networking' entre los participantes, sin importar la zona del planeta en la que se encuentren en el momento de la conexión.

Un tercio de los 600 ponentes que formarán parte del MWC lo harán virtualmente

GSMA espera atraer a 35.000 participantes y a otras decenas de miles telemáticos con actos como la visita exclusiva de Orange y TelcoDR. Un tercio de los 600 ponentes que formarán parte del MWC lo harán virtualmente en previsiones de la organización. Participarán en línea 300 empresas, llegando al millar entre las presenciales y las que lo harán virtualmente. 

Habrá sesiones en línea organizadas por empresas punteras como Amazon Web Services, Braze, Facebook Connectivity, Huawei, IBM, KORE, Lenovo, Nvidia y Snapchat.

GSMA ha ultimado la puesta en marcha de una plataforma telemática que permitirá a los asistentes virtuales participar en el evento, basándose en la que ya usó para el encuentro que organizó en Shanghái (China) este año. El consejero delegado de GSMA, John Hoffman, ha afirmado que esta nueva plataforma permitirá "una experiencia a medida en el MWC de Barcelona". No obstante, el CEO de GSMA asegura que llevará "un par de años" volver a las cifras de empresas y congresistas que alcanzó el evento en el año 2019. 

Para animar la asistencia a los pabellones de Fira Gran Via, GSMA ha repartido 30.000 entradas para público profesional local de sectores como el de la automoción o las finanzas a un precio simbólico y asequible de 21 euros. Se recaudarán con estos pases 300.000 euros que irán destinados a la recuperación económica de la ciudad de Barcelona. Hoffman  reconoce que han visto "una buena respuesta" del público local, "pero no del tipo de decenas de miles de personas que esperábamos". 

El 50% del público total será del sur de Europa (a finales de la semana pasada había 25.000 registrados presenciales) y los países de procedencia de los congresistas serán un centenar frente a los 198 de la edición 2019. 

El Govern impulsará la presencia de 56 empresas, entidades y centros tecnológicos en su estand 'Digital Catalonia' y dará su apoyo a la participación de 42 'start-ups' catalanas en el 4YFN, el espacio destinado a las empresas emergentes dentro del Mobile. 

La Generalitat confía en que, a pesar de ser una edición híbrida y aún en pandemia, el Mobile represente "la reactivación de las grandes ferias y congresos en Cataluña y en el mundo", ya que estamos ante "la recuperación de una actividad con un importante impacto directo e indirecto en la economía catalana y en la proyección internacional de Cataluña como 'hub' tecnológico".

Hoffman asegura que "empieza la fase de recuperación" y que "el Mobile llega en esta fase recuperación y vamos a acomodar a todo el mundo, pero tenemos que empezar y vamos a empezar ahora, y lo haremos".

Cifras imposibles de alcanzar en 2021

El Mobile ha generado desde su primera edición en la capital catalana, en 2006, un impacto económico de unos 4.800 millones de euros y 128.00 empleos temporales. En el año 2017 alcanzó el récord de asistencia, con 108.000 congresistas. GSMA mantiene su compromiso con Barcelona como sede de la feria hasta 2024, un vínculo que no ha roto ni durante el 'procés' independentista (aunque sí que barajó dos ubicaciones alternativas por si era necesario) ni ahora con el azote de la pandemia.

GSMA mantiene su compromiso con Barcelona como sede de la feria hasta el año 2024

Este 2021 será imposible conseguir un impacto económico ni siquiera cercano a los 473 millones de euros que generó la cita de 2019, que propició la generación de 13.900 empleos temporales. 

Escasas reservas anticipadas en la restauración y alegría moderada entre los hoteleros

El Gremi de Restauració de Barcelona asegura que apenas cuentan con reservas para las fechas del evento, por lo que confían "en las reservas espontáneas" en bares y restaurantes que se generen durante los cuatro días de congreso. Las previsiones de ocupación del Gremi d'Hotels de Barcelona no se traducen de momento en cifras, pero, sí que son optimistas, confirma a 20minutos.es el director general de la entidad, Manel Casals. 

En un Mobile prepandemia, la ocupación de plazas se acerca por norma al 100%. En esta ocasión, la capital catalana prosigue con más de la mitad de la planta hotelera cerrada y con una ocupación que oscila entre el 25% y el 35%. 

Casals también indica que los congresistas del evento tendrán a su disposición hoteles abiertos en el entorno de los recintos de Fira de Barcelona. Y vaticina que en los cuatro días del evento "habrá  más actividad en los hoteles del entorno ferial que en el resto de la ciudad".

La capital catalana prosigue con más de la mitad de la planta hotelera cerrada y con una ocupación que oscila entre el 25% y el 35% 

"Estamos motivados, animados y esperanzados porque por fin se celebra un acontecimiento abierto a nivel internacional que permite relanzar la ciudad de Barcelona", explica Casals, que transmite la "alegría" contenida de un sector que ha sufrido mucho durante la pandemia de Covid, que ha supuesto "una catástrofe empresarial para nosotros".

Drones de los Mossos para vigilar el recinto

En el apartado de seguridad, no ha trascendido cómo será el dispositivo policial para velar por la integridad del evento y de los asistentes. Este aspecto fue especialmente reforzado en ediciones anteriores debido a la amenaza yihadista sobre Europa y en España tras los atentados de la Rambla y Cambrils de agosto del año 2017. 

Sí que se dio a conocer que los Mossos d'Esquadra han estado trabajando para que la nueva unidad de drones del cuerpo sea una realidad durante el evento. La nueva unidad cuenta con 12 pilotos y está integrada en el área de Medios Aéreos de la policía catalana. Cuentan con cuatro dones entre los más avanzados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento