Se busca casa para una gata ‘seropositiva'

  • Es portadora del virus de la inmunodeficiencia felina.
  • No es transmisible a los seres humanos.
  • La felina fue rescatada de la calle cuando estaba grave.
  • Si quieres adoptarla, escribe a zona20madrid@20minutos.es.
La gata 'Ratona', sobre una mantita.
La gata 'Ratona', sobre una mantita.
JORGE PARÍS
Ratona tiene «cara de vampirillo», el pelo gris, los ojos
verdes y un hada madrina: Yolanda, una vecina que la rescató del solar de La Guindalera donde vivía cuando estaba a punto de morir. Esta gata de
«buen carácter» y aficionada a que le acaricien la cabeza
ha vivido mucho, pese a que nació hace sólo nueve meses. Ha superado una
sarna y una infección de ojos que por poco la deja ciega y ha sobrevivido a una ola de envenenamientos que hubo en su barrio.
Amante de las salchichas

Durante meses, la relación entre mujer y gata se limitó a que la segunda se acercaba a la primera en busca de
salchichas. «La veía jugando en el solar, siempre con su hermano, y la llamé Ratona porque me recordaba un ratoncito», cuenta Yolanda. Pero decidió
llevársela a casa al notar que algo iba mal: «Después de perder a su hermano
adelgazó, se le puso el cuerpo abombado y le salieron calvas en la cabeza, como si le hubieran pasado un rastrillo», explica Yolanda.
El veterinario me propuso sacrificarla, pero pensé que merecía una oportunidad
Ahora, gracias a su
benefactora, se encuentra
recuperada de todas sus dolencias salvo una: es
portadora del virus de la inmunodeficiencia felina (similar al VIH humano, pero que no se transmite al hombre), por lo que no puede ni volver a la calle ni seguir en casa de Yolanda, que tiene otros dos gatos con rinotraqueitis, una especie de asma contagiosa que podría llegar a matarla.

Ratona pasa ahora gran parte de su tiempo metida en una jaula especial, en una «cuarentena constante». «Sólo la saco cuando no va a poder encontrarse con mis otros gatos», explica Yolanda. «Es muy duro, porque Ratona añora la compañía de otros felinos y cada vez que los oye se pone a maullar. Necesita ser acogida por una familia paciente, porque ella aún tiene que acostumbrarse a la gente. Y, si tuvieran en casa a otro gato inmuno, como ella, sería la casa ideal».
Mostrar comentarios

Códigos Descuento