Comunidad Valenciana

Los migrantes del Aquarius, en situaciones administrativas diferentes, tres años después de su llegada

  • Algunos casos aún están pendientes de resolverse.
Migrantes rescatados por el buque Aquarius
Migrantes rescatados por el buque Aquarius.
MAUD VEITH/SOS MEDITERRANEE - Archivo

Las 630 personas migrantes que llegaron a Valencia a bordo del barco Aquarius en junio de 2018 se encuentran en situaciones administrativas diferentes cuando se cumplen tres años de su desembarco, con solicitudes de asilo pendientes de resolverse, algunas aceptadas y otras denegadas.

En mayo de este año, se les aprobaron cinco nuevas concesiones de refugio. Así lo han explicado este viernes, a preguntas de los medios, la coordinadora Territorial de CEAR PV, Mercedes Ena Ubiña, y el responsable del Área Jurídica y de Incidencia de CEAR PV, Jaume Durà i Tohus, durante la presentación del informe anual de la entidad.

Los responsables de CEAR han explicado que una instrucción del Gobierno acortó a finales de año los plazos para resolver los expedientes de solicitud de asilo y que el Ministerio de Interior está llevando a cabo un cambio en el sistema, que ha acelerado en los últimos meses los tiempos de tramitación.

En este contexto, creen que se está dando una situación "incongruente" porque mientras las nuevas solicitudes de resuelven, "las que se hicieron hace años algunas continúan en trámite". Es el caso de algunas de las personas llegadas en el Aquarius.

"Tenemos casos que se han resuelto, que se han denegado, que se han conseguido y casos que tres años después aún están pendientes de resolverse, porque cada caso está mirándose en función de la nacionalidad, en la mesa de un instructor que además han cambiado en la Oficina de Asilo, donde han entrado 193 nuevos instructores de carrera, antes había interinos y antes poco personal", ha explicado Durà.

En ese sentido, ha recordado que CEAR PV reivindicó que se les diera "algún tipo de protección", una posibilidad contemplada en la Ley de Extranjería. De hecho, ha recordado que Interior habilitó para los venezolanos la autorización residencia temporal 'por razones humanitarias', una herramienta para autorizar la residencia y trabajo a aquellos ciudadanos venezolanos a los que se les haya denegado la protección internacional desde el año 2014.

CEAR PV se pregunta si esto podría aplicarse a las personas llegadas de otros países en conflicto como Palestina, Yemen, Libia, Siria o Congo, entre otros, y a las personas llegadas del Aquarius, al considerar que también existen razones humanitarias.

Las personas migrantes del Aquarius, ha detallado, huían de Libia o "habían recibido tratos inhumanos, degradantes, torturas, explotación laboral y sexual". "Entendíamos que por ese motivo y porque después se las trasladaba a otros sitios de España de forma organizada, se les podía dar algún tipo de protección, en la ley está esta posibilidad", ha manifestado.

En cambio, los migrantes del Aquarius han accedido a "procesos de asilo normal, de forma que cada caso cae en la mesa de un instructor que es más rápido o menos a la hora de resolver", ha indicado.

"Por eso esa diferenciación, de resueltos y pendientes. En cambio, una solicitud que se haga ahora mismo puede que dure seis meses, acaba siendo una cuestión aleatoria dependiendo del país, del instructor, del momento en que esté la Oficina de Asilo", ha precisado.

Cuando una petición es denegada, las personas migrantes se quedan en situación irregular y CEAR "caso a caso" estudia si hay "una posibilidad de recurso", ya que de lo contrario "son susceptibles de un expediente sancionador, que se les lleve a un CIE para ser expulsados", ha descrito.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento