Palito Dominguín y Lola piden a lágrima viva salir de 'playa destierro', rotas por los dolores y el aislamiento

Lola y Palito, en 'Supervivientes'.
Lola y Palito, en 'Supervivientes'.
TELECINCO

La concursante Lola, conocida por su paso por La isla de las Tentaciones y Palito Dominguín están pasando la que probablemente es la prueba más dura de Supervivientes: Playa Destierro. 

Ambas llevan allí casi desde el inicio del concurso, aisladas, en un pequeño trozo de playa y sin más compañía que la del compañero expulsado unos pocos días cada semana. 

A Playa Destierro van los concursantes expulsados y una vez allí la audiencia decide, entre tres, quién se va definitivamente a España. La audiencia quiere a Palito y Lola, que han formado una carismática pareja, y semana tras semana las salva de la expulsión definitiva. 

Pero eso tiene una cruz: el peso de los días, el hambre, la intemperie y el aislamiento. A eso se suma que Palito Dominguín sufre frecuentes ataques de lumbago que la postran y la hacen llorar de dolor, lo que provoca también el bajón anímico de su compañera.

La tensión y la pena por los dolores de su amiga llevaron a la desesperación a Lola, que acabó por gritar a punto llorar: "¡Necesito que mejores porque yo no puedo ni abrir un puto coco!", y añadió "¡Necesito irme a mi casa!". 

No es la primera vez que ambas sufren un bajón de este tipo y la audiencia comienza a reclamar ya el fin de Playa Destierro, como en otras ediciones, cuando avanzado el concurso, los concursantes del llamado 'Palafito', que funcionaba como esta playa de los expulsados, se reincorporaban al grupo principal. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento