Kim Kardashian cree que le debe una disculpa a Kris Humphries, su esposo durante 72 días

Kim Kardashian se casó sin estar enamorada y acabó divorciándose del deportista 72 días después, el 31 de octubre de 2011.
Kim Kardashian y Kris Humphries.
GTRES

Este pasado jueves se produjo la primera de las dos reuniones entre las hermanas Kardashian tras la finalización del reality que han protagonizado los últimos 14 años. Había aún demasiados temas sobre la mesa y, entre ellos, uno de los que más quebraderos de cabeza les ha dado a los fans: ¿por qué diantres se acabaron casando Kim Kardashian y Kris Humphries si se notaba a kilómetros que no tenían futuro juntos?

Andy Cohen, el anfitrión y conductor del programa sacó varias preguntas comprometidas pero, entre ellas, miró fijamente a Kimberly y le dijo: "Antes de Kanye, estuvo la famosa boda de Kim con Kris Humphries, que costó 10 millones de dólares y que fue una relación que duró casi tanto como mi última resaca. ¡Hablemos de ello... Kris!".

"Me habría muerto", confesó rápidamente Kim tras ver cómo el presentador hacía un gesto para que entrase Kris al plató, pero resultó solo una pequeña broma. De hecho, la influencer y empresaria de 40 años no creía que Humphries hubiera aparecido incluso si hubiera sido invitado.

Cuando Cohen preguntó si alguien en la familia le vio a aquello futuro, solo Kourtney dijo que ella "un poco". Pero ya. "¿Por qué demonios me dejasteis hacer eso?", preguntó Kim, antes de confesar que su madre, Kris Jenner, le preparó una auténtica huida de película.

"Me dijiste: 'Vete. Yo te meto en un coche y nadie te encontrará. Tú vete y yo me encargo'", rememoró Kim, que explica que en aquel momento pensó: "Está bien, estamos rodando todo esto para un programa de televisión. Si me voy ahora seré conocida como la novia a la fuga para siempre".

Sobre los rumores que apuntan que solo se dio el "sí, quiero" por al fama y el dinero, explicó que sí que le pagaron, pero que ella lo destinó todo a la ceremonia: "Si eso fuera falso, me habría ahorrado el gastármelo". Eso sí, admite que se sintió "presionada" porque iba "a decepcionar a todos" si no se casaba.

"Lo que pasó fue que llegamos a Italia para nuestra luna de miel y yo solo pensaba 'Joder, creo que tomé la decisión equivocada'", continúa. "Y luego me marché a Nueva York y ya me sentí miserable. Para cualquiera que esté escuchándome, si tienes muchas dudas es que no es la persona adecuada", añade.

El momento que le hizo darse cuenta de su error. "Tenía todos sus zapatos de la talla 52 en fila por toda la habitación. Me asusté muchísimo. Aquello se volvió claustrofóbico. Había zapatos por todas partes", apuntó Kim sobre el jugador de baloncesto. "Vivíamos en un hotel. Yo estaba tan nerviosa por romper con alguien que lo hice con él de la peor manera. No supe cómo lidiar con ello", admite.

Kim Kardashian explica que trató "de llamarle durante meses", pero que jamás le descolgó el teléfono. Además, recuerda que se lo encontró cuando ella estaba embarazada de Saint y que él la ignoró por completo. "Lo vi y todos sus amigos se levantaron y me saludaron y él me miró y no quiso hablarme", rememora.

Ella lo explica debido a la fe que profesa el deportista. "Es muy creyente. Estoy segura de que le hubiera encantado no tener ese matrimonio en su historial. Quería la anulación", confiesa. Y precisamente por esto cree Kim que le debe una disculpa, dado que ella luchó para que no fuese así porque pensaba que, tras solo 72 días casados, aquello sería una prueba irrefutable para el público de que el matrimonio fue un fraude. "Si yo hubiera sido más madura, también hubiera querido la anulación", finaliza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento