CSIF reclama más plantilla en la prisión de Villahierro (León) y denuncia que el 25% de las plazas está sin cubrir

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha reclamado más personal y que se cubran las plazas vacantes en la prisión de Villahierro (León) para evitar incidentes como el último ocurrido el pasado miércoles en el que dos trabajadores del centro resultaron heridos por una agresión de un recluso, al ser reducido en su celda del módulo de aislamiento.

La prisión leonesa de Villahierro, ubicada en la localidad de Mansilla de las Mulas, ha recibido con carácter indefinido presos calificados como '91.3', que dentro del régimen penitenciario son los internos con mayor índice de peligrosidad, aquellos que se consideran inadaptados al sistema y que cuentan con incidentes reiterados (como media, uno a la semana).

CSIF ha recordado que este centro penitenciario "no se encuentra preparado para recibir a este tipo de reclusos debido a diferentes circunstancias y, en la actualidad, cuenta con una de las plantillas más envejecidas de toda Castilla y León, y un 25 por ciento de plazas vacantes".

En esta línea, han indicado que "esta falta de personal redunda en el buen funcionamiento diario de las prisiones de la Comunidad, especialmente en la de Villahierro, que con la gran cantidad de presos peligrosos que recibe en los últimos tiempos ha aumentado la conflictividad de manera significativa".

Por este motivo, han solicitado "soluciones inmediatas a la Administración para evitar que este tipo de agresiones periódicas se conviertan en aún más habituales y el primer paso es aumentar la plantilla de las cárceles y acabar con el gran número de vacantes".

Además, han remarcado que este incidente es un nuevo ejemplo de la peligrosidad que conlleva el trabajo de los funcionarios de los centros penitenciarios y para que no retrase más la consideración de los trabajadores penitenciarios como agentes de la autoridad, y que se revisen sus condiciones laborales, "que tanto hace que no se negocian".

COLCHÓN ARDIENDO

Los hechos de la última agresión sucedieron sobre las 20:00 horas del miércoles, 16 de junio, cuando el interno (de los clasificados en el Art. 91.3) y considerado muy peligroso, rompió la silla de su celda, un cristal de la ventana y el colchón y comenzó a tirar por la ventana al patio trozos del colchón ardiendo.

Cuando los funcionarios fueron a su celda, se encontraron al interno armado con dos objetos punzantes que había obtenido al romper la silla, los cuales intentó clavar varias veces en el cuello de los funcionarios, no lográndolo gracias a la profesionalidad de éstos y al material de protección disponible.

Durante la reducción del interno resultaron lesionados dos funcionarios de carácter leve que, al igual que el interno, fueron atendidos en la enfermería del centro penitenciario.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento