El 'otro' pleno: un 'batallón del PP para arropar a Ayuso, más de 100 periodistas y una puntualidad británica inusual

La candidata a la investidura, Isabel Díaz Ayuso, acompañada de sus consejeros tras pronunciar su discurso.
La candidata a la investidura, Isabel Díaz Ayuso, acompañada de sus consejeros tras pronunciar su discurso.
Jesús Hellín/ EP

Isabel Díaz Ayuso ha llegado este jueves a la Asamblea de Madrid vestida con un traje de chaqueta blanco. El único toque de color lo daba la carpeta roja que portaba entre sus manos. Dentro, el discurso de investidura que iba a pronunciar tan solo unos minutos después con una veintena de medidas para los próximos dos años. La candidata a la presidencia ha recorrido en solitario el pasillo de apenas 35 metros que separa el edificio donde trabajan los grupos parlamentarios del que aloja el hemiciclo. Y este ha sido el único y breve momento en el que se ha visto sola: como protagonista del día, la suya ha sido la compañía más buscada, sobre todo entre los asistentes con carné del PP.

Que no han sido pocos, por cierto. Hasta Vallecas se han acercado representantes de la dirección nacional del partido, dirigente de otras instituciones, excargos públicos... Desde Génova han llegado Cuca Gamarra, portavoz del grupo popular en el Congreso, y Pablo Montesinos, vicesecretario de Comunicación del PP. También ha estado presente el presidente del PP madrileño y expresidente del Senado, Pío García Escudero, y por supuesto no ha faltado el infatigable alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, amigo personal de Díaz Ayuso que ha llegado al hemiciclo al filo del mediodía.

Una de las primeras personas con las que se ha topado ha sido con Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad que se deshace en halagos a Ayuso cada vez que puede, a la que le ha hecho, quizás, la pregunta que le haríamos cualquiera: ¿cómo fue la experiencia de ser mariposa en Mask Singer? La respuesta no ha trascendido... pero sí que se ha visto a Aguirre rodeada de otros consejeros del Gobierno autonómico en funciones que apuran las horas para saber si renuevan sus cargos, si asumen otras funciones nuevas, o si sumomento de la gestión política toca a su fin. 

Los responsables autonómicos, habituales en la Asamblea, se han mezclado con viejos conocidos, como la expresidenta de la Cámara, Elvira Rodríguez, o la exresponsable de Transportes con Cristina Cifuentes, Rosalía Gonzalo. En la tribuna de invitados han coincidido con la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, y con el jefe de gabinete de Díaz Ayuso, Miguel Ángel Rodríguez, entre otros.

La expectación también se ha dejado notar en la cantidad de medios de comunicación acreditados: más de un centenar de periodistas (entre fotógrafos, reporteros y redactores) han cubierto desde el hemiciclo el discurso de la presidenta.

La sesión ha empezado a mediodía con puntualidad casi británica, algo que no suele suceder en jornadas tan señaladas. Una de las primeras peticiones de la presidenta de la Cámara, María Eugenia Carballedo, ha sido que todos los diputados se pusieran en pie para guardar un minuto de silencio por las últimas dos víctimas de la violencia machista en Madrid: Katherine y Consuelo. Después, ha subido la candidata a la tribuna, donde ha pronunciado un discurso de algo más de hora y media.

La veintena de anuncios que ha desgranado, sumado al nutrido apoyo del PP en torno a Isabel Díaz Ayuso, ha conseguido medio desdibujar a los diputados de la oposición. Pero este viernes será su momento. Las portavoces de la izquierda y de Vox intervendrán ante el pleno de la Asamblea y podrán poner negro sobre blanco los planes de gobierno de la candidata. El debate finalizará con una votación en la que, salvo sorpresa, Díaz Ayuso saldrá elegida presidenta de nuevo. Esta vez con mayoría absoluta. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento