La carta del padre de Yaiza a la madre de Anna y Olivia: "Mi mujer también mató a mi hija, son unos monstruos"

El Ángeles Alvariño en las labores de rastreo en busca de Tomás Gimeno y su hija Anna.
El Ángeles Alvariño en las labores de rastreo en busca de Tomás Gimeno y su hija Anna.
Miguel Barreto / EFE

"Ella también es un monstruo. Todos lo son. Ahora me pregunto cómo no pude verlo. Me dicen que asuma que no había nada que yo hubiera podido hacer para evitarlo. Pero yo no puedo dejar de pensar en que le he fallado a mi hija. Perdóname, cariño, lo hubiera dado todo por protegerte de cualquier peligro". Estas palabras forman parte de la carta de Sergio, el padre de Yaiza, la niña asesinada por su madre, a Beatriz Timmermans, la madre de Anna y Olivia. Con ella, Sergio quiere mostrar su apoyo.

En esas líneas, Sergio expresa que "desde casa cruzaba los dedos como seguro hacían millones de personas deseando que ese monstruo no hubiera llegado a hacer lo que lamentablemente se confirmó la semana pasada". Para él, "nadie y mucho menos un padre puede creerse en el derecho de poder decidir cuando acaba la vida de sus hijas. Los niños deberían ser felices". 

La misiva también hace una serie de reivindicaciones para tratar de dar todo el calor posible a Beatriz. "La infancia debería ser sagrada. Pero el machismo no lo entiende e incluso utiliza a las personas más inocentes que existen para hacer daño a las madres. Es una lacra que debemos seguir combatiendo como sociedad. Sin relajarnos. Hasta conseguir erradicarlo. Hasta que todas las mujeres, hasta que todos los niños puedan sentirse seguros", escribe.

La madre de Yaiza, ya entre rejas, reconoció que había acabado con la vida de su hija después de drogarla para hacer daño al padre. "Su madre no mostró ningún respeto por la vida de Yaiza y se la llevó con el único objetivo de hacerme daño. Me lo ha hecho, sin duda. Nunca había sentido tanto dolor. No creo que deje de sentirlo", prosigue.

En cada línea, Sergio muestra una inmensa pena, y añade que a la mujer "no le importó que sólo tuviera cuatro años y toda la vida por delante. Todavía tenía que aprender a nadar sin manguitos o a montar en bicicleta sin los ruedines. Tenía que soplar tantas velas de cumpleaños".

"Huyo de lecturas políticas de ningún tipo. Si alguien quiere utilizar a los niños para hacerlas tendrá todo mi desprecio. Ojalá no le vuelva a pasar nunca a nadie. Que ninguna otra niña sufra a manos de su padre o de su madre. Y que ninguna otra víctima caiga en el olvido", sostuvo, haciendo un llamamiento a la unidad en contra de este tipo de casos. Además, pide respeto a los medios y que eviten "primeros planos e imágenes incómodas" en la despedida que se dará a la niña este mismo jueves. "Mi vida por volver a hacer un puzle a tu lado. Te quiero y te querré siempre", termina.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento