Morata más allá del fútbol: de sus novias a su compromiso con la salud mental o el cáncer infantil

El delantero del Atlético de Madrid Álvaro Morata, con su mujer, Alice Campello.
El delantero Álvaro Morata, con su mujer, Alice Campello.
GTRES

Nunca ha sido fácil ser el delantero centro titular de la selección española de fútbol masculino. Y más si en el primer partido de La Roja en una Eurocopa no consigues atinar entre los tres palos de la portería contrario originando tras de sí un debate dentro y fuera de los vestuarios y una inmensa oleada de memes en las redes sociales que sospechan de tu capacidad para hacer gol. Pero a sus 28 años -soplará las 29 velas el 23 de octubre-, Álvaro Morata ya está más que acostumbrado a las críticas, tanto constructivas como lo contrario, también porque a lo largo de su vida ha lidiado con estos temas con la mejor fórmula: ayuda profesional.

Pero antes de llegar a ese punto hay que conocer mejor a Álvaro Borja Morata Martín, segundo hijo de Susana Martín Ramos y Alfonso Morata, exdirector comercial de la cadena SER y COPE, siete años después de su hermana mayor, la influencer Marta Abril, también empresaria, pues es la fundadora de The Comoonity, tal y como cuentan pormenorizadamente desde Vanitatis.

Desde su más tierna infancia, Morata sabía que su pasión eran los terrenos de juego, comenzando su carrera en las categorías inferiores del Atlético de Madrid y, tras un breve paso por la del Getafe C.F., llegando a ser uno de los productos de La Fábrica, la cantera del Real Madrid. No solo este césped era de su agrado, ya que siempre que podía también le encanta practicar otro deporte: el golf.

Apenas tenía 18 años, el 12 de diciembre de 2010, cuando debutó en partido oficial con la camiseta blanca del primer equipo en La Romareda contra el Real Zaragoza. Sería sin embargo en 2012 cuando firmaría su primer contrato con el primer equipo y se pondría a las órdenes de José Mourinho, quien se cabreó con él por interrumpirle después de una novatada de Iker Casillas: este le había dicho que el entrenador le había llamado de urgencia y allí que se presentó todo lo raudo que pudo.

De donjuán al "sí, quiero"

Pero precisamente la velocidad era un problema. El propio 9 llegó a desvelar que en su juventud le pusieron varias multas de tráfico cuando comenzaba a conducir y, aunque jamás ha querido contar más detalles, sí que prometió hacerlo en Twitter después de que lo contase en su programa de La Resistencia el presentador David Broncano.

De esta etapa, además, proviene su fama de Casanova. No es solo que más de un testimonio lo sitúe en las zonas VIP de varias conocidas discotecas, sino que entre sus primeras novias se encuentra alguien que poco después se convertiría en una de las mayores influencers españolas: María Pombo. Asimismo, también estuvo con la exMiss España Carla Barber, quien ha llegado a asegurar que el jugador nunca aceptó que fuese ella quien le dejase.

Sea como fuere, y ante la falta de minutos en el cuadro blanco, se marchó a la Juventus de Turín. Ya en Italia conoció a la mujer de su vida, la también influencer (tiene dos millones y medio de seguidores en Instagram) Alice Campello, con quien comenzó a salir muy poco después, en 2015. 

En este tiempo, Campello ha decidido montar su propia línea de estilos de vida, productos de belleza y bolsos, Masqmai, y pronto, en compañía de su marido, la marca de ropa Ākala Studio. Morata, por su parte, ya se convirtió en empresario en 2011 con su sociedad Tamora, del sector inmobiliario, así como ha invertido en los cruasanes manolitos en el madrileño Manolo Bakes y en los pokes de la franquicia Tasty Poke Bar.

Porque sí, claro que se casaron. Y además la pedida de mano de Morata se hizo célebre: en mitad de un espectáculo de El Mago Pop, en el Teatro Rialto. La boda se celebró el 17 de junio de 2017 en la Iglesia del Redentor en Giudecca, cerca de la ciudad natal de la socialité, Venecia, y además de compañeros de profesión del futbolista, fue sonado que el fin de fiesta estuviese liderado por la banda Taburete.

Hijos y salud mental

Uno de los temas con los que más concienciado se ha mostrado siempre Álvaro Morata ha sido el cáncer infantil, motivo por el que en 2014 se rapó el pelo al cero y, entroncando con su boda, donó todos los regalos recibidos a la fundación Aladina, que ayuda y apoya a los niños y familiares afectados por esta enfermedad.

La pareja ha tenido desde entonces tres hijos, aunque recientemente su madre ya avanzó que están buscando, al menos, dos más. Los primeros en llegar fueron los gemelos, Alessandro y Leonardo, nacidos el 29 de julio de 2018. Y hace apenas nueve meses, a finales de septiembre de 2020, el más pequeño, Edoardo.

Los tres son protagonistas de gran parte de las redes sociales de sus padres que incluso les han creado un perfil de Instagram a cada uno (aunque por ahora es privado) y quizá haya que decir que afortunadamente eran muy pequeños los gemelos para recordar uno de sus peores incidentes: cuando entraron a robar en su casa a punta de pistola en junio de 2019, estando Álvaro concentrado con La Roja y Campello con sus hijos y una asistenta en casa.

Pero para ser el padrazo que todos sus seguidores suponen que es, Morata no siempre lo ha pasado bien. El enorme foco puesto sobre él le pasó tanta factura que, como recuerdan desde el citado medio, tuvo que hablar abiertamente de ello para el periódico The Mirror: "Tenía un bloqueo mental y no quería hablar con nadie. Únicamente deseaba quedarme en casa. No fue depresión, pero sí algo similar probablemente. En el fútbol, todo radica la cabeza y en el último año sufrí mucha presión".

Concienciar sobre ello y sobre que muchos aficionados se creen legitimados para cargar sobre sus hombros toda una presión sin pensar en sus consecuencias sobre su salud también charló hace poco en las páginas de El Mundo, donde le cuestionaron precisamente sobre esa necesidad de acudir al psicólogo de la que pocos futbolistas hablan: "Se trata de ver a una persona y compartir tu punto de vista con alguien que es imparcial, que va a ser honesto contigo. Debes sacarte las cosas de la cabeza. Creo que hablar con alguien, y alguien que pueda entenderte, es importante".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento