La pérdida de peso podría indicar un mayor riesgo de padecer Alzheimer según un estudio

  • El estudio revela que los participantes con un mayor riesgo habían perdido de media un 1% de su peso corporal por año.
  • La acumulación de proteínas que indica el riesgo empieza a detectarse hasta 20 años antes.
La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE UU ha aprobado este lunes el uso del fármaco experimental 'Aducanumab', de la farmacéutica Biogen, para tratar las fases tempranas del Alzheimer, a pesar de que un comité asesor concluyó el año pasado que no había evidencias suficientes para respaldar la efectividad del tratamiento.
La pérdida de peso podría indicar un mayor riesgo de padecer Alzheimer según un estudio.

Investigadores del centro de investigación de la Fundació Pasqual Maragall, el BarcelonaBeta Brain Research Center (BBRC), han detectado que las personas con riesgo incrementado de desarrollar la enfermedad de Alzheimer muestran una pérdida de peso que "podría preceder el deterioro cognitivo en la enfermedad", según ha informado el centro -con el impulso de la Fundación La Caixa- este miércoles en un comunicado.

"Hemos detectado que la pérdida de peso puede predecir la presencia de biomarcadores alterados de la enfermedad de Alzheimer, como son la acumulación de las proteínas Tau y Beta-amiloide en el cerebro, en personas sin alteraciones cognitivas", ha explicado el primer autor del trabajo e investigador del BBRC, Oriol Grau.

Según el trabajo, publicado en la revista 'Alzheimer's Research & Therapy', la acumulación de estas proteínas indica un mayor riesgo de desarrollar Alzheimer, y empieza a detectarse hasta 20 años antes de la manifestación de los primeros síntomas cognitivos; aunque "tenerlas no implica necesariamente que acabe desarrollando demencia".

Hasta ahora, diferentes estudios epidemiológicos habían mostrado que la pérdida de peso puede producirse más de una década antes del inicio de la demencia, pero su papel como factor predictivo de la presencia de biomarcadores de la fase preclínica de la enfermedad había sido poco estudiado, según la Fundació Pasqual Maragall.

408 participantes

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron la asociación entre los cambios de peso corporal y los biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer en 408 participantes sin alteraciones cognitivas del Estudio Alfa +, impulsado por la Fundación La Caixa, a los que se pesó en visitas separadas en un intervalo de cuatro años.

Tras descartar cambios de peso por otros motivos, los resultados del estudio revelan que los participantes con un mayor riesgo de Alzheimer habían perdido de media un 1% de su peso corporal por año, mientras que los participantes con menor riesgo, de media, no habían experimentado pérdida de peso durante el período de seguimiento.

"Una de las hipótesis que se ha desarrollado es que la enfermedad de Alzheimer afectaría directamente a una estructura del cerebro llamada hipotálamo; esta región, además de otras funciones, también regula el metabolismo y el gasto energético del cuerpo" y por lo tanto darían lugar a cambios en el peso corporal, ha explicado Grau.

El estudio ha contado con la participación de investigadores del Hospital Clínic de Barcelona, de Roche Diagnostics International, de la University Hospital de Suecia, del Centro de Investigación Biomédica en Red de Fragilidad y Envejecimiento Saludable (CIBERFES) y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento