Ribera se abre a rebajar impuestos para frenar la subida de la luz un mes después de rechazar una iniciativa del PP

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.
La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.
EFE/Juan Carlos Hidalgo
La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.
Europa Press

El mismo día en que la factura de la luz vuelve a sufrir otro pico, la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha admitido que el Gobierno "probablemente" tendrá que adoptar medidas temporales para frenar la subida del precio de la electricidad, lo que podría implicar la suspensión de impuestos. Y aunque Ribera no especificó qué tributos quedarían sin efecto, sí dio alguna pista cuando agregó: "Ya lo hemos hecho y probablemente tengamos que hacerlo en el futuro inmediato". 

Ya en 2018, ante una escalada de precios, el Gobierno suspendió durante seis meses el impuesto a la generación eléctrica, que es del 7%, y desactivó el "céntimo verde" para los combustibles destinados a la generación eléctrica. Ribera dice ahora que el Gobierno no descarta volver a suspender "alguno de los elementos fiscales, con carácter excepcional y provisional", pese a que hace menos de un mes el PSOE rechazó en el Congreso una propuesta del PP para eliminar impuestos a la luz y rebajar así la factura eléctrica, una medida que podría paliar los efectos de las últimas subidas hasta que entren en vigor las reformas del sistema eléctrico en las que trabaja el Gobierno.

Lo cierto es que este miércoles 16 de junio, solo dos semanas después de la entrada en vigor del nuevo sistema de tarifas por tramos horarios, el precio aumentará un 45% respecto a la primera quincena de junio del año pasado. Esta subida viene motivada fundamentalmente por el aumento del precio del gas y del importe que se abona por las emisiones de CO2.

El Partido Popular, de la mano de su diputado Guillermo Mariscal, ha interpelado a la Ministra para la Transición Ecológica por la subida de la factura eléctrica. El diputado popular ha recordado que esta tarde a las 20.00 horas, los españoles pagarán 26,2 céntimos por kWh, y el PP llevará la semana que viene una proposición no de ley al Congreso con el mismo objetivo: suprimir el impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica, que está en el 7%, y que el Estado algunos costes regulatorios que se incluyen en la factura eléctrica con cargo a los presupuestos.

Ese impuesto fue aprobado precisamente durante el Gobierno de Mariano Rajoy en el año 2012. Nació con la Ley de medidas fiscales para la sostenibilidad energética para luchar contra el déficit de tarifa (el desajuste entre los ingresos y los costes regulados del sistema), en un momento en el que el sistema acumulaba 24.000 millones de euros de deuda.

La ministra Ribera ha rechazado esta última propuesta, alegando que serían los mismos quienes pagarían dichos costes, pero ha avanzado que ya hay un comité de expertos que trabaja en la reforma de la fiscalidad energética para que "paguen más los que más contaminan". "Debemos reformar los impuestos para favorecer la electrificación y que sea justo en el reparto de costes", ha dicho.

Las compañías eléctricas se opusieron siempre a este impuesto, del que el Tribunal Constitucional concluyó en julio de 2018 que no vulneraba ningún precepto constitucional. Desde Ciudadanos piden que el impuesto a reducir sea el IVA, que se encuentra entre los más altos de Europa con un 21%, y baje al menos al 10%.

Los combustibles fósiles, un problema "estructural"

Ribera se ha mostrado "sensible" a la situación de las familias y ha explicado que en España hay un problema "estructural" con la energía que "se llama combustibles fósiles" y que el Gobierno lleva tratando de raíz desde hace 3 años con una visión a largo plazo "sin olvidarnos de lo que suceda en el corto plazo".

En este sentido, ha señalado que cuando entraron en el Gobierno, el 25% de la generación eléctrica en nuestro país dependía de los combustibles fósiles, un porcentaje que se ha reducido al 13% en la actualidad. "Esos combustibles son los que marcan el precio que cae como una losa, aplica a toda Europa y de manera especialmente grave en el mercado ibérico", ha explicado. En concreto, se ha referido al gas y al CO2.

No obstante, ha sostenido que la luz en España es más barata que en países como Francia y Alemania, a diferencia de lo que sucedía en años anteriores, y que eso es gracias al nuevo modelo energético. "Quien compre electricidad para 2022 y 2023 la compra más barata que en Francia y Alemania", ha dicho.

En cuanto a la luz, Ribera ha defendido la apuesta por el cambio de modelo de tarifa asegurando que supondrá un ahorro de hasta el 43% a medida que avance el sistema. A su juicio, este modelo que tiene una parte variable que se adapta al consumo de las familias tiene más sentido que uno con carácter fijo.

100 millones más para compensar a la industria

Además, Teresa Ribera ha anunciado que para paliar los efectos que está teniendo en la industria el encarecimiento de los derechos de CO2 el Gobierno generará en las próximas semanas un crédito adicional de 100 millones de euros para la compensación de esos costes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento