Un tercio de las trabajadoras del hogar en España no tienen contrato

  • Este 2021 se cumplen diez años desde la adopción del Convenio 189 sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos de la OIT, que España no ha ratificado.
  • ​Aunque en este sector se han producido "avances", en relación con el salario mínimo o los tiempos, estos son "limitados".
Una empleada de hogar, en una imagen de archivo.
Una empleada de hogar, en una imagen de archivo.
CC OO - UGT / EUROPA PRESS

Este 2021 se cumplen diez años desde la adopción del Convenio 189 sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a pesar de lo cual un tercio de las alrededor de 700.000 trabajadoras del hogar que existen en España realizan su labor sin contrato, ni afiliación a la Seguridad Social.

Según un informe de la OIT, a nivel mundial, son ocho de cada diez las empleadas domésticas que carecen de "protección laboral y social efectiva", de un total de 75,6 millones de personas que se dedican a esta tarea.

Sin embargo, denuncia la organización, el Convenio 189 ha sido ratificado solo por 32 países, de los cuales, ocho son miembros de la UE. Otros, como España, aún no lo han hecho. Sus trabajadoras, por tanto, carecen de los mismos derechos que el resto de los trabajadores en materias como la prevención de riesgos laborales, el despido o la protección al desempleo, de la que están excluidas, indica la organización.

El Director de la Oficina de la OIT para España, Joaquín Nieto, ha declarado que culminar esa ratificación sería "un paso decisivo para acabar con la discriminación" de estas empleadas y "abriría un proceso nuevo de reactivación de la afiliación a la Seguridad Social". A su juicio, sería una situación "muy beneficioso para estas empleadas y para la economía y el empleo de toda la sociedad española".

Algunos avances, pero escasos

Desde la OIT advierten de que, aunque en este sector se han producido "avances", en relación con el salario mínimo, los tiempos de trabajo o la cobertura bajo las leyes laborales, estos son "limitados". "Diez años después la mayoría de estas personas siguen sin disponer de una equiparación plena de derechos y sin que se les reconozca su condición plena de trabajadores y de prestadores de servicios esenciales", apunta.

Así, indica que, incluso en países donde las leyes laborales y de seguridad social dan cobertura formal, la principal causa de exclusión e informalidad sigue siendo la falta de aplicación. Según la OIT, solo una de cada cinco personas que realizan trabajo doméstico goza de cobertura de seguridad social efectiva en relación con el empleo.

Además, recalca, la vulnerabilidad de estas trabajadoras "ha sido especialmente evidente con ocasión de la pandemia". En el peor momento de la crisis, apunta la organización, la pérdida de empleo entre quienes realizan trabajo doméstico fue de entre el 5% y el 20% en los países europeos, y este dato ha sido todavía peor en América, donde las pérdidas representaron entre el 25%.

Peores condiciones

Esta situación, señala la Organización, ha repercutido, a su vez, en los hogares que dependen de estas personas para atender a la necesidad diaria de cuidados. Así, se ha determinado que la pandemia ha empeorado unas condiciones de trabajo que ya eran muy malas.

"La crisis ha puesto de relieve la necesidad acuciante de formalizar el trabajo doméstico a fin de que quienes se dedican a ello accedan al trabajo decente; se ha de comenzar por ampliar y aplicar la legislación laboral y de seguridad social de todas las personas que ejercen el trabajo doméstico", ha indicado el director general de la OIT, Guy Ryder.

A su juicio, la adopción del Convenio 189 sobre trabajo decente para las trabajadoras y trabajadores domésticos, hace ahora diez años, estimuló un avance "muy importante" en la organización del sector y en su capacidad para representarse en defensa de sus opiniones e intereses, algo que "ha sido determinante" en la evolución lograda hasta la fecha".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento